Secciones

Actualidad ¿Cuándo empieza el otoño 2016?

VÍDEO: TODO LO QUE DEBES SABER DEL OTOÑO 2016

Llega el mes de septiembre y con él la entrada de una nueva estación, el otoño. A partir de ahora, poco a poco las temperaturas irán bajando de forma progresiva, tendremos que sacar las primeras ropas de abrigo y los días serán más cortos.

¿Cuándo empieza el otoño 2016?

Si te has preguntado cuándo empieza el otoño 2016, debes saber que lo hará el 22 de septiembre, concretamente a las 16:21 hora oficial peninsular. Durará hasta el 21 de diciembre, cuando empiece el invierno después de 89 días y 20 horas.

VEA TAMBIÉN: ¿Por qué se caen las hojas en otoño?

Es importante saber que cada año el inicio de las estaciones varía. Por ejemplo, en el hemisferio norte comienza con el equinoccio de otoño (las fechas varían entre el 21 y el 24 de septiembre, pero en este siglo solo oscilará entre el día 22 y 23 de septiembre en el hemisferio norte, mientras que en el hemisferio sur lo hace los mismos días pero de marzo).

¿Qué es el equinoccio de otoño?

El otoño termina con el solsticio de invierno, normalmente el 21 de diciembre en el hemisferio norte y el 21 de junio en el hemisferio sur. El equinoccio de otoño, que da comienzo a la estación que da su nombre, es el momento del año en que el día tiene la misma duración que la noche. En este momento  la luz solar incide de igual forma en cualquier punto de nuestro planeta, algo que ocurre dos veces al año.

El otoño es la época en que la longitud del día se acorta más rápido. Mientras cada día al Sol le cuesta un poco más salir, por la tarde se meterá antes, por lo que poco a poco notaremos menos luz, especialmente durante las tardes.

Cambio de hora

Como es habitual cada año, el último domingo de octubre cambiaremos la hora. En la madrugada del sábado 29 de octubre al domingo 30 de octubre atrasa el reloj una hora de las 03:00 a las 02:00. ¡Dormiremos una hora más! Eso sí, también se hará de noche una hora antes.

¿Cómo ha sido este verano?

Atrás vamos a dejar un verano que aunque ha sido cálido, de momento no ha llegado a niveles de 2015, que fue el segundo más cálido desde 1961. El pasado año, una gran ola de calor nos afectó desde el 26 de junio hasta el 29 de julio, alcanzando en Córdoba los 45.2ºC o los 44.5ºC en Zaragoza. Por suerte, este 2016 no se han llegado a valores tan extremos. Veremos cómo se comporta el otoño.

Y tú, ¿tienes ganas de cambio de estación?

Te puede interesar:

  • Aunque no se han llegado a esos extremos de temperatura, sí que la media de temperaturas diaria, entre las máximas diarias y las mínimas diarias ha sido muy similar a las del 2015, aunque algunas décimas menos. Las noches no han sido tan frescas en referencia al mes de agosto como lo fueron el año pasado y eso también influye mucho a la hora de las mediciones de las temperaturas medias. Por ejemplo aquí en Cuenca, donde yo vivo, las noches de agosto, han sido muchas de ellas de temperaturas de 18, 19 o 20 grados algunos días y eso no es normal para una ciudad que está practicamente al comienzo de la Serranía de cuenca. Lo normal hubiese sido temperaturas del orden de 13, 14 o 15 grados. También hay que destacar que este verano no se han dado apenas episodios de entradas de aire frío procedentes del norte o nordeste, que en otros años hacían bajar las temperaturas máximas de julio o agosto y que estuviesen por debajo de los 27 o 28 grados a lo sumo y provocando mínimas en muchos casos de 10 grados, hablo de capitales de provincia, sobre todo de Guadalajara y Cuenca. Un saludo.

