Secciones

¿Sabías que...? ¿Cómo es la estructura de un copo de nieve? Sólo necesitas una lupa

La hermosa química detrás de la estructura de un copo de nieve, fotografiada y explicada

VÍDEO: CÓMO SE FORMA UN COPO DE NIEVE A CÁMARA LENTA

A medida que el ambiente más invernal va haciéndose paso, estos pequeños «tesoros» de la naturaleza, extremadamente delicados, se dejan ver por distintas superficies de nuestro entorno. 

Si un niño tuviera que dibujar un copo de nieve, probablemente lo ilustraría con una bola redonda de color blanco. Sin embargo, los copos de nieve están compuestos por diminutos cristales de hielo con una más que compleja estructura.

Las estructuras que forman un copo de nieve «clásico» se conocen como «dendritas estelares». Son probablemente los copos más conocidos y requieren un conjunto bastante particular de condiciones atmosféricas para su formación.

Fuente: The Weather Network/Kyle Brittain

Todos los copos de nieve comienzan inicialmente como cristales de hielo hexagonales en forma de una especie de placa, cuyas formas de seis lados imitan la estructura molecular interna de las moléculas de agua cuando la unión se produce a bajas temperaturas. 

Dependiendo de la temperatura y la humedad relativa de las nubes, estos cristales de nieve se formarán de diferentes formas. Cuando existen temperaturas de -12°C a -18°C dentro de las nubes, se forman los copos de aspecto más elaborado que pueden tener hasta 5 mm de ancho.

Fuente: The Weather Network/Kyle Brittain

Las dendritas estelares se denominan así debido a su apariencia de «estrella», que consisten en ramas elaboradas que se forman de una manera que a menudo parece verdaderamente simétrica.

Fuente: The Weather Network/Kyle Brittain

Curiosidad: no hay dos copos de nieve iguales

Sin embargo, no hay dos copos de nieve iguales y, de hecho, ni siquiera los copos de nieve individuales son verdaderamente simétricos tras una inspección minuciosa. Los cristales de nieve toman caminos infinitamente diferentes a través de las nubes a medida que suben y bajan, a través de sutiles variaciones de temperatura y humedad relativa.

Los cristales de nieve pueden agruparse como copos de nieve más grandes a medida que descienden, o pueden caer como cristales individuales que se pueden observar más fácilmente en el suelo. 

Fuente: The Weather Network/Kyle Brittain

Las condiciones óptimas para observar los copos de nieve parecen ser durante las condiciones frías con vientos suaves y con tasas de nevadas relativamente leves. Entonces, todo lo que se necesita es una superficie oscura y una especie de lupa para disfrutarlos de verdad. Os animamos a fotografiarlas.