Secciones

Consejos Esto es lo que le pasa a tu cuerpo si no bebes suficiente agua en verano

La deshidratación tiene graves consecuencias en la salud tanto a nivel físico como a nivel mental. 

Beber agua es una necesidad tan común que en muchas ocasiones no le otorgamos la importancia que realmente tiene. La hidratación es fundamental para el funcionamiento correcto del organismo en todo momento y durante el verano, debido a las altas temperaturas, se hace necesario tomar bastante más agua que en otros momentos del año como la primavera y el invierno.

deshidratacion-sintomas-ser-beber-agua

Si una persona no se hidrata de forma correcta, preferentemente con agua, el cuerpo sufre, el organismo se ve resentido e incluso se pueden llegar a producir importantes problemas de salud.  

Los colectivos con mayores riesgos de sufrir una deshidratación son los niños y las personas mayores

“Estar bien hidratado es fundamental para mantener un buen estado de salud, ya que sin realizar actividad física alguna nuestro organismo pierde entre dos y tres litros de líquido al día”, destaca el doctor Alfonso Varela Román, miembro de la Fundación Española del Corazón. 

Consecuencias de no beber suficiente agua 

Los síntomas para identificar una posible deshidratación se caracterizan por la presencia de mareos, cansancio, fatiga,  baja presión arterial, alteración del ritmo cardíaco así como dolores musculares, espasmos o calambres e incluso diarrea – en el caso de los menores-. 

Además, la falta de agua o líquidos en el organismo también está relacionada con una menor agilidad mental, pérdida de capacidad de memoria, dificultades con el aprendizaje  así como con una reducción de la atención. 

Se aconseja que se beba agua sin esperar a tener sed

Es más, en los cuadros más avanzados, también pueden aparecer convulsiones, pérdida de conocimiento o generar un coma o el fallecimiento.

Colectivos con mayores riesgos

Los colectivos con mayores riesgos de sufrir una deshidratación son los niños y las personas mayores. Esto se debe a que muchas veces no son conscientes de la sudoración o del calor que están padeciendo y no sienten la necesidad de ingerir agua. 

Esta falta de agua en el organismo puede provocar importantes problemas de salud, como los citados anteriormente, e incluso agravar las patologías que se puedan padecer, como ocurre con los pacientes que sufren enfermedades cardíacas. 

Para evitar estas lesiones, se deben ingerir una media de 2 litros de agua al día, pero durante el verano, es preferible beber unas cantidades superiores, según los expertos. Especialmente si se está expuesto al calor o si se ha realizado algún tipo de actividad física.

Es más, se aconseja que se beba agua sin esperar a tener sed ya que, cuando la sed aparece, la deshidratación puede estar empezando en el organismo.