Secciones

Actualidad El coronavirus no teme al calor ni ha desaparecido durante el verano

A pesar de la reducción de los contagios en julio, en las últimas semanas se han registrado rebrotres muy numerosos en todo el país

VÍDEO: ASÍ ACTUARÁ EL CORONAVIRUS EN OTOÑO

El coronavirus no ha desaparecido durante el verano y las condiciones ambientales de estos meses no han frenado los contagios. Es más, en las últimas semanas, se han disparado los contagios en muchos puntos del país hasta alcanzar los 41.616 infectados la semana pasada.

coronavirus-clima-verano-otono

En este sentido, la portavoz de la Organización Mundial de la Salud, Margaret Harris, ya advirtió a finales del mes de julio que este virus, en contra de lo que se pensaba inicialmente, no es un virus puramente estacional.

“Parece que hay una idea arraigada de que es un virus estacional, pero hay un brote enorme, el más intenso, en Estados Unidos. Allí se encuentran en medio del verano. Lo mismo sucede con Brasil, un país ecuatorial», declaró Harris a los medios de comunicación.

España incrementa los contagios

Una situación muy parecida ha ocurrido en España. Durante el mes de julio, tras el levantamiento del estado de alarma, los contagios e ingresos en los hospitales por coronavirus COVID-19 no eran muy numerosos.

En las últimas semanas se han incrementado las medidas de control

Sin embargo, desde hace unas semanas, la situación se ha ido incrementando de forma preocupante. Según el último balance oficial, ofrecido por el Centro de Coordinación de Alertas y Emergencias Sanitaria a 28 de agosto se han notificado 439.286 casos confirmados de COVID-19 en España.

Una cifra que supone unos 150.000 casos más en solo un mes, ya que a 31 de julio se habían confirmado 288.522 casos. No obstante, hay que recordar que en estas semanas se han intensificado el número de pruebas diagnósticas lo que también aumenta el número de positivos.

Ante esta situación, a mediados de agosto, en pleno verano, el Ministerio de Sanidad y las Comunidades Autónomas acordaron realizar actuaciones coordinadas para controlar la transmisión de la COVID-19.

Medidas de contención

Entre las medidas más destacadas se destaca el control de la transmisión en los ámbitos que actualmente son el origen de los brotes epidémicos de mayor impacto y el cierre del ocio nocturno, uno de los grandes focos de contagio, según detalla el Ministerio de Sanidad en nota de prensa.

Del mismo modo, se ha obligado a realizar una evaluación del riesgo a los eventos y actividades multitudinarias para valorar su celebración o cancelación.

Pero donde se ha puesto mayor atención ha sido en los centros sociosanitarios y de personas mayores, dos de los lugares en los que residen las personas con mayor riesgo para la COVID-19. En este aspecto, las medidas acordadas contemplan la realización de pruebas PCR a todos los nuevos ingresos en los centros sociosanitarios y a los empleados, así como la limitación de las visitas.