Secciones

Consejos Calefacción ecológica y otras ideas para ahorrar en tu factura

Estos son los sistemas de calefacción ecológica más económicos y utilizados para ahorrar en la factura de la luz o el gas

Cuando llega el invierno la factura de electricidad se dispara, y es que calentar una casa no es precisamente barato. De hecho, la mitad de la energía que gasta una familia va destinada a calentar la casa en invierno. Aunque hay trucos para calentar la casa sin calefacción, por poco dinero podemos instalar una calefacción ecológica.

Los sistemas de calefacción tradicionales necesitan el uso de la energía eléctrica, gas o carbón, algo que llega a resultar caro. Por lo tanto, lo mejor es aprovechar al máximo el calor generado para permitir irradación uniforme, y una de las mejores formas es a través de energías renovables del medio ambiente. Estos son algunos de los sistemas de calefacción ecológica más económicos y utilizados.

SUELO RADIANTE

Ya sea mediante la instalación eléctrica, de hilo o folio radiante, o mediante el tubo de agua, el suelo radiante eléctrico es una buena forma de calentar nuestro hogar. Aunque su instalación puede considerarse más complicada y requiere una gran inversión inicial (mayor por ejemplo que