Secciones

Cambio Climático ¿Cuánta gente muere por el calor al año en España?

Los fallecimientos relacionados por el calor están vinculados al agravamiento de ciertas patologías en la mayoría de los casos

VÍDEO: CÓMO COMBATIR EL AGOTAMIENTO POR CALOR

En los meses de junio, julio y agosto suelen producirse en nuestro país episodios mucho calor e, incluso, olas de calor con temperaturas extremas que pueden provocar muchas complicaciones a los colectivos más vulnerables e incluso el fallecimiento. Pero, ¿cuántas muertes están relacionadas con el calor en España

ola de calor espana

Según las estimaciones realizadas por los investigadores Cristina Linares y Julio Díaz del Departamento de Epidemiología y Bioestadística de la Escuela Nacional de Sanidad del Instituto de Salud Carlos III, en el Siglo XXI, los fallecimientos atribuibles a las olas de calor en el conjunto del estado ronda son unas 1.300 defunciones al año.  

“Hay que tener en cuenta que estas muertes incluyen, no sólo las producidas debidas al golpe de calor, que son la minoría, sino las atribuidas a la exacerbación de enfermedades previas agravadas por los efectos de las altas temperaturas, principalmente enfermedades de tipo cardiorrespiratorio y neurológico”, detalla a Eltiempo.es Julio Díaz. 

La mortalidad anual atribuible al calor pasará de  las 1.300 muertes antes reseñadas a más de 12.000 muertes, gracias a los planes de prevención

A pesar de estas cifras, es importante destacar que la mortalidad atribuible al calor en España ha bajado de cerca de un 14% en el periodo 1983 -2003 y a menos de un 2% en el 2004-2013. Una reducción que que se debe a la implementación de planes de prevención frente a las altas temperaturas los responsables de esta disminución pero también a otros factores como la sensibilización de la sociedad.

“Estas estrategias han hecho que la población sea consciente de los riesgos y se proteja ante ellos, que engloba no solo mejoras sanitarias y de prevención, sino también mejoras sociales y de urbanismo y de percepción del riesgo. Todo ello ha hecho que este impacto del calor haya bajado de forma drástica”, recalca Díaz. 

Colectivos vulnerables 

En cuanto a los colectivos más vulnerables a las altas temperaturas y las olas de calor destacan los niños, las personas mayores, empleados que trabajan al aire libre, mujeres y personas con patologías previas.

No obstante, las altas temperaturas influyen en la exacerbación de síntomas de enfermedades neurodegenerativas como Parkinson o Alzheimer y en el ingreso hospitalario de personas con estas patologías durante las olas de calor. 

Muertes por calor en España
Muertes por calor en España

“Además, el aumento de los partos prematuros y casos de bajo peso al nacer también se relacionan con episodios de altas temperaturas; por tanto, este grupo de población debe incluirse en los especialmente vulnerables en olas de calor”, destacan los investigadores. 

Por otro lado, estos experto apuntan a que el nivel de renta también es un factor decisivo en el impacto del calor en la mortalidad diaria. “Es en los distintos con menor nivel de renta donde es mayor el efecto del calor”, apostilla día. 

Incremento de fenómenos extremos 

Los fenómenos de extremos térmicos como las olas de calor cada vez son más intensos y frecuentes como consecuencia del cambio climático. Sus efectos cada vez son más acusados sobre la población, especialmente en los países más desfavorecidos donde según la OMS, está estimado que para la década 2050 la exposición al calor de la población anciana aumentará en 48.000 muertes a nivel mundial.

Estos problemas derivados del cambio climático tienen que abordarse desde una perspectiva global

“En España, según nuestros estudios, si no hay adaptación al calor en el periodo 2050-2100, la mortalidad anual atribuible al calor pasará de  las 1300 muertes antes reseñadas a más de 12.000 muertes/año, con un coste económico estimado en más de 50.000 millones €/año. Por tanto, los proceso de adaptación y mitigación son claves a la hora de terminar los futuros impactos del calor en España”, advierte este experto

Además, hay que recordar que el incremento de este tipo de fenómenos extremos también traerá otras consecuencias propias del cambio climático como incendios, sequías y aumento de la contaminación atmosférica urbana que pueden perjudicar la salud de las personas. 

“La forma de abordar estos problemas derivados del cambio climático tiene que hacerse desde una perspectiva global e integradora y no de forma independiente como se está planteando en la actualidad en nuestro país”, reclama Díaz.