Secciones

Consejos Consejos para ahorrar luz ante la prohibición de los halógenos

El 1 de septiembre entra en vigor la prohibición expresa de la puesta en el mercado de halógenos para iluminación, pudiéndose comercializar los stocks existentes.

La iluminación de nuestras casas ya no volverá a ser igual. Desde este 1 de septiembre de 2018 se prohíbe la venta de halógenos aprobada por la Unión Europea pudiéndose comercializar los stocks existentes. Una medida destinada para ahorrar electricidad y mejorar la calidad del medio ambiente según señala este organismo.

“Esta medida supone un avance más hacia la eficiencia energética y a la mejora en el medio ambiente pues con la desaparición de las tecnologías antiguas y gracias a la implantación de las nuevas, como el LED, se reducirán las emisiones de CO2”, señalan a Eltiempo.es desde Asociación Española de Fabricantes de Iluminación ANFALUM.

“Con el cambio de tecnología se pueden lograr reducciones de hasta el 60%»

No obstante, desde el año 2009, la UE ha ido cumpliendo plazos para finalizar en esta prohibición de las bombillas pero a día de hoy, las lámparas halógenas todavía alcanzan el 30% del mercado de alumbrado doméstico español.

Con esta medida, la UE pretende eliminar las tecnologías ineficientes y que supongan un daño al medio ambiente. “Para nuestro sector, lo más importante es proporcionar un alumbrado de calidad, si además conseguimos ofrecer una iluminación eficiente y ecológica, mejor que mejor y gracias a las nuevas tecnologías como el LED que permiten un ahorro del 50-60% de media”, calculan desde ANFALUM.

Según los cálculos de esta entidad, la eliminación del alumbrado basado en bombillas o elementos de iluminación halógenos es “una mejora de la calidad” y “una clara reducción del consumo hasta 5 veces más que con el alumbrado tradicional”.

Medidas para ahorrar en luz

La prohibición total de los halógenos abre un nuevo marco en el campo de la iluminación doméstica y es también una oportunidad para reducir el consumo energético destinado a alumbrar nuestra vivienda.

Por ejemplo, con el desarrollo de la tecnología LED, las bombillas son capaces de dar los mismos lúmenes que bombillas tradicionales pero siendo diez veces más eficientes, tal y como recalca la organización de consumidores y usuarios OCU.   “Hay que introducir los LED, pero no cualquier LED, sino de aquellas marcas que garanticen su certificación de calidad”, defienden desde ANFALUM.

 Una medida destinada para ahorrar electricidad y mejorar la calidad del medio ambiente

Según la OCU, por cada vatio de electricidad las bombillas halógenas aportan entre 12 y 14 lúmenes, las bombillas incandescentes hasta 11 lúmenes por vatio y la iluminación LED desde los 60 lúmenes hasta los 105 lúmenes, en función de la calidad de la lámpara.

“Con el cambio de tecnología se pueden lograr reducciones de hasta el 60%, pero incluyendo sistemas de gestión del alumbrado, detectores de presencia y otras herramienta derivadas de la digitalización, el ahorro podría llegar a alcanzar hasta el 90% con respecto al alumbrado tradicional”, apuntan desde ANFALUM.