Secciones

¿Sabías que...? ¿De verdad el alcohol quita el frío? Lo resolvemos

¿Eres de los que se toma un chupito de alcohol para entrar en calor? Estás muy equivocado. Atento a las consecuencias.

VIDEO. EL FRÍO NO EXISTE TAL Y COMO PIENSAS

Seguro que más de una vez has oído eso de quitarse el frío a base de alcohol. Incluso que tú mismo hayas recurrido a este tipo de bebidas alcohólicas para entrar en calor. ¿Es cierto que nos libera del frío? ¿Cuáles son las consecuencias?

El alcohol puede dar la sensación de calor que recorre el cuerpo al ser un vasodilatador. En momentos de frío, reaccionamos disminuyendo la circulación en las manos y piernas concentrando la sangre caliente en tu pecho y cabeza.

Se trata de un sistema de defensa que permite conservar de calor. En caso de frío extremo se concentraría la sangre en los órganos vitales. En el momento que tomamos alcohol, estamos contrarrestando este sistema y ayudando a la pérdida del calor.

Con el alcohol el volumen de sangre que corre debajo de tu piel aumenta

Pongamos de ejemplo que nos tomamos un chupito de whisky. A partir de ese momento los vasos sanguíneos se abrirán incluso en lugares fríos. ¿Qué sentido tiene provocar ese efecto vasodilatador y dificultar nuestro sistema de defensa?

El alcohol puede dar la sensación de calor que recorre el cuerpo

Tienes razón, el volumen de sangre que corre debajo de tu piel aumenta, haciendo que te sientas más caliente. Sin embargo, estás anulando las defensas de tu cuerpo. La temperatura del cuerpo aumenta y por lo tanto sudas más.

En el momento en que aumenta la sudoración la sangre empieza a enfriarse rápidamente y sin que te des cuenta bajará rápidamente la temperatura corporal. Si vas a estar horas en un clima muy frío, beber alcohol será la peor solución posible.

Entre las posibles consecuencias están una aceleración de la hipotermia, somnolencia, pérdida de coordinación, piel pálida, confusión y frecuencia cardíaca lenta. Ya lo sabes, si sales a beber…¡abrígate bien y no confíes en el alcohol!

VER MÁS. ¿ES CIERTO QUE EXISTE LA FOBIA AL FRÍO?