Secciones

Actualidad La dieta para salvar el planeta y mejorar la salud de las personas

Un grupo internacional de investigadores ha diseñado modelo alimenticio para mantener la sostenibilidad del planeta y mejorar la salud de las personas.

Mantener una dieta equilibrada es fundamental para la salud pero también lo puede ser para el medio ambiente y la sostenibilidad del planeta. De hecho, el aumento de la población mundial y los modelos de alimentación están poniendo en riesgo la viabilidad del sistema.

Tanto es así que la prestigiosa revista The Lancet ha lanzado esta semana un monográfico sobre alimentación y su relación con los recursos para concienciar a la sociedad sobre la necesidad de adoptar un cambio de sistema de producción y ha diseñado una ‘dieta perfecta’ para conseguir estos objetivos.

Los alimentos poco saludables y producidos de manera insostenible son problema mundial

“Lograr dietas saludables a partir de sistemas alimentarios sostenibles para todos requerirá de cambios sustanciales con nuevos patrones alimenticios, grandes reducciones en las pérdidas de alimentos y en los desechos y grandes mejoras en las prácticas de producción de alimentos”, advierten los expertos sobre la dificultad del problema y su solución.

Un objetivo universal para todos los seres humanos que “está al alcance de la mano, pero no se logrará sin exigir la adopción de objetivos por parte de todos los sectores para estimular una serie de acciones por parte de los individuos y organizaciones que trabajan en todos los sectores y a todas las escalas”, continúan.

La dieta perfecta para salvar el planeta y mejorar la salud

La comisión de expertos sugiere que el modelo alimenticio para salvar el planeta y mejorar la salud de la población debe tener una ingesta suficiente de nutrientes y calorías basados en vegetales reduciendo consumo de productos de origen animal como carne y y muy bajas cantidades de grasas saturadas, granos refinados y alimentos altamente procesados.

Salvar el planeta y mejorar la salud está al alcance de la mano, pero no se logrará sin exigir la adopción de objetivos

“La civilización está en crisis. Ya no podemos alimentar a nuestra población con una dieta saludable mientras equilibramos los recursos planetarios. Por primera vez en 200.000 años de historia humana, estamos totalmente fuera de sincronización con el planeta y la naturaleza. Esta crisis se está acelerando, extendiendo la Tierra al límite y amenazando la existencia sostenida de las especies y la sociedad“, detalla esta comisión.

Los investigadores estiman para mantener la sostenibilidad de la Tierra y la salud de la población es necesario adoptar un cambios en la dieta. Así, es fundamental conseguir un aumento de más del 100% en la ingesta de alimentos saludables, como nueces, frutas, verduras y legumbres, y una reducción de más del 50% en productos poco saludables como las carnes rojas o que contengan mucho azúcar añadido, entre otros. Lo que evitaría la muerte a más de 11 millones de personas al año.

El sistema alimentario actual daña el medio ambiente

“Los alimentos poco saludables y producidos de manera insostenible plantean un problema mundial, un riesgo para la gente y el planeta. Más de 820 millones de personas no tienen suficiente comida y muchos más consumen una dieta poco saludable que contribuye a la muerte prematura y morbilidad. Además, la producción mundial de alimentos es la mayor la presión causada por los seres humanos en la Tierra, amenazando a la población local, los ecosistemas y la estabilidad de la vida en el planeta”, concluyen los expertos.

Con el modelo actual, se prevé que empeoren las enfermedades y los gases de efecto invernadero la contaminación

En este sentido, la comisión destaca que las tendencias alimentarias actuales, combinadas con el crecimiento de la población, estimado en más de 10.000 millones de personas para el año 2050, pueden incrementar los riesgos para la salud de las personas y para la viabilidad del planeta.“La carga global de enfermedades no contagiosas se prevé que empeoren y que los efectos de la producción de alimentos en los gases de efecto invernadero la contaminación por nitrógeno y fósforo, la pérdida de biodiversidad, y el uso del agua y de la tierra reducirá la estabilidad del sistema terrestre”, apuntan,

Producción sostenible de alimentos

Por ello, estos expertos sugieren que la producción sostenible para alimentar a toda esa población no debe utilizar nuevas tierras de cultivo para salvaguardar la biodiversidad del planeta y exige una gestión adecuada del agua.

“La transformación hacia la producción sostenible de alimentos para 2050 requiere una reducción de al menos un 75% de las brechas de rendimiento, a nivel mundial, una redistribución del uso de nitrógeno y fósforo como fertilizantes y mejoras radicales en la eficiencia de el uso de fertilizantes y agua, la rápida implementación de la agricultura para reducir las emisiones de gases de efecto invernadero”, apuntan.

La dieta flexitariana

Este trabajo se suma a otras investigaciones de los últimos meses que venían advirtiendo sobre la gravedad del problema y sugerían también cambios en el modelo de producción de los alimentos y la adopción de dietas alternativas como la dieta ‘flexitariana” para reducir el impacto ambiental de las actividades relacionadas con la producción de los alimentos.

“La dieta flexitariana proviene de los términos “flexible” y “vegetarianismo” por lo que es un tipo de dieta en la que predominan los vegetales pero que de vez en cuando se come carne y pescado”, detallaba recientemnete a Eltiempo.es Alicia Salido,miembro de la Comisión Ejecutiva del Consejo General de Colegios Oficiales de Dietistas-Nutricionistas.

infografia dieta flexitariana