Secciones

Consejos ¿Nos estamos quedando calvos por la contaminación?

Los altos niveles de polución en las ciudades tiene consecuencias en la salud y pueden provocar la pérdida de calidad del pelo.

VÍDEO: LOS DERMATÓLOGOS INFORMAN SOBRE CONTAMINACIÓN Y PELO

La contaminación es uno de los problemas más importantes de la actualidad que afecta tanto al medio ambiente como a la salud de las personas. Unas consecuencias visibles en las vías respiratorias o en el sistema cardiovascular pero también a la calidad del cabello.

En este sentido, Paloma Borregón, miembro de la Academia Española de Dermatología y Venereología, AEDV, considera que unos altos niveles de gases contaminantes en el ambiente pueden tener unos efectos negativos en su estructura. “La contaminación puede provocar sequedad en el pelo y que pueda estar más quebradizo”, apunta la doctora.

alopecia-calvo-contaminacion

No obstante, muchas personas piensan que los elevados índices de polución que presentan algunos municipios, especialmente las grandes ciudades, están relacionados con un aumento de la calvicie en la sociedad. Una idea que no se ha confirmado por parte de los investigadores. “Todavía no tenemos estudios que sean capaces de demostrar que por la contaminación se nos caiga más el pelo, por lo que a día de hoy, no podemos afirmarlo”, destaca Borregón. Según los cálculos de la AEDV, entorno al 50% de los hombres y el 25% de las mujeres padece algún tipo de alopecia,

Relación entre contaminación y calidad del cabello

Asimismo, varios estudios en los últimos años explican que existe una relación entre la contaminación y la calidad del cabello pero que son necesarias investigaciones más profundas. Uno de estos trabajos, publicado por la Sociedad de Ciencia Cosmética y la Sociedad Francesa de Cosmetología, detalla que la contaminación tiene un fuerte impacto en las propiedades del pelo.

“La contaminación puede provocar sequedad en el pelo y que pueda estar más quebradizo”

Concretamente, los expertos explican que una gran cantidad de partículas en suspensión sobre el cabello puede provocar un aumento de sebo en el cuero cabelludo, una modificación del aspecto visual, como la pérdida de brillo, y puede generar una alteración en la superficie del pelo.

Por su parte, otra de las investigaciones realizadas hace unos años, publicada en el Journal of Investigative Dermatology, sugiere que los factores ambientales, entre ellos, los altos niveles de contaminación, pueden tener una relación con la caída del pelo. En declaraciones en el diario británico Telegraph, Mike Philpott, autor principal de este estudio e investigador de la Facultad de Medicina de la Universidad Queen Mary de Londres, indicaba que “cualquier contaminante que pueda penetrar en el torrente sanguíneo o en la piel y en el folículo piloso podría causarle algo de estrés y perjudicar la capacidad del cabello”.

El pelo estará mejor si estamos bien nutridos ya que necesita minerales como el zinc y el hierro o la vitamina B

“Nuestra investigación sugiere que si deja de fumar o vive en un área con menos contaminación del aire, es posible que tenga menos predisposición a la pérdida de cabello“, apuntaba Philpott.

Soluciones para la contaminación y el cabello

No obstante, existen pequeñas acciones que pueden ayudar a minimizar el impacto de la contaminación en la salud del cabello. La aplicación de algunos productos mejora la protección natural y reduce la pérdida de calidad del pelo.

“Para evitar la sequedad por la contaminación lo que tendríamos que hacer es aplicar mascarillas hidratantes, de la misma manera que hacemos en la piel, se crea una película protectora contra esa contaminación y que además mantendrían nuestro cabello más hidratado y menos frágil”, explica Paloma Borregón.

Además, hay que recordar que el pelo se nutre de la sangre por lo que la dieta y el estilo de vida también tiene una gran vinculación con su calidad.

“Nuestro cabello estará mejor si además de aplicar productos estamos bien nutridos ya que para que el pelo crezca bien necesitamos minerales por ejemplo el zinc y el hierro o la vitamina B”, apunta la doctora sobre la necesidad de nutrirse adecuadamente.