Secciones

Cambio Climático Cambio climático, Filomena y temporales extremos: ¿tienen relación?

¿Qué clase de relación existe entre el cambio climático, la borrasca Filomena y esta clase de fenómenos adversos?

La borrasca Filomena nos ha traído un temporal invernal, con la nieve como protagonista, sin precedentes en nuestro país. A las nevadas, se les sucede esta semana un episodio de frío gélido con la primera ola de frío del 2021, que promete también batir récords de temperaturas mínimas.

Con este escenario, muchos se han lanzado a preguntar en redes sociales durante estos días qué papel juega el cambio climático en estos fenómenos meteorológicos tan adversos. «Si hay cambio climático con un calentamiento progresivo de las temperaturas, ¿por qué tenemos estos temporales invernales tan fuertes».

Imágenes de la nevada de Madrid del 9 de enero de 2021.

Mar Gómez, responsable de Meteorología de Eltiempo.es, responde a esta y otras dudas sobre la relación entre el cambio climático, Filomena y os fenómenos adversos.

«El cambio climático no está reñido con este tipo de situaciones y no se puede negar que el cambio climático no exista por haberse dado esta situación de nevadas excepcionales y temperaturas muy gélidas», señala.

Nada impide de momento que tengamos puntualmente episodios importantes de nevadas o inclusos inviernos rigurosos, pero la tendencia general se mantiene de aumento de temperaturas

Todavía no podemos confirmar si este episodio de enero 2021 está directamente relacionado con el cambio climático, ya que son necesarios un gran número de estudios de atribución realizados por organismos científicos.

«Pero lo que sí sabemos es que el cambio climático continúa su curso y que el aumento de la temperatura media global puede tener efectos en la dinámica atmosférica», destaca Gómez.

La influencia de la corriente en chorro

Por ejemplo, existen algunos estudios que nos muestran que el aumento de la temperatura puede influir en la corriente en chorro (corrientes de aire que tenemos en capas más altas de la atmósfera y que separan el aire frío del polo del cálido del subtrópico en nuestro caso) y que estas se ondulen más.

Cómo se comporte esa corriente condiciona la meteorología y todo lo que ella implica (inundaciones, sequías, olas de calor, períodos fríos, rendimiento de cultivos, aumento del nivel del mar …) en muchos países.

La teoría más aceptada que relaciona las variaciones de la corriente en chorro y el cambio climático señala que el aumento térmico, especialmente en el Ártico en comparación con los trópicos, está haciendo que dicha corriente se desacelere y se vuelva más ondulada.

Eso implica que podemos tener incursiones de aire frío más severas en invierno, pero también olas de calor más intensas y prolongadas durante el verano.E s decir, al ondularse más pueden propiciar entradas puntuales muy frías.

Otras teorías basadas en cálculos de Modelos de Circulación Global (GCM) apuntan en la dirección opuesta. La conocida Met Office británica, predice que el cambio climático hará que la corriente en chorro no solo se fortalezca, sino que también se desplace lentamente hacia los polos.

Si esto sucediera, el clima en gran parte de Europa, incluidos los países del norte, sería más suave y húmedo durante los meses de invierno. Sin embargo, los veranos podrían estar marcados por condiciones meteorológicas más secas y cálidas en algunos países.

Diferencia entre clima y tiempo: fundamental para entender esta relación

Para poder entender el hecho de que no se deben mezclar conceptos como meteorología y cambio climático hay que diferenciar clima y tiempo. «A mí me gusta decir que el clima es como nuestra personalidad (más robusto en el tiempo) y el tiempo meteorológico el humor, que fluctúa cada día», destaca Mar Gómez.

Porque tengamos una tendencia de calentamiento no implica que no tengamos situaciones puntuales en las que haya eventos de este tipo. Nada impide de momento que tengamos puntualmente episodios importantes de nevadas o inclusos inviernos rigurosos, pero la tendencia general se mantiene de aumento de temperaturas.

«Lo que cuenta es la tendencia y apunta al alza en temperaturas, aunque estos días veamos lo contrario. En el caso de Madrid ahora nieva menos que antes, pero puede seguir haciéndolo», agrega..