Secciones

Actualidad Ciudades bajo el mar: así serán si no se detiene el calentamiento global

El calentamiento global afectará de manera directa a las ciudades en las que vive más de la mitad de la población mundial

VÍDEO: ¿QUÉ ES EL CALENTAMIENTO GLOBAL?


El calentamiento global influirá en todas las ciudades del mundo. La ONU ha lanzado la voz de alarma: si las emisiones de CO2 siguen al mismo nivel, el Acuerdo de París de 2015, en el que 195 países se comprometieron a limitar el aumento de la temperatura global a un máximo de 2ºC , será papel mojado.

El mundo podría sufrir un aumento de las temperaturas de tres grados. Este calentamiento global además actuará de manera más directa a las ciudades en las que se concentra el mayor número de habitantes del mundo.

La organización de científico de Climate Central, en colaboración con el diario “The Guardian” han intentado concienciar de manera visual sobre este preocupante suceso. ” La subida del nivel del mar significa más inundaciones y eso está ocurriendo hoy, tiempo antes de que llegue la inmersión total” señala Ben Strauss, jefe del proyecto.

Shanghai, tras el calentamiento global

Shanghai es una de las ciudades más vulnerables a las inundaciones producidas por el calentamiento global. Según las estimaciones de Climate Central, hasta 17,5 millones de personas podrían verse desplazadas si aumentasen las temperaturas 3 grados.

A pesar de los esfuerzos que el epicentro de la economía china hace para protegerse de las inundaciones, la ciudad quedaría bajo el agua.

Según las proyecciones del Scott Polar Research Institute de Cambridge decenas de ciudades costeras podrían sufrir un aumento del nivel del mar de hasta dos metros. Más de 275 millones de personas podrían verse obligadas a desplazarse como consecuencia de las inundaciones. El deshielo causado por el calentamiento global afectaría muy especialmente a las grandes metrópolis del sureste asiático y a las costas superpobladas de Australia y Norteamérica.

Londres, tras el calentamiento global

Londres tampoco está suficientemente protegida contra las inundaciones. El Parlamento de Westminer, la Torre de Londres y el distrito financiero de Canary Wharf son zonas de riesgo. El hipotético caso del aumento de las temperaturas 3 grados podría tener un efecto devastador. El agua podría llegar hasta prácticamente las puertas de Cambridge y Peterborough. 

Una de las conversaciones más importantes sobre el clima mundial tendrá lugar en París en diciembre. Las decisiones que se tomen pueden tener una fuerte influencia sobre cuál de los escenarios presentados en las imágenes es más probable.

Río de Janeiro, tras el calentamiento global

Con un calentamiento de 3 grados, la mayor parte de la estructura construida para los Juegos Olímpicos quedarían hundida. Ante esto, la universidad federal ha elaborado un “plan de adaptación al cambio climático” pero de momento son sólo medidas teóricas.

Nueva York, tras el calentamiento global 

Con el huracán Sandy de 2012 Nueva York ya vio el apocalipsis acuático de la Gran Manzana. Más de 40 personas fallecieron por el paso del huracán de categoría 1. Con la inundación parcial de Wall Street y las obras del World Trade Center se cambio por completo la percepción de cambio climático.

El ex alcalde de Nueva York, Michael Bloomberg recalcaba que “La meta es lograr que las temperaturas no aumenten más de dos grados y que se queden incluso por debajo. Y la responsabilidad de las ciudades es fundamental en ese empeño. Necesitamos ciudades campeonas que marquen el camino e inspiren el cambio profundo que necesitamos”.

Sidney, tras el calentamiento global

Australia tampoco se libra de las consecuencias del cambio climático. La pregunta no es si ocurrirá, sino cuándo llegaremos a los dos metros si persiste el nivel actual de emisiones“, advierte el profesor John Church, de la Universidad del Nuevo Sur de Gales.

España, tras el calentamiento global

Las ciudades costeras españolas también sufrirían las consecuencias del aumento de la temperatura. Desde las andaluzas Cádiz o Málaga hasta San Sebastián, Bilbao, Gijón, Valencia o Barcelona, todas se enfrentarían a complicados escenarios.

Además, el Climate Central destaca las consecuencias que tendrían en la capital del país. Madrid figura como la cuarta ciudad del mundo entre las que sufrirían mayores consecuencias con el aumento de las temperaturas.

Las singularidades geográficas de Madrid sumadas a la alta contaminación podrían amplificar el efecto “isla de calor” y propiciar el aumento de las temperaturas en verano de 4.3 a 8 grados.