Secciones

Actualidad ¿Ciudades sin coches? Esto es lo que pasaría

Algunas ciudades europeas se disputan llevarse el galardón de la primera ciudad sin coches del mundo

Oslo, Friburgo o Ámsterdam son el ejemplo de qué pasaría si no hubiera coches en las ciudades. Cada vez más ciudades europeas se están sumando a la política del «no ruido» y el freno a la contaminación.

Estas ciudades están consideradas «más eficientes» económica y socialmente y han creado una red de vías verdes para que ciclistas y peatones puedan recorrer el casco urbano de punta a punta sin necesidad de subirse a un vehículo.

Si ahora pensaras de forma imaginaria en una gran ciudad como Madrid o Barcelona sin coches, ¿qué es lo primero que notarías? Seguramente, al principio lo que te llamaría la atención sería el silencio, que derivaría en tranquilidad.

Sin embargo, no sería la única consecuencia casi inmediata. Pronto veríamos cómo los índices de calidad del aire mejorarían sustancialmente en las ciudades.

Según los datos de la Agencia Europea del Medio Ambiente (Aema)el 13% de las partículas contaminantes en los 28 países de la Unión Europea son ocasionados por el transporte por carretera

Tres millones de muertes están relacionadas con la contaminación en el mundo

Una ciudad sin coches, por lo tanto, vería disminuir sus boinas grises en la atmósfera y, en consecuencia, mejoraría sus índices de salubridad.

No hay que olvidar que la contaminación del aire representa un importante riesgo medioambiental para la salud. Alrededor de 3 millones de muertes están relacionadas con la contaminación en el mundo.

Una disminución de los niveles de contaminación del aire los países reducirían la carga de morbilidad derivada de accidentes cerebrovasculares, cánceres de pulmón y neumopatías crónicas y agudas, entre ellas el asma, tal y como advierte la Organización Mundial de la Salud (OMS).

Ciudades sin coches: ya hay quien lo aplica

Eliminar los coches de una gran ciudad no es fácil, sino un trabajo complejo de muchos años. Ciudades como Madrid, Barcelona, o París, con anchas avenidas, necesitarían un sistema de transporte lo suficiente diversificado y además numerosas inversiones en logística para la construcción de carriles bicis o zonas verdes.

Oslo, con 600.000 habitantes y unos 350.000 vehículos, tenía el objetivo de convertirse en la primera ciudad sin coches del mundo. A día de hoy, el tráfico rodado está extraordinariamente limitado en la ciudad. Sus coches, en caso de acceder, deben terminar siempre en un garaje.

El propósito de la ciudad es que en 2020 el corazón de Oslo esté totalmente libre de vehículos y sea espacio exclusivo para viandantes. «Las zonas libres de coches no solo mejoran la calidad del aire,  sino que también mejora el comercio y el consumo», han comentado los dirigentes de este país.

Pero no es la única ciudad que ha puesto en marcha este tipo de medidas. Hamburgo, la segunda más poblada de Alemania eliminará los coches del centro en 2034, Londres quiere que en 2020 sólo circulen por el downtown,y París tiene intención de prohibir, también en 2020, circular a los vehículos diésel fabricados antes de 2011. ¿Serán posibles estas medidas también en las ciudades españolas?

  • Este comentario ha sido eliminado por solicitud de su autor

    Responder
  • Teniendo en cuenta que donde vivo, Cuenca, la gente se mueve en coche para ir a un lugar de ocio a tomar algo, que está a 10 o 15 minutos andando, veo imposible que se de esto en ciudades como Madrid o Barcelona. No lo veo ni para el año 2100. Al contrario, cada vez veo más una sociedad apoltronada, con cada vez más problemas de salud por su sedentarismo y sus malos hábitos alimenticios importados del otro lado del charco.

    Responder
  • Este comentario ha sido eliminado por solicitud de su autor

    Responder
  • Por supuesto que se puede Enrique, pero hay demasiados intereses económicos en juego y demasiada gente poderosa por encima nuestro. Coches eléctricos, de combustión por agua y por Hidrógeno, se podían haber comenzado a producir hace tiempo si no hubiesen existido esos intereses de las grandes empresas petrolíferas. Coches con placas solares que se moviesen por energía solar, ayudada de energía eléctrica previamente cargada en el vehículo. Es más, si a un vehículo le pusiesemos unas helices de tal forma que por el movimento del propio vehículo estuvieses generando el movimiento de las hélices y estas generasen más energía electrica conseguirías mover un coche sin ningún combustible originario del petróleo, pero…no interesa.

    Responder