    Responder
  • Este comentario ha sido eliminado por solicitud de su autor

    Responder
  • Este comentario ha sido eliminado por solicitud de su autor

    Responder
    • Buenos días. Gracias por el aviso. Lo modificamos. Muchas gracias

      Responder
    • Este comentario ha sido eliminado por solicitud de su autor

      Responder
      • Este comentario ha sido eliminado por solicitud de su autor

        Responder
  • Este comentario ha sido eliminado por solicitud de su autor

    Responder
  • Este comentario ha sido eliminado por solicitud de su autor

    Responder
  • Este comentario ha sido eliminado por solicitud de su autor

    Responder
  • Este comentario ha sido eliminado por solicitud de su autor

    Responder
  • Pues me alegro Jose Antonio de que pienses así. Probablemente dispongas de aire acondicionado o vivas en un lugar donde no casque tanto en verano como en el centro o sur. O a lo mejor es que tienes la suerte de aguantar muy bien el calor, que de ser así, como contrapartida los inviernos los llevarás peor. Aunque como yo digo, frente al frío hay remedio, más ropa, pero frente al calor, en plena calle, no hay remedio que valga.

    Responder
  • Este comentario ha sido eliminado por solicitud de su autor

    Responder
  • Este comentario ha sido eliminado por solicitud de su autor

    Responder
    • Hola Paco. Ya está cambiada la fecha del vídeo. Gracias por el aviso. Saludos

      Responder
  • Este comentario ha sido eliminado por solicitud de su autor

    Responder
    • Este comentario ha sido eliminado por solicitud de su autor

      Responder
  • Este comentario ha sido eliminado por solicitud de su autor

    Responder
    • Como siempre Raquel, se habla de temperaturas medidas a la sombra. Obviamente al sol siempre hay 6 o 7 grados más de temperatura. Y también influye la humedad ambiental que seguramente en Sevilla por el Río Guadalquivir sea alta e influya en una sensación térmica mayor. Un saludo.

      Responder
  • Este comentario ha sido eliminado por solicitud de su autor

    Responder
    • Este comentario ha sido eliminado por solicitud de su autor

      Responder
  • Este comentario ha sido eliminado por solicitud de su autor

    Responder
  • Este comentario ha sido eliminado por solicitud de su autor

    Responder
  • Este comentario ha sido eliminado por solicitud de su autor

    Responder
  • Es que claro, no es lo mismo un verano caluroso en cuanto a temperaturas medias, o de temperaturas máximas absolutas. Hay temperaturas máximas absolutas que se han dado en capitales de provincia a lo mejor hace más de 10 o 20 años, de forma puntual. Un verano donde puntualmente tengas máximas o mínimas más altas de lo normal, en días sueltos, puede aguantarse, pero cuando la temperatura media entre las máximas y las minimas es alta y es una constante, eso ya se convierte en un suplicio, como ocurrió el verano pasado. A lo mejor no se batieron tantos records en cuanto a temperaturas máximas en todas la regiones de España, pero sí en cuanto a duración del periodo de calor y eso al final va haciendo mella.
    Y en cuanto al comentario de Lorena, bueno el verano puede ser divertido y alegre según para quien pueda disfrutar de la playa o la montaña. Sin embargo el que tenga que currar en plena calle, o las personas que tengan que desplazarse al trabajo y vuelvan cuando más casca el sol seguramente no creo que les guste tanto el verano ni disfruten de él. Pero el invierno también puede ser muy triste y aburrido, como por ejemplo para tí, según a qué te dediques o lo que hagas en tu tiempo libre, y sin embargo para la gente que le guste disfrutar de la nieve, la montaña o por qué no la playa dando un paseo sin tanto gentío, pues a lo mejor le parece genial el invierno. El que haya menos horas de luz no quiere decir que no haya actividades que no se puedan hacer durante el fin de semana. Simplemente se trata de madrugar más. Y luego está el término medio, el otoño y la primavera. En estas dos épocas hay más horas de luz y sin embargo no hace ni tanto frío ni tanto calor, eso sí, según de qué localidades hablemos.

    Responder