Secciones

Consejos Consejos y trucos para observar y catalogar las nubes

La guía definitiva para identificar nubes en el cielo y catalogarlas de forma correcta según sus distintas características

Partamos  de una premisa fundamental: la atmósfera no es demasiado “académica”. Las nubes individuales y perfectamente formadas no siempre están esperando a que las etiquetemos. Nacen, pasan por diferentes etapas, cambian de forma y de estructura, evolucionan, modifican su color aparente, pueden precipitar y terminan disipándose o agrupándose cariñosamente en otras formaciones nubosas.

Las nubes son como las familias muy numerosas, están compuestas por diminutas partículas de agua líquida y/o solida (hielo) suspendidas en la atmósfera, a veces se llevan bien y nos ofrecen una tranquila y placida puesta de sol y otras veces montan jaleo y no paran de pelear.

Cumulonimbo. Altás de Nubes OMM.

Aun así, primero debemos de saber de qué estamos hablando. Tener algunas nociones de meteorología y de cómo funciona la atmósfera no vienen nada mal. Empezar leyendo un post como este puede ser un principio.

Hay que reconocer que en el mercado existen numerosas y estupendas publicaciones sobre el tema. Puestos a recomendar alguna yo personalmente tendría en cuenta a la esa especie de Real Academia de las Nubes que viene a ser el Atlas de la OMM (Organización Meteorológica Mundial, WMO en inglés).

Un trabajo excelente al que podemos acceder online (léase gratis) y en el que probablemente quedemos atrapados entre multitud de imágenes, gráficos y explicaciones. Personalmente creo que quizás sea un poco “duro” para iniciarnos, pero en cuanto ya controlemos un poco el tema es fácil que terminemos volviendo a esta web una y otra vez, casi seguro.

Así, es muy probable que resulte más cómodo en nuestros primeros pasos el hacernos con una guía más pequeña y manejable como esta.

De momento, lo mínimo es disponer de algún gráfico que nos ayude a distinguir al menos los diez géneros básicos de nubes y agruparlos en los cuatro tipos principales de nubes (altas, medias, bajas y de desarrollo vertical).

Fuente: ©2013 Pearson Education Inc.

Empezamos con un pequeño gráfico y una pequeña galería de fotos, en la que hemos agrupado imágenes y definiciones extraídas del Atlas de Nubes de la OMM.

Mi primer consejo es que debemos de tomar cierta perspectiva al observar las nubes. Si estamos muy debajo de una gran nube solo sabremos cuanto sol nos llega a tapar o si nos esta dejando lluvia.

Forma y altura de las nubes

Debemos de intentar prestar mucha atención a la forma de las nubes y a la altura a la que se desarrollan. Podemos encontrarnos con nubes tipo cúmulo (“coliflores”) pero a simple vista nos puede costar determinar a que altura se encuentran.

Un truco fácil de usar es el de estirar el brazo y ver cuantos de nuestros dedos “cubren” la nube, sí la nubes es “tapada” por nuestro pulgar estaremos ante cirrocúmulos, sí lo tapamos con casi dos dedos se tratará de altocúmulos y si su grosor supera ese par de dedos será un cúmulo, aunque sí tenemos gran cantidad de nubes y estas son más anchas que altas tendremos una familia de estratocúmulos, pero sí existe precipitación es probable que estemos ante un cumulonimbo. Tranquilos, solo es cuestión de práctica.

Cirrocúmulos, Altocúmulos y Cúmulos (Atlás de NUbes OMM).

Si estemos ante nubes de tipo estratifome debemos de recordar que los cirroestratos son las únicas nubes que producen halos (busquemos el Sol o la Luna), mientras que los altoestratos suelen presentar un tono más azulado o grisaceo y pueden ser permeables a la luz del sol (sin formar halos) y los estratos son bastante más grises y están más pegados a la tierra. Las nieblas son estratos que nos han pillado, altitud cero.

Fijémonos en los contornos de la nube. Si están muy definidos estamos ante una nube “más hecha”, mientras que contornos desflecados indican más bien una nube que se está formando o bien evolucionado.

Ojo al tono de la nube. Cuanto más oscura, más carga de lluvia trae.

Saber algo de latín también ayuda, nunca dije que ser de letras no fuese útil. Los meteorólogos utilizan una nomenclatura científica ideada por el farmacéutico británico Luke Howards que utiliza términos en esta lengua.

