Secciones

Actualidad La contaminación del aire: ¿es el «nuevo tabaco»?

La mala calidad del aire provocó el fallecimiento de 600.000 niños en 2016 por infecciones respiratorias causadas por los gases contaminantes.

La lucha contra la contaminación y la reducción de la emisión de los gases nocivos es un de los principales problemas a los que se enfrenta la humanidad en el siglo XXI. Tanto es así que el director general de la Organización Mundial de la Salud (OMS), Tedros Adhanom Ghebreyesus, no ha dudado en describir el problema de la contaminación como el “nuevo tabaco” por los daños que provoca.

La contaminación es nuevo tabaco que daña la salud

La contaminación es nuevo tabaco que daña la salud

“La contaminación del aire mata a siete millones de personas cada año. Es inaceptable. Debemos detenerla ahora”, ha señalado Ghebreyesus recientemente con motivo de la primera conferencia sobre calidad del aire y salud que se ha celebrado esta semana en Ginebra, Suiza. Según los datos de la OMS, el 93% de los menores 15 años, unos 1800 millones de niños y niñas, están respirando “aire tan contaminado que pone en grave peligro su salud y su crecimiento”. Además, los cálculos de la entidad estiman que en 2016 más de 600.000 menores fallecieron por infecciones respiratorias agudas causadas por aire contaminado.

“Los recién nacidos y los niños pequeños también son más vulnerables al aire contaminado»

“La exposición al aire contaminado puede provocar que las embarazadas den a luz prematuramente y a que los recién nacidos sean más pequeños y de bajo peso, así como al desarrollo neurológico, a la capacidad cognitiva de los niños e incluso puede causarles asma y cáncer”, detalla la OMS en el comunicado.

Los niños, los más afectados por la contaminación

El informe de la entidad señala que los agentes nocivos afectan con mayor riesgo e intensidad a los menores de edad ya que tienen menor capacidad pulmonar y, al respirar más rápido que un adulto, sus pulmones absorben más contaminantes. Esto provoca que casi una de cada diez defunciones de niños menores de cinco años esté vinculada con la mala calidad del aire, según este documento.

Además, debido a su altura, también tienen un mayor riesgo ya que algunos gases se concentran cerca del suelo. “Los recién nacidos y los niños pequeños también son más vulnerables al aire contaminado en los hogares donde se utilizan habitualmente combustibles y tecnologías contaminantes para la cocina, la calefacción y la iluminación domésticas”, advierten desde la OMS.

“La OMS está ayudando a aplicar políticas en favor de la salud con el fomento de tecnologías no contaminantes»

En los países en vías de desarrollo, el 98% de los menores de 5 años respira aire con niveles de PM2,5 superiores a los límites establecidos mientras que ese porcentaje es del 52% en los estados desarrollados.

Medidas contra la contaminación

Sin embargo, a pesar de estos datos tan negativos, aún se pueden adoptar decisiones que ayuden a mejorar la calidad del aire y reducir la contaminación. “La OMS está ayudando a aplicar políticas en favor de la salud, como el fomento de la adopción de combustibles y tecnologías no contaminantes para cocinar y calentar los hogares, la promoción de medios de transporte menos contaminantes, la eficiencia energética de las viviendas y la planificación urbana”, explica María Neira, directora del Departamento de Salud Pública, Medio Ambiente y Determinantes Sociales de la Salud de la OMS.

Hay que añadir que estas iniciativas también están enfocadas en la mejora de los sistemas de generación de energía eléctrica con menos emisiones, el uso de tecnologías industriales más seguras y menos contaminantes y en una mejor gestión de los desechos urbanos.