Secciones

¿Sabías que...? Contaminación y cáncer: una trágica relación ya demostrada

El 4 de febrero se celebra el Día Mundial contra el Cáncer y varios estudios vinculan los altos niveles de polución con una mayor incidencia de tipos de esta enfermedad

contaminacion-y-cancer

El 4 de febrero se celebra el Día Mundial contra el Cáncer, una enfermedad que cada año afecta a más personas por diversos factores de riesgo controlables. Entre ellos la contaminación, tal y como refleja el último informe ‘Las cifras del cáncer en España’ elaborado por la Sociedad Española de Oncología Médica publicado hace unos días.

Concretamente, este documento señala que “el aumento de cáncer de pulmón atribuible a la contaminación, será evidente incluso más tardíamente del mismo modo que el aumento del consumo de tabaco en las mujeres iniciado hace décadas”. Una situación que provocó que se duplicaran los fallecimientos de mujeres por este tipo de patología desde 2003.

La exposición a la contaminación se ha asociado con la mortalidad del cáncer de pulmón pero también con el de mama, vejiga o riñón

De hecho, una revisión realizada por el comparador de seguros de salud Acierto.com estima que la contaminación es la principal responsable de cerca del 29% de casos de pacientes que sufren cáncer de pulmón. “La exposición continua a los gases contaminantes, así como al sol, son algunos de los factores más silenciosos que incrementan el riesgo de sufrir esta enfermedad, por lo que se les debe prestar una atención todavía más rigurosa si cabe”, detallan los autores de esta revisión.

La Organización Mundial de la Salud se ha posicionado desde hace años en varias ocasiones en este sentido. En 2015 fue rotunda, y tras la publicación de varias guías sobre calidad del aire, conformó que el aire contaminado produce cáncer.

Tipos de cáncer vinculados a la contaminación

Pero la mala calidad del aire, con altos niveles polución, no solo afecta a las vías respiratorias. Varios estudios en los últimos años han vinculado a la contaminación con un aumento de la incidencia de diversos tipos de cáncer en la población e incluso con su mortalidad.

Uno de los trabajos más recientes, realizado en 2017 por el Instituto de Salud Global de Barcelona y la Sociedad Americana contra el Cáncer, detalla que existe una clara relación entre los agentes contaminantes del aire – como dióxido de nitrógeno, ozono o partículas en suspensión- con el aumento de los fallecimientos por cáncer de vejiga, colorrectal o riñón.

El cáncer de mama también ha demostrado cierta vinculación con la polución atmosférica. Así lo manifestó un grupo de científicos de la Universidad de Florida en Gainesville (EEUU), que publicó en 2017 un estudio en la revista Breast Cancer Research, en el que se confirmaba cómo el hecho de vivir en áreas con mayor número de partículas fínas de contaminación armosférica podía aumentar la densidad mamaria, un factor de riesgo para el desarrollo del cáncer de mama.

Aumento de la mortalidad del cáncer por contaminación

Por su parte, una investigación realizada por la Universidad de Birmingham concluyó que la exposición prolongada a partículas contaminantes se asocia con un mayor riesgo de mortalidad de numerosos tipos de esta enfermedad.

“Esta exposición se ha asociado con la mortalidad principalmente a patologías cardiopulmonares y de pulmón, pero ha habido pocos estudios que muestran una asociación con la mortalidad por otros tipos de cáncer y consideramos que las partículas contaminantes podrían tener un efecto equivalente sobre los tumores en otras partes del cuerpo «, aseguraba Thuan Quoc Thach, investigador de la Universidad de Hong Kong y uno de los autores principales del estudio.

En concreto, este trabajo considera que las partículas en suspensión podrían producir daños en el organismo que favorezcan la diseminación de los tumores o que la contaminación por metales pesados – producidos en diversos procesos de combustión en la industria- también tiene una influencia en el desarrollo del cáncer.

VÍDEO RELACIONADO: ¿CÓMO MEJORAR LA CALIDAD DEL AIRE?