Secciones

Actualidad Día mundial de las abejas: Las 5 grandes amenazas para estos insectos

El 20 de mayo se celebra el primer Día Mundial de las abejas establecido por la ONU para destacar el papel fundamental de estos insectos en el desarrollo de la vida.

Hoy, 20 de mayo, se conmemora por primera vez el Día Mundial de las Abejas establecido por la ONU. Una fecha que pretende dar a conocer el hábitat de los polinizadores, mejorar las condiciones para su supervivencia y destacar la importancia de estos insectos para la vida.

Según indica la FAO – Organización de la ONU para la alimentación y la agricultura – más del 75% de los cultivos alimentarios del mundo dependen de una u otra manera de la polinización que se produce gracias a estos insectos, mariposas, pájaros, polillas, escarabajos e incluso los murciélagos. Animales e insectos fundamentales para que las plantas se reproduzcan.

“La población de polinizadores –en especial abejas y mariposas– ha disminuido de manera preocupante” en las últimas décadas, apuntan desde FAO. Por ello desde Eltiempo.es te señalamos las principales amenazas culpables de esta reducción de insectos.

El cambio climático

El aumento de las temperaturas y los cambios que el calentamiento global está produciendo en las estaciones durante el año son un factor fundamental en esta reducción de la población de abejas. Un estudio realizado por investigadores de la Universidad de Florida señala que si por ejemplo, la nieve se derrite más temprano y la temporada de floración se prolonga, aumenta el número de días con poca disponibilidad de flores y esa falta de alimento merma su población.

Si se reduce la población de abejas se perdería un tercio de los alimentos de la humanidad, según la FAO

Plaguicidas y neonicotinoides

La utilización excesiva de plaguicidas e insecticidas, especialmente los neonicotinoides, suponen una gran amenaza para las abejas y otros polinizadores. “Es necesario que en España y en Europa se evalúen todos los plaguicidas tóxicos que existen en el mercado y sean sustituidos por alternativas como buenas prácticas agrarias compatibles con los polinizadores y la fauna auxiliar”, señalan desde la Asociación Española de Apicultores.

Los monocultivos

Las prácticas basadas en los monocultivos disminuyen la diversidad de alimento para las abejas -al producir una única planta durante una temporada concreta- , la destrucción del hábitat natural y reducen las posibilidades de establecerse en zonas concretas de la naturaleza. Desde Greenpeace detallan que “la agricultura industrial en una de las mayores amenazas para las comunidades de polinizadores en todo el mundo”.

El ácaro varroa

La varroa es una de las principales causas de la disminución de la población de abejas a nivel mundial. Este ácaro se alimenta de las abejas y las transmite virus mortal. Además, utiliza las colmenas como ‘nido’ para poner sus huevos en las celdas selladas en las que se encuentran las larvas de abeja impidiendo su desarrollo. “El ácaro Varroa es la peor amenaza para la salud de las abejas en todo el mundo. Han desarrollado resistencia a muchos plaguicidas, por lo que es urgente que exploremos y apuntemos a su genética para desarrollar mejores métodos de control”, detalla Zachary Huang, experto entomólogo que estudia el desarrollo de la varroa.

Especies invasoras

Parásitos y otras especies invasoras, como la avispa asiática vespa velutina, suponen un importante riesgo que afecta directamente a las colmenas. “El avispón asiático preda sobre las abejas melíferas pero también sobre otros polinizadores”, destaca el Ministerio de Agricultura y Medio Ambiente en el documento de estrategia para el control de esta especie. La vespa velutina es un insecto agresivo que puede acabar con cientos de ejemplares en solo una jornada.

“Los principales problemas a los que nos enfrentaríamos si se reduce la población de abejas son la pérdida de un tercio de los alimentos de la humanidad, según la FAO, desertización de zonas por pérdida de la cobertura vegetal y pérdida de biodiversidad animal por ruptura de las cadenas tróficas”, señala a Antonio Pajuelo, experto apicultor.

20 de mayo, Día Mundial de las Abejas

La ONU decidió el pasado mes de diciembre establecer el 20 de mayo el Día Mundial de las Abejas porque es el día que nació Anton Janša, “un pionero de la apicultura moderna”, según destacan desde esta entidad.

“Esta cita pretende dar a conocer el hábitat de los polinizadores y mejorar las condiciones para su supervivencia, de modo que las abejas y otros insectos puedan desarrollarse”, apunta la ONU en el portal que conmemora la celebración de este día.