Secciones

Consejos 5 cosas que contaminan el aire de tu casa (y que tienes)

El aire de los espacios cerrados, como de casas u oficinas, puede estar hasta cinco veces más contaminado que del exterior

Todas las vistas puestas en la polución de las ciudades. Chimeneas humeantes, intenso tráfico generando un gran número de emisiones a la atmósfera, fábricas trabajando sin descanso… Pero, ¿te has parado a pensar cómo está el aire de tu propia casa?

De sobra es conocido que los niveles de contaminación en las ciudades no son los adecuados, pero queremos darte una cifra: la contaminación del aire de los espacios interiores puede ser hasta cinco veces más alta que la del exterior.

Aunque quizá no las tengas identificadas todavía, existen innumerables fuentes de contaminación que perjudican la calidad del aire de tu hogar u oficina. Son totalmente comunes y aparentemente inofensivas, pero lo cierto es que pueden llenar de bacterias y sustancias tóxicas el ambiente.

¿Te has preguntado por qué sigues estornudando cuando estás en la oficina? ¿O por qué te escuecen los ojos en tu propia casa? La calidad del aire de los espacios cerrados está estrechamente vinculada también con el aumento de las alergias, problemas respiratorios y hasta con las intoxicaciones en los entornos domésticos.

Y es que un estudio publicado recientemente por la Organización Mundial de la Salud (OMS) indica que “la contaminación con partículas conlleva efectos sanitarios incluso en muy bajas concentraciones”.

Teniendo en cuenta que pasamos aproximadamente un 90% de nuestro tiempo en espacios cerrados, adquiere especial importancia la necesidad de tomar conciencia sobre las fuentes contaminantes que enturbian la calidad del aire que respiramos en los espacios cerrados.

Todo esto contamina el aire de tu casa

Existe una serie de elementos cotidianos en nuestro hogar que, aunque parezcan inofensivos, pueden liberar toda una serie de sustancias tóxicas capaces de contaminar cualquier espacio cerrado. Estas son las más comunes.

1 – Ambientadores

Algunos ambientadores desprenden toda una serie de sustancias sintéticas que ponen en juego la calidad de nuestro aire. Contaminantes tóxicos que, en contacto con el ozono, reaccionan produciendo otros contaminantes más agresivos para nuestra salud.

El problema es que estas sustancias que desprenden determinados ambientadores pueden provocar alergias, asma, irritación de las mucosas e incluso asma. Solemos tener este tipo de aerosoles, además, en espacios cerrados pequeños, aumentando así el número de contaminantes en ellos.

2 – Velas aromáticas

Algo parecido a lo que ocurre con los ambientadores pasa con las velas aromáticas. Tras su aroma perfumado, se esconde una nube de aire potencialmente tóxica, compuesta por una serie de químicos volátiles que, al entrar en contacto con el ambiente, pueden llegar a ser peligrosos.

3 – Sofás, mantas y alfombras

Los tejidos de los que están compuestos los sofás, mantas y, sobre todo, alfombras son auténticos almacenes de partículas y otros contaminantes. Cuando las movemos, impulsamos esas sustancias al aire y fomentamos así las irritaciones en los ojos, el lagrimeo y muchos de los síntomas asociados a las alergias a los ácaros del polvo.

4 – Animales

Aunque te cueste creerlo, las mascotas son otras de las fuentes que contaminan el aire de nuestro hogar y una de las causas más frecuentes de las alergias dentro del hogar. Los animales, tanto de pluma como de pelo, desprenden sustancias que pueden enturbiar la limpieza en los espacios interiores. La caspa de perros y gatos contribuye especialmente a la mala calidad del aire en casa.

5 – Productos de limpieza

Especial atención hay que prestar a los productos de limpieza. Algunos de sus compuestos han sido señalados por la OMS como altamente perjudiciales para la salud. Estos productos  desprenden toda una de serie sustancias finas volátiles y enormemente nocivas para nuestros pulmones que tienen un gran impacto para la salud humana, tanto nivel respiratorio como cardiovascular.

Pulverizadores contra la contaminación ambiental

Impactados a diario por la polución atmosférica que azota a las ciudades, cobra especial importancia conseguir un espacio limpio al menos en los espacios cerrados. Ya conoces las fuentes de contaminación más frecuentes que perjudican el aire que respiras en tu casa o en la oficina. Pero también debes ser consciente de que existen soluciones para paliarlo.

Los purificadores se han convertido en la mejor alternativa para eliminar las partículas nocivas de los espacios interiores. Una tecnología capaz de eliminar de forma rápida y sencilla los gases contaminantes y alérgenos que se encuentren en el hogar.

Por ejemplo, los purificadores de aire Dyson no son sólo un ventilador. Son capaces de eliminar más del 99,9% de los alérgenos y agentes contaminantes, incluyendo el polen, las bacterias y las partículas ultra-finas, además de los olores.

Te ayudarán a limpiar el aire de tu hogar rápidamente y podrás respirar tranquilo en tu propia casa.

  • Este comentario ha sido eliminado por solicitud de su autor

    Responder