Secciones

¿Sabías que...? Los ingredientes básicos para una tormenta ‘perfecta’

Se acerca poco a poco el verano, la época de tormentas por excelencia. A veces, mirando el cielo, podemos ver las señales inequívocas de que se está formando una tormenta. Aquí te damos la propia receta para que se forme, explicando ingrediente por ingrediente, para que sepas cómo se forma una tormenta:

1 – Calor en la superficie

Desde la experiencia, sabemos que las tormentas son más propias del verano que de otras estaciones del año. Además, suelen producirse en los días más calurosos y al final del día, cuando el suelo está más caliente tras haber recibido durante horas la radiación solar.

2 – Aire frío en altura

No solo es importante que el aire esté caliente en la superficie, sino también que la diferencia de temperatura con el aire en capas altas de la atmósfera sea la mayor posible. Una típica situación de tormenta es la presencia de una DANA (Depresión aislada en Niveles Altos). La explicación se basa en la variación de la densidad del aire según su temperatura: el cálido pesa menos que el frío.

3 – Humedad

Es más fácil que se produzcan tormentas en zonas de costa. ¿La razón? El aire húmedo es más ligero que el seco. Además, si el aire ya está cargado de humedad será más fácil que se sature y comiencen a formarse las nubes. También podemos aplicar esto a zonas del interior cuando soplan vientos de origen marítimo que aportan humedad.

4 – Movimientos ascendentes

Aquí está la importancia del peso del aire. Para que se formen tormentas lo importante es que el aire suba. Al subir el aire se enfría y el vapor de agua se condensa, formando nubes. Si estas crecen mucho, forman los llamados cumulonimbos, las nubes de tormenta.

VÍDEO RELACIONADO: ¿DE QUÉ ESTÁN HECHAS LAS NUBES?

Te puede interesar: