Secciones

Consejos ¿Con qué velocidad del viento existe un riesgo para la vida?

Las fuertes rachas de viento son un fenómeno meteorológico que puede provocar múltiples daños en las infraestructuras y aumentan los riesgos en zonas de costa

La Borrasca Gloria está dejando rachas de aire muy fuertes que han derribado árboles, postes de la luz y otras infraestructuras en la península.

Las estaciones meteorológicas de todo el país ha registrado velocidades del viento de más de 100 kilómetros por hora en puntos de la Comunidad Valencia y otras zonas del Mediterráneo.

velocidad-viento-riesgos-danos

Para valorar la intensidad y su virulencia, los vientos se clasifican en moderados, con velocidades entre 21 y 40 km/h, fuertes con rachas entre 41 y 70 km/h), muy fuertes con una velocidad media entre 71 y 120 km/h y huracanados cuya impacto puede superar los vientos de más de 120 km/h, tal y como detallan desde Protección Civil.

Niveles de alerta por viento

En la gran mayoría de los casos, las alertas de aviso suelen saltar a partir de las rachas a más 70 kilómetros por hora, entre vientos fuertes y muy fuertes, con nivel amarillo. Con estos registros, las autoridades ya comunican los posibles riesgos como caídas de árboles, de elementos de los edificios señales y advertencias a los conductores. Todos ellos, unos vientos que pueden ocasionar daños en la vida de las personas.

Con fuerte viento, el litoral y el mar adquieren unas características extraordinarias

A partir de esa velocidad, los avisos aumentan su nivel de alerta pasando por naranja, con rachas de viento de hasta 90 kilómetros por hora, y rojo, con vientos de más de 120 kilómetros hora. Así, a medida que se incrementa la fuerza y velocidad de las rachas de viento, también se incrementa en el riesgo para las personas por lo que se deben extremar las precauciones.

Viento en la costa

Del mismo modo, en la línea de costa, unas zonas en la que la fuerza del viento tiene aún más relevancia ya que la fuerza del aire puede levantar olas de hasta decenas de metros, los meteorólogos tienen unas mediciones propias para calcular dicha virulencia como es la escala anemométrica de Beaufort.

velocidad-viento-olas

Esta tabla divide la velocidad del viento en 12 tramos, desde un kilómetro por hora hasta los más de 118 kilómetros hora.

Ademá describe las consecuencias derivadas la fuerza del aire como en el viento flojo de grado 3, en el que se registran pequeñas olas y crestas rompientes con velocidades de hasta 20 kilómetros por hora o en el grado 10, temporal fuerte, en el que las corrientes de aire de 100 kilómetros por hora provocan alas muy grandes con largas crestas, entre otras consecuencias.

Medidas para protegerse de los vientos fuertes

Ante las rachas fuertes de viento, es habitual que los ayuntamientos de todo el país tomen medidas como el cierre de parques y jardines, el corte de paseos marítimos para evitar las consecuencias y los impactos de las olas, entre otras medidas.

Siempre con el objetivo de minimizar los posibles daños personales, que de forma dramática pueden ocurrir ante estos eventos extremos.

Se aconseja que los ciudadanos se alejen de cornisas, muros o árboles

Por su parte, desde Protección Civil señalan además las posibles medidas que puede tomar cada ciudadano en su casa como el cierre y control de puertas, ventanas o toldos o el retiro de las macetas y todos aquellos objetos que puedan caer a la calle y que puedan provocar un accidente.

Si la fuerte racha de viento afecta a las personas en la calle, se aconseja que los ciudadanos se alejen de cornisas, muros o árboles. Estos elementos pueden llegar a desprenderse por lo que hay que estar atento ante los posibles riesgos derivados del mobiliario urbano, grúas y cualquier otro elemento que pueda caer o ser arrastrado por el viento.

Además, se aconseja abstenerse de subir a lugares altos y expuestos al viento, como andamios u otras construcciones sin las adecuadas medidas de protección.

Actuaciones ante un temporal

Asimismo, si estas rachas de viento se presentan en plena naturaleza, se recomienda evitar en la medida de lo posible la salida al exterior. Si no fuera posible, evitar los acantilados o barrancos para reducir los riesgos.

Se debe evitar en la medida de lo posible los desplazamientos por carretera

Por otro lado, en estas fechas tan señaladas, en las que millones de ciudadanos se trasladan para acudir con sus familias y amigos a pasar las navidades, también se deben tomar unas medidas de precaución a la hora de viajar.

En este sentido, ante los avisos de alerta por fuertes viento, se debe evitar en la medida de lo posible los desplazamientos por carretera y si se coge el coche, extremar las precauciones por la posible presencia de obstáculos en la vía.

Del mismo modo se ha de moderar la velocidad para mantener la dirección correcta, sujetar con firmeza el volante para controlar el impacto de las rachas de viento y ser prudente en los adelantamientos así como mantener las distancias laterales adecuadas con los otros vehículos.

En días de fuerte viento, se recomienda alejarse de la playa

Mención especial merecen las áreas costeras ya que en estas zonas además de los riesgos mencionados, se suman el impacto de las olas. En estos días de fuertes vientos, el litoral y el mar adquiere unas características extraordinarias muy peligrosas que pueden arrastrar a cualquier personas si se encuentra en zonas cercanas a la costa.

Así, ante días de fuerte viento, se recomienda alejarse de la playa, paseos marítimos, espigones y de otros lugares bajos que puedan ser afectados por las elevadas mareas y oleajes. Unos eventos que suelen generarse ante la intensidad de vientos fuertes, no salir a navegar y vigilar los amarres de las embarcaciones.