Secciones

¿Sabías que...? Cómo capturar agua de la niebla contra la sequía

Recoger agua de la niebla es uno de los métodos contra la sequía, una de las principales amenazas de este siglo

VÍDEO: LAS ZONAS MÁS ÁRIDAS DE ESPAÑA

Recientemente el Gobierno ha realizado un estudio sobre la desertificación del país, concluyendo que «el cambio climático constituye una de las principales amenazas globales a las que debemos hacer frente en este siglo». El informe presentado indica que el 74,05% del suelo español está en riesgo de convertirse en desierto en menos de 100 años.

Actualmente más de dos terceras partes de la superficie se puede catalogar como «zonas susceptibles de sufrir desertificación», y un 22% del territorio español, que actualmente se consideran regiones húmedas, pueden pasar a convertirse en zonas áridas.

Estos datos alarmantes hacen que haya un grave problema de abastecimiento de agua, no solo en España, sino en todo el mundo. Si algo caracteriza al agua es que resulta necesaria e imprescindible, sin embargo, se puede llegar a convertir en un lujo inalcanzable.

¿Cómo se captura agua de la niebla?

Cada vez se utilizan nuevas formas de abastecimiento, como los sistemas de extracción de agua de la niebla. Se trata de un método de gran potencial en zonas con abundantes días de niebla y alta humedad. Aunque la tecnología no está todavía muy desarrollada, ya se pueden ver los primeros resultados.

El método consiste en extender unos grandes paneles fabricados con un material que atrapa la humedad del aire, para que gota a gota, la humedad se vaya canalizando. Con la tecnología actual, un panel de unos 50 m2 produce alrededor de 200 litros diarios, sin embargo depende de los condiciones meteorológicas. Algunos días se puede llegar a recoger cerca de 1.000 litros.

El caso de los «atrapanieblas» de Chile

El desierto de Atacama es el de mayor aridez del mundo. Aunque apenas llueve, la cercanía a la costa hace que las masas de aire húmedo del océano Pacífico sean frecuentes, sobre todo, a primera hora de la mañana. Por eso, desde hace décadas se ha investigado para captar agua contenida en las nieblas.

Estos atrapanieblas están formados por un pedestal metálico en que hay un gran marco, que gracias a una malla plástica facilita la condensación de la neblina. una nube con baja concentración de agua que contiene entre 50 y cien gotitas en un centímetro cúbico.

  • Este comentario ha sido eliminado por solicitud de su autor

    Responder
  • Este comentario ha sido eliminado por solicitud de su autor

    Responder
  • Este comentario ha sido eliminado por solicitud de su autor

    Responder