Secciones

Cambio Climático Todo lo que ocurrirá si no actuamos tras la pandemia: es tiempo de actuar

El equipo de Eltiempo.es reflexionan sobre la necesidad de tomar medidas a favor del planeta cuando la crisis del COVID-19 finalice

“¡Qué limpio está el aire que respiro!”, “¡He visto ciervos en la puerta de mi casa!”, “Qué transparente se ve el agua”. Estas frases son sólo algunos de los muchos comentarios que leemos y escuchamos durante el tiempo que llevamos de confinamiento en nuestras casas.

La humanidad, sin duda, agradece los innumerables signos de mejoría medioambiental que vivimos durante estos días; y nuestro planeta, seguro que más aún. Las medidas puestas en marcha en buena parte del mundo debido a la pandemia del coronavirus han tenido un impacto inmediato en la ‘salud’ de la Tierra. Mientras nosotros enfermamos, ella parece en cierta manera “renacer”.

En China, el promedio de días sin contaminación atmosférica aumentó en un 21,5% según las mismas fechas del año anterior. En Italia, los niveles de dióxido de nitrógeno han caído drásticamente y los canales de sus ciudades se limpiaron. Y en Madrid, por ejemplo, los niveles de este mismo gas (N02), contaminante del tráfico rodado e industria eléctrica, son los menores desde el año 2001.

Contaminación en China antes y durente la pandemia del coronavirus. NASA

Pero, la duda que existe ahora es: ¿qué pasará cuando la crisis del COVID-19 y arranque la actividad habitual en los países? “Muchos nos preguntamos ahora si después del coronavirus, seremos capaces de replantearnos la relación con un entorno al que llevamos tiempo ignorando y maltratando”, apunta Mario Picazo, meteorólogo de ElTiempo.es.

La crisis del COVID-19 debe ser un punto de inflexión para darnos cuenta de la importancia de aplicar políticas de cooperación contra esa otra pandemia que es el cambio climático – Mario Picazo

Picazo llama a la reflexión indicando que cada vez vamos a ser más en la Tierra y que sus recursos no son ilimitados. “El planeta y todas las especies que lo habitan piden a gritos una mayor solidaridad medioambiental para evitar colapsar”.

Por eso, cree que esta pandemia debe ser un “punto de inflexión” para darnos cuenta de la importancia de aplicar políticas de cooperación contra “esa otra pandemia que es el cambio climático”. “Está crisis debe servir para evolucionar hacia una conciencia crítica y hacia mejores sistemas de organización y colaboración, donde los dirigentes políticos escuchen más a científicos y expertos”, apunta.

La naturaleza reconquista su territorio: y, ¿después?

Estos días hemos comprobado cómo la naturaleza sigue adelante sin nosotros, no solo sin echarnos de menos, sino en muchos casos agradeciendo incluso nuestra ausencia. Mientras estamos “escondidos”, en las calles se escuchan los sonidos de la primavera, como el canto de los pájaros que en otras ocasiones quedaba oculto bajo nuestro ruido habitual. También hemos visto a los animales campando a sus anchas por pueblos y ciudades.

“Quizá no las estén invadiendo sino reconquistando su territorio”, apunta Irene Santa, otra de las expertas que forman parte del Equipo de Meteorología de Eltiempo.es. “El crecimiento y la proliferación de los núcleos urbanos, combinado con el uso que estamos haciendo del suelo y los efectos del propio cambio climático están haciendo mella en los ecosistemas y en la fauna que los habita”, agrega.

Los científicos ya han advertido que factores como el aumento de la temperatura global y el incremento de la frecuencia o la intensidad de los episodios de tiempo extremo afectarán de forma directa a los ecosistemas y podría suponer pérdidas de biodiversidad.

“Las especies que viven en cada uno de los hábitats deben su presencia a una serie de condiciones idóneas para la vida en esa región y de ser rápidamente modificadas, la adaptación a las nuevas condiciones del medio puede no ser suficientemente rápida y provocar finalmente la extinción”, señala Santa

Todo apunta a que el impacto del cambio climático sobre la biodiversidad será repentino, según un reciente estudio publicado en Nature. 2030, dentro de sólo 10 años, es la fecha a partir de la cual los ecosistemas comenzarían a colapsar si las emisiones crecieran ajustándose a un escenario de cambio climático RCP8.5

El caso concreto de la contaminación atmosférica

La actividad económica de buena parte del mundo lleva ‘congelada’ más de un mes. También la movilidad urbana. Y las consecuencias en nuestra atmósfera han sido literalmente visibles.

 “El confinamiento por la crisis del coronavirus nos ha brindado la oportunidad de reflexionar sobre cómo debemos cambiar nuestro estilo de vida migrando a un modelo de movilidad sostenible», comenta Mar Gómez, meteoróloga de Eltiempo.es .

contaminacion-fumar-salud-calidad-aire

«Esto debería hacernos reflexionar sobre cómo nuestras acciones repercuten en el medioambiente y cómo podemos promover ciertos cambios para poder descender los niveles de gases de efecto invernadero”, agrega.

Es necesario reflexionar sobre cómo nuestras acciones repercuten en el medioambiente y cómo podemos promover ciertos cambios para poder descender los niveles de gases de efecto invernadero – Mar Gómez

Los índices de calidad del aire en España son los mejores del año y los niveles de dióxido de nitrógeno, contaminante del tráfico rodado e industria eléctrica, son los menores desde el año 2001 en Madrid.

Mayor atención hay que poner en el dióxido de carbono, el CO2, con un periodo de persistencia en la atmósfera mucho mayor que el dióxido de nitrógeno, y cuyo descenso necesitaría de acciones mucho más drásticas y prolongadas en el tiempo. De hecho, ni pese al confinamiento ha descendido, tampoco lo ha hecho el metano que presenta valores máximos históricos.

“Tenemos unos objetivos para el año 2030 en cuanto a emisiones se refiere y mitigación del calentamiento global y los objetivos no pueden quedar en palabras. Deben ser compromisos y acciones que permitan no solo mejorar la calidad del aire de forma temporal sino reducir los gases de efecto invernadero y mitigar el calentamiento global”, agrega Gómez.

La vuelta a la normalidad, a vida diaria, deberá venir acompañada de una reflexión para evitar los que muchos científicos ya llaman el “colapso de la humanidad” y, sobre todo, de un cambio de mentalidad por parte de todos a largo plazo.

VÍDEO: SIETE SÍNTOMAS QUE SUFRE NUESTRO PLANETA

  • Desde el estado de alarma…es más que evidente que el clima a cambiado para bien, lo cual refuerza mi teoria de que sin nosotros los humanos toxicus el planeta estaria muy agradecido.
    Se respira mejor, el cielo es más azul e incluso llueve, lluvia tan necesaria para la regeneración de la tierra, clima y bueno para nosotros pues limpia la atmosfera de tanto tóxico, virus, bacterias, hongos y alergenos.
    Me temo que vamos a salir del confinamiento peor…más contaminantes, por el tipo de tejido » industrial» que tenemos, construcción y turismo de sol, playa y borrachera.
    Si a eso le añadimos que desde décadas nos estan fumigando lo que no esta escrito,para alterar el clima artificialmente por aire, mar y tierra, calentadores ionisfericos, mogollon de antenas emitiendo radiación y electromagnetismo…pues nuestro hermoso planeta volvera a ser un despojo
    Saludos!!!

    Responder