Secciones

Consejos Cómo cuidar tu pelo en invierno

Aunque la creencia popular es que el verano es la época en la que más se estropea el pelo, el frío, el viento y la calefacción típicos del invierno pueden llegar a ser más perjudiciales para tu preciosa cabellera, resecándola y volviéndola quebradiza. Seguramente todavía estés superando la depresión tras la caída del pelo otoñal (a pesar de que ya te explicamos que era algo absolutamente normal), así que deberías estar cuidando con más mimo los cuatro o cinco pelos que te queden. No obstante, en eltiempo.es queremos darte algunos consejos para que tu melena sobreviva a las inclemencias del invierno.

  • Nunca salgas a la calle con el pelo mojado, pues el frío de la calle podría congelar las partes húmedas y hacer que se parta. Además, como ya sabrás por la cantidad de veces que te lo ha dicho tu madre, podrías coger frío. Y seguramente no quieras resfriarte y pasarte una semana en la cama sin ir a trabajar, ¿verdad?
  • Ten cuidado con el secador. Procura que no esté a la máxima potencia, pues el pelo podría resecarse (que no secarse) y perder el brillo. Es mejor tardar un poco más en secarlo, que poner a tope tu secador de 75.000W diseñado por la NASA y que mañana estés calva.
  • Utiliza productos hidratantes. Al igual que la piel, los cambios de temperatura y la calefacción hacen que el pelo necesite más hidratación en esta época del año. Lávalo con un champú hidratante, y aplica luego un acondicionador y una mascarilla. Incluye también en tu rutina algún protector térmico, para minimizar los efectos dañinos del secador, de la plancha, del rizador, de las tenacillas, y de todos esos aparatos diseñados para freírte el pelo y de los que ya eres completamente dependiente.
  • No te lo laves todos los días, pues con cada lavado eliminas los aceites que genera el cabello de forma natural, y que necesita para mantenerse saludable. Si consideras que es absolutamente necesario lavarte el pelo cada día, opta por un champú en seco. Tu pelo descansará y no tendrás la molesta sensación de que te lo haya lamido una vaca.
  • Protégelo con un gorro cuando salgas a la calle, pero sin abusar, pues tu pelo no se oxigenará lo suficiente si pasas demasiado tiempo con la cabeza cubierta. Esta es la razón por la que la mayoría de los los raperos que viven pegados a sus gorras gigantes están calvos.
  • Alíate con la humedad. Sabemos que es tu peor enemigo, pero ya sabrás que es casi imposible evitar el encrespamiento. No te preocupes, somos mucha gente como tú. Estamos ahí, escondidos bajo capuchas enormes y gorros con pompones. Y sí, también luchamos cada día contra el irrefrenable impulso de raparnos la cabeza.
  • Este comentario ha sido eliminado por solicitud de su autor

    Responder