Secciones

Consejos ¿Cuáles son los mejores combustibles alternativos?

El 2050 se fija como el año sin emisiones pero no todos los combustibles alternativos son válidos en materia de movilidad

Según el último informe del Grupo Intergubernamental de Expertos en Cambio Climático, el calentamiento global del planeta va demasiado rápido. En este sentido, se han organizado las jornadas sobre movilidad sostenible de la European Climate Foundation en colaboración con eldiario.es en las que se ha hablado de distintas energías alternativas al carbón.

El objetivo principal de todos los participantes de las jornadas es claro: cumplir los requisitos de la Unión Europea. En este contexto, “es necesaria una descarbonización del país a través de energías o combustibles alternativos”, sugirieron.

Es imprescindible dejar de depender de los combustibles fósiles, que son de fabricación extranjera y que suponen para España un gran coste sanitario y económico. Además, no solo es necesaria la utilización de los combustibles alternativos, sino que el objetivo global debe ser reducir el número de vehículos, así como fomentar una mejora en los transportes públicos y un concepto de coche compartido.

En el caso del Madrid Central, como ejemplo a seguir por otras comunidades en materia de movilidad, el objetivo deseado sería, no sólo que se reduciera el número de vehículos un 30%, sino que al final, los únicos vehículos que puedan entrar, de ese 70% restante, fueran eléctricos.

Impacto social y económico de la situación actual

El principal problema del que se ha hablado en estas jornadas es el impacto ambiental de la movilidad, pero sobre todo dirigido al ciudadano. Las emisiones de CO2 y las partículas de suspensión afectan de manera directa a la salud. Por un lado, generan problemas de salud física, como es el caso de las “diferentes patologías asociadas a la calidad del aire y que afectan principalmente principalmente a los niños”, como ha comentado Cristina Narbona, Presidenta del PSOE y Miembro de la Red Española de Desarrollo Sostenible.

Por otro lado, existe una cuestión psicológica asociada a los desplazamientos y la congestión del tráfico, que provoca estrés. “Los ciudadanos tienen un dificultades para acceder a su puesto de trabajo y esto les acarrea un gran estrés “, ha afirmado Mariano Sanz, Secretario Confederal de Comisiones Obreras en Medio Ambiente y Movilidad.

Además de las 120 personas que perdieron la vida en la carretera en el año 2017 en el trayecto a su puesto de trabajo.

Combustible eléctrico

El combustible eléctrico parece la alternativa más apropiada para los asistentes. Su utilización podría reducir las emisiones de CO2 a la mitad. Con su uso se reducen a cero las emisiones ya que, según comenta  la Jefa del Departamento de Gestión de la Demanda y Redes Inteligentes de Red Eléctrica de España (REE), Susana Bañares, “no emite, elimina las emisiones directas en las ciudades”. 

El problema que se plantea con este tipo de combustible es que, en el caso de los vehículos, es necesaria una batería de litio y en la Unión Europea no se fabrican este tipo de baterías. Por eso, recalca Alejandro Cros, S.G. de Políticas Sectoriales Industriales del Ministerio de Industria, Comercio y Turismo (MINCOTUR), que “hay que apostar por el vehículo eléctrico pero no debería de ser el único, hay que pensar en el biometano o recursos de aprovechamiento agrícola”. 

Otro de los problemas que se relaciona con los vehículos eléctricos es la necesidad de un punto de recarga. “El 80% de población media no tiene plaza de garaje. Por lo que, en 2030, si se cumpliese la normativa, habría 4 millones de vehículos eléctricos pero no puntos de recarga”, ha comentado Cros.

Es por eso que se necesita trabajar tanto en los puntos de recarga como en otras opciones de baterías que no sean de litio y puedan producirse en la Unión Europea.

Biocombustibles

En primer lugar, hay que tener en cuenta que las emisiones de los biocombustibles no son nulas. Además, para su fabricación es necesario utilizar suelos que están destinados a alimentos.

El biodiésel se obtiene a partir de lípidos naturales como aceites vegetales o grasas animales, con o sin uso previo. Por eso, no es un buen combustible alternativo si para su fabricación es necesario recurrir a una deforestación como ocurre con el aceite de palma.

¿Puede ser el biometano un combustible alternativo? “Siempre es mejor que el carbón como combustible”, pero, según Isabell Büschell, Delegada en España de la Federación Europea de Transporte y Medio Ambiente (T&E), es “insuficiente e insostenible”. Solo podría cubrir el 10% de los transportes en Europa, por lo que Büschell considera que es mejor emplearlo en otras áreas como el hogar o la industria, donde no hay otras alternativas como en el caso de los vehículos.

VÍDEO RELACIONADO: LA BICICLETA FRENTE AL COCHE