Secciones

Sostenibilidad Consejos para ahorrar combustible estas vacaciones (y contaminar menos)

Con estas ideas podrás ahorrar gasolina y reducir las emisiones en tus viajes

Al salir a carretera, unas cuantas reglas sencillas nos ayudarán a ahorrar en combustible estas vacaciones, algo bueno para nuestro bolsillo y también para el medio ambiente, ya que vamos a contaminar menos y a reducir emisiones de CO2.

Una conducción eficiente ahorra combustible y reduce la contaminación. Fuente: Pexels

Una conducción eficiente es la principal clave para ahorrar combustible en el coche y contaminar menos con nuestro vehículo. Según la Asociación Española de Fabricantes de Automóviles y Camiones (Anfac), conducir de manera eficiente nos permitirá ahorrar en gasolina hasta un 15 %, además de reducir la contaminación del coche y reducir un 15% las emisiones de carbono.

Arrancar sin pisar el acelerador nos permitirá optimizar el consumo de combustible y evitar emisiones

Estudios del Idae (Instituto para la Diversificación y Ahorro de la Energía) señalan que una conducción eficiente emite un 78% menos de CO2 que una conducción agresiva. La forma de conducir eficientemente comienza al  arrancar: hacerlo sin pisar el acelerador nos permitirá optimizar el consumo de combustible y no gastar de más.

Marchas largas para ahorrar en gasolina

Una vez en movimiento, hay que conducir con marchas largas y a bajas revoluciones (entre 2.000 y 2.500 rpm para motor gasolina; de 1.000 a 1.500 rpm para diésel). La primera marcha debe usarse solo para arrancar, y pasar enseguida a segunda: a los 2 segundos o a los 6 metros, según aconseja el Idae. Cambiar a tercera al llegar a 30km/h, a cuarta al alcanzar los 40 km/h y a quinta, cuando se supere los 50 km/h. Incluso en ciudad, siempre que sea posible, es preferible utilizar cuarta y quinta marcha, siempre respetando el límite de velocidad marcado en la vía.  

Mantener una velocidad constante nos servirá para ahorrar hasta un 10% de combustible. Cuanto menos pises el acelerador, menos vas a consumir

Mantener una velocidad constante, evitando los frenazos, los acelerones  y los cambios de marcha innecesarios, puede ayudarnos a reducir un 10% de combustible. La mayoría de los coches cuentan ya con la función de control de velocidad crucero que, además de hacer el viaje más descansado al conductor, facilitan ese control y nos hacen ahorrar combustible en el coche. Cuanto menos pises el acelerador, menos va a consumir y más vas a ahorrar en combustible estas vacaciones. 

Pasar de 90 a 120 km/h consume un 40% más de combustible. Fuente: Pexels

Conducir a la velocidad adecuada es crucial. La Dirección General de Tráfico ha establecido que  la velocidad máxima ideal para ahorrar gasolina es 90 km/h. No siempre será posible circular a esa velocidad, si viajamos por una vía rápida pero, si quieres ahorrar combustible en el coche, no está mal saber que el consumo aumenta en función de la velocidad elevada al cuadrado. Así, pasar de 90 a 120 km/h significa un aumento del 40% en el consumo de combustible.

Menos consumo sin bajar de marcha

A la hora de reducir velocidad, el gasto es menor si levantamos el pie del acelerador y dejamos rodar en coche con la marcha que ya llevemos seleccionada, que bajar de marcha o frenar directamente. Es lo que se llama freno motor y, una vez hemos dejado de pisar el acelerador, el consumo es prácticamente nulo. Para esto, hay que conducir anticipación, dejando distancia con los coches precedentes, y estando atentos a la circulación para no tener que hacer maniobras bruscas, que son las que disparan el consumo.

Apagar el motor en toda parada más larga de un minuto nos permitirá también ahorrar combustible

En las paradas, lo más recomendable es apagar el motor. Un minuto parados, con el motor al ralentí, ya se gasta más combustible que el necesario para arrancar.  En una parada de 10 minutos, se gastan 130 centímetros cúbicos de gasolina, con sus correspondientes emisiones de CO2.

Dejar distancia con el coche precedente para evitar maniobras bruscas, que aumentan el consumo de combustible. Fuente: Pixabay

Además de la conducción, también cuenta el estado del vehículo y todos sus elementos. Importante para ahorrar combustible con el coche llevar los neumáticos a la presión correcta. Si no están correctamente inflados, la resistencia al rodar será mayor y nuestro vehículo consumirá más.

Una buena presión en los neumáticos ahorra combustible

Según el RACE, conducir llevando neumáticos con una presión 0,5 bares menor que la indicada hace aumentar un 4% el consumo en carretera y hasta un 2% en ciudad. Llevar los neumáticos más inflados puede suponer un gasto extra en un año o 20.000 km, de entre 80 y 100 euros más que con las ruedas con la presión correcta, según la OCU.

El nivel de los neumáticos deberá ir de acuerdo al peso que llevemos en el coche, pero en todo caso, lo mejor para ahorrar en combustible, es no ir cargados. Antes de salir de viaje, es aconsejable revisar nuestro maletero para quitar todo lo que no sea preciso. Movernos con 100 kilos de peso innecesarios a bordo sube el consumo de combustible hasta un 6% más. Una vaca o un portabicicletas elevarán el gasto de gasolina, no solo por el peso, sino porque frenarán la aerodinámica del vehículo.

Todo el peso que no sea necesario nos hará gastar más gasolina. Cada 100 kilos de peso son un 6% más de consumo

También es un obstáculo a la aerodinámica del coche el circular con las ventanillas bajadas, especialmente en carretera, por lo que hará que el motor ‘chupe’ más gasolina o gasoil. Es cierto que también el aire acondicionado supone un gasto de combustible: puede incrementar hasta un 20% el consumo, sobre todo si nos empeñamos en ponerlo a una temperatura de osos polares. Sin embargo,  es superior el gasto que produce viajar con las ventanillas bajadas.

Conducir con las ventanillas bajadas nos hará gastar más combustible. Fuente: Pixabay

Los neumáticos son el punto más importante a la hora de ahorrar, pero un correcto mantenimiento de nuestro coche siempre hará que sea más eficiente en su funcionamiento y podamos ahorrar combustible, contaminar menos y reducir emisiones. Cambiar el aceite y el filtro del aire cuando toca, puede reducir el consumo hasta otro 10%.