Secciones

Consejos ¿Desmotivado? 5 consejos para superar la astenia otoñal

El cambio de estación y la reducción de horas de horas de luz puede alterar ciertos biorritmos y producir síntomas como cansancio, fatiga o desgana. 

Con el fin del verano y la llegada del otoño, muchas personas presentan varios síntomas como cansancio, desmotivación, fatiga o debilidad física, entre otros. Este conjunto de síntomas se denomina astenia primaveral ya que las nuevas condiciones ambientales como son las bajas temperaturas, menos horas de luz, la lluvia y el estrés o la vuelta a la rutina pueden provocar una alteración de ciertos biorritmos que deriven en este tipo de cuadros. 

cansancio-fatiga-astenia-otonal

Este tipo de trastorno suele durar varios días o incluso semanas en algunas personas pero es generalmente leve, de corta duración. Generalmente afecta en mayor medida a personas de 20 a 50 años y las mujeres suelen ser más propensas a padecerlo. 

Para evitarlo o intentar reducir la duración e intensidad de los síntomas, desde Eltiempo.es te ofrecemos cinco consejos para superar la astenia otoñal. 

1 – Regular los horarios

A pesar de las particularidades de este otoño, con una vuelta al colegio extraña y un regreso al trabajo paulatino o incluso al teletrabajo, uno de los mejores métodos para evitar los síntomas que presenta la astenia primaveral es regular los horarios del día a día. Principalmente los horarios de sueño, descanso, hora de irse a la cama y los tiempos de las comidas. 

reloj cambio de hora

Esta regulación permitirá que se puedan realizar las horas de sueño necesarias, entre siete y ocho horas diarias para poder estar a pleno rendimiento durante el día. Del mismo modo, se han de ir regularizando los horarios en función de  otras actividades como la entrada al trabajo, las horas de estudio e incluso la actividad física. Con ello, se adecúan las comidas a las necesidades físicas e intelectuales de nuestro día a día para reducir la debilidad física e intelectual. 

2 – Mantener una alimentación sana y equilibrada

Mantener una alimentación sana y equilibrada que ayude a obtener todos los nutrientes necesarios para el cuerpo es fundamental para combatir síntomas como la fatiga, el cansancio o la debilidad. Más aún tras el verano, el periodo de las comidas fuera de casa, de los excesos y de los alimentos menos saludables. 

alimentos-dieta-flexitariana

Por ello, ingerir alimentos como frutas y verduras de temporada, legumbres, pescados o carnes en pequeñas cantidades y dos veces a la semana es una de las mejores maneras de combatir este síndrome. Además, también es muy importante regular los horarios para volver a adquirir una rutina para evitar irregularidad propia de los meses de agosto y septiembre.

3 – Realizar actividad física

Aunque pueda parecer una incongruencia, realizar actividad física moderada e intensa es una de las mejores maneras para evitar la astenia otoñal. Al requerir al cuerpo un esfuerzo físico, el organismo mejora su funcionamiento ya que durante la actividad el cerebro se concentra en el ejercicio y una vez terminado, se favorece la conciliación del sueño. Por tanto, la recuperación física e intelectual de un buen descanso evita el cansancio y la fatiga. 

correr-sudor-coronavirus

Además, en la medida de lo posible, es preferible realizar este ejercicio físico al aire libre y siempre más o menos a la misma hora. Así, se adquiere una rutina y se consigue aprovechar las horas de luz, fundamentales para la obtención de vitamina D y el buen funcionamiento de los procesos celulares del cuerpo y de la producción de serotonina, más conocida como la hormona de la felicidad.

4 – Una hidratación adecuada 

Mantener una hidratación adecuada es fundamental para que el organismo funcione de manera adecuada.al ingerir agua se favorece la eliminación de toxinas y se facilita el descanso antes de dormir y la actividad física nada más levantarse. 

deshidratacion-sintomas-ser-beber-agua

Además, una adecuada hidratación permite reducir la cantidad de comida que ingerimos ya que el cuerpo se siente saciado con mayor facilidad. Con ello, se reducen también las comidas copiosas que nos hacen sentirnos más pesados, cansados y débiles. 

5 – Buscar una motivación física e intelectual

Otra buena manera de combatir la astenia otoñal es buscar una motivación por uno mismo. Una actividad física o intelectual en la que mostrar cierto interés y que realizarla no suponga un esfuerzo excesivo. Por ejemplo, la adopción de rutinas como un paseo diario de cierta intensidad por la mañana o por la tarde, realizar ejercicios intelectuales o establecer un horario fijo para leer favorece la adopción de nuevos conocimientos y ayuda evitar los pensamientos negativos ya que mantenemos el cerebro ocupado en una actividad que nos gusta. 

De este modo, se reduce los sentimientos de melancolía que en muchas personas pueden resultar perjudiciales ya que se focalizan en tiempos anteriores en lugar de centrarse en su día a día. 

No obstante, a pesar de estos consejos hay personas que la adopción de estos hábitos no les es suficiente por lo que requieren tomar algún tipo  de suplemento vitamínico u otro tratamiento. En estos casos, lo más adecuado es acudir a un profesional sanitario y que paute la terapia más indicada para combatir la astenia otoñal a cada paciente. 

VÍDEO: ¿TE SIENTES MAL CUANDO CAMBIA EL TIEMPO? QUIZÁ SEAS METEOROSENSIBLE