Tipos de nubes: aprende a catalogarlas

Los cúmulos pueden ser humilis (humildes, pequeños creciendo), mediocris (medianos, creciendo), congestus (¿congestionados?, bueno a punto de pasar a cumulonimbus y ya capaces de dejar algún chaparrón) o fractus (algo así cómo deshilachados). Mientras que loscumulonimbospueden ser calvus (crestas muy definidas redondeadas y luminosas) o capillatus (algo desmelados en su cima, despeinados con cabellos canosos cuya forma recuerda algo a los cirros).

Cumulos. Atlás de Nubes (OMM).

Los estratos puedes ser nebulosus (capa gris sin grandes rasgos) o fractus (más “rompedores”, con jirones sueltos e irregulares), pero además pueden presentarse opacus (tan densos que ocultan el sol), traslucidus (más finos, nos dejan ver el contorno del sol o la luna) o incluso undulatus (en forma de ola).

Pero es que tanto los estratocúmulos como los altocúmulos y los altoestratos además pueden ser estratiformis (en capas o montoncitos), lenticularis (forma de lenteja), castellatus (con almenas que indican inestabilidad) o floccus (flojuchos en su base y algo deshilachados), y ser incluso perlucidus (con huecos entre ellos), duplicatus (copiando su estructura a diversos niveles), radiatus (formando hileras que convergen en el horizonte) o lacunosus (dejando huecos como sí fuera una red).

Algunas especies y variedades de Nubes. Atlás de Nubes (OMM).

En el caso de los cirros podemos encontrar fibratus (en forma de fibras o hebras de lana), uncinus (las fibras en forma de garfios o comas), spissatus (estos son muy especiales, son densos y grises y se forman en los yunques de cumulonimbos), castellatus (almendados) o floccus (en forma de pequeños mechones).

Los cirrocúmulos se clasifican en stratiformis, lenticularis, castellatus o flocus, con las variedades de undulatus y lacunosus. Mientras que los cirrostratos pueden ser fibratus o nebulosus y presentarse como undulatus o duplicatus.

Los nimboestratos son algo más sosos, no presentan especies ni variedades, son minboestratos sin más, sin apellido.

Para los más puristas hay que puntulizar que en esta locura latina hemos mezclado especies, variedades, caracteristicas adicionales y nubes accesorias, pero es que en el cielo encontraremos todo muy revuelto y definiciones del tipo “invasión de altocumulos floccus duplicatus radiatus” son bastante habituales.

Stratoculumus Lenticularis Undluatus. Atlás de Nubes OMM.

Y metidos en este mundillo aún faltaría hablar de nubes especiales, fenómenos ópticos, tipos de precipitación…

Hay que advertir que estas clasificaciones se van actualizando y la OMM incluyó en su última actualización (marzo 2017) una docena de variedades, rasgos suplementarios, nubes accesorias o subespecies. Así que si nos topamos con alguna nube curiosa -que decidimos por ejemplo llamar gutierrum, conejitum o nubarrum oscurum tremendum- podemos intentar que la OMM la tenga en cuenta, se trata de disfrutar, ¿no?

El siguiente consejo casi cae por su propio peso. Entender cómo funciona la atmósfera nos ayudará en nuestro intento de catalogar la nubes.Conocer la estructura de las nubes asociadas a una borrasca, a un frente frío o a uno cálido, es también bastante útil, tanto para identificar las nubes como para prever un chaparrón.

Tipo de nubosidad asociada a una borrasca. Fuente Skyonline.es

Y ya puestos, si seguimos alguna web como eltiempo.es (excelente idea la de descargar la app en el móvil), donde utilizando imágenes de satélite, animaciones de isobaras, mapas de viento, etc… nos muestran justo que es lo que tenemos encima, lo que puede ser muy positivo para sacar nuestras propias conclusiones. No necesitamos convertirnos en cazadores de tormentas, pero este tipo de información nunca sobra.

Además, gracias a la fotografía digital y al fácil acceso a internet, podemos aumentar nuestra culturilla como observador de nubes. Existen foros muy interesantes donde aprender mucho sobre este tema, allí podemos ver y valorar fotos de otros foreros e incluso compartir nuestras propias imágenes.

Además, estamos en una era donde existen asociaciones de casi todo. Así, yo me declaro un fan absoluto de la Cloud Appreciation Society (Sociedad de Apreciación de las Nubes), que recomiendo encarecidamente visitar.

VÍDEO: APRENDE A LEER EL CIELO ESTUDIANDO SUS NUBES