Secciones

¿Sabías que...? Cuándo ver la luna llena de julio 2021: la «luna del ciervo»

La luna llena de julio llega en la madrugada del 24 de julio: una oportunidad única para observar la luna del ciervo en su máximo esplendor

VÍDEO: LA LUNA LLENA MÁS IMPACTANTE QUE HAYAS VISTO

La recta final del mes nos indica la llegada de la luna llena de julio 2021. Como siempre, tenemos nuestra habitual cita con nuestro satélite, en unas fechas que serán fantásticas para observarlo por las buenas temperaturas y probablemente también cielos despejamos. ¿Cuándo es la luna llena de julio 2021? ¿Qué día y a qué hora será mejor contemplarla? ¡Vamos a hablar de la luna de julio, o también conocida como luna llena del ciervo!

La luna llena de julio 2021 caerá en fin de semana

La luna llena de julio tendrá lugar en la noche del viernes al sábado, es decir del 23 al 24 de julio de este 2021. Aproximadamente, la Luna se elevará sobre el horizonte hacia las 21:30 en la Península Ibérica. En las Islas Canarias será hacia las 21:00. Exactamente, el momento de entrada en fase de luna llena se producirá a las 04:36 de la madrugada.

En ese momento, la Luna se encontrará cerca de la constelación de Sagitario. Estará acompañada a no mucha distancia, visualmente hablando, por los dos planetas más grandes del Sistema Solar: Júpiter y Saturno. Por lo que, si tenemos algún instrumento astronómico, será una buena oportunidad para observarlos.

Luna llena de julio 2021: la luna del ciervo
La luna llena observada a través de los árboles. Crédito: Griffin Wooldridge/Pexels

Como siempre, en la jornada anterior y posterior, podremos observar nuestro satélite iluminado casi por completo. Como ya hemos comentado en muchas ocasiones, estas fechas son las peores para observar el firmamento. El brillo de nuestro satélite dificultará poder observar los objetos más tenues del espacio profundo.

Tampoco es el mejor momento, por extraño que pueda parecer, para observar la superficie de la Luna. A fin de cuentas, la fase de luna llena es el medio día lunar. Estamos viendo su superficie cuando las sombras son más cortas, y eso dificulta apreciar los detalles de su terreno.

Por lo que, en función de lo que deseemos, será necesario recurrir a diferentes fechas. Si queremos apreciar la mayor cantidad de detalles en la superficie de la Luna, lo mejor es observarla tanto en las fases de cuarto creciente como cuarto menguante. En ambos casos, las sombras en la superficie son mucho más largas.

Si lo que queremos, en su lugar, es observar los objetos del espacio profundo, deberemos esperar a que se produzca la fase de luna nueva. Nuestro satélite no es visible durante unas jornadas, en esa fase, y su brillo no oculta a los objetos más tenues que podemos ver en el firmamento.

Una oportunidad para observar algunos objetos del firmamento

Si tenemos la oportunidad de observar la luna llena de julio y pasar la noche al aire libre, puede que queramos aprovechar para observar algunos objetos. Aunque los más tenues quedarán ocultos por el brillo de la Luna, hay muchos objetos que podemos ver en esas mismas fechas.

Saturno y Júpiter estarán en conjunción con nuestro satélite, y resultarán llamativos a simple vista. Si tenemos un telescopio adecuado, podremos observar, incluso, los anillos de Saturno y los satélites galileanos (los satélites más grandes de Júpiter: Ganímedes, Europa, Ío y Calisto) solo por poner algunos ejemplos, así como otros objetos.

Saturno observado por la sonda Cassini. Crédito: NASA

Todo dependerá de la contaminación lumínica que tengamos en nuestra zona, de la meteorología y de si disponemos de instrumentos astronómicos. Si no disponemos de ninguno, podemos aún así disfrutar de una buena jornada de observación.

Desde lugares con poca contaminación lumínica, podemos observar con más detalle las populares Pléyades, o las constelaciones más conocidas, como Orión. Además, hay varias lluvias de estrellas que ya están en marcha, aunque su nivel de actividad es más bien bajo. Sin ir más lejos, las populares Perseidas ya están en marcha desde el 17 de julio.

Sin embargo, al estar tan lejos de su pico de actividad, que se producirá el 12 de agosto, nos encontraremos con un nivel de estrellas fugaces muy bajo. Pero al haber otras lluvias de poca actividad, incluso en su pico, que estarán activas en esos mismos días, podemos esperar ver alguna que otra estrella fugaz que acompañará nuestras observaciones.

Si lo nuestro no es trasnochar, también podremos fotografiar la Luna, elevándose sobre el horizonte, cerca de algún monumento o paisaje destacado.

Los nombres de la luna llena: la luna del ciervo

A lo largo del tiempo, la Luna ha recibido diferentes nombres en las culturas de muchos lugares del mundo. Hoy en día, los más extendidos son los que se utilizaban por parte de algunas tribus amerindias, nativas de América del Norte. Cada mes estaba asociado a algún fenómeno que identificaban en su día a día. Así, nos encontramos con que la luna llena de julio recibe el nombre de la luna del ciervo.

Hace referencia al hecho de que, en esta época del año, la cornamenta de los ciervos está en plena fase de crecimiento. Cada año, sus cuernos son más espectaculares que en ocasiones anteriores.

luna-llena-junio-luna-de-fresa

Pero es solo uno de los muchos nombres que podemos encontrar. Incluso en Norteamérica, otras tribus utilizaban denominaciones diferentes, como la luna de las frutas del bosque, la luna de la frambuesa, la luna del trueno, la luna del prado o la luna del medio verano.

En España también es conocida como la luna del heno. En el hemisferio sur, al encontrarse en pleno invierno, se podría utilizar la denominación correspondiente de las tribus amerindias. De este modo, habría que utilizar la del mes de enero, que es popularmente conocida como la luna del lobo, por ser la época del año en la que los lobos aullaban en las afueras de las aldeas.

Los maoríes de Nueva Zelanda también tienen sus propias designaciones, que se extienden de luna nueva a luna nueva. De esta manera, nos encontramos con que el mes de junio a julio (entre ambas lunas nuevas) es conocido como Hongonui.

El nombre hace referencia a que el ser humano necesita recurrir a las hogueras para poder resguardarse del frío. De julio a agosto, es conocido como Here-turi-koka. De una manera muy similar, el nombre significa que los efectos del calor de las hogueras se pueden apreciar en las rodillas del ser humano. Sea como fuere, ¡esperemos que disfrutes del verano y de la luna llena de julio 2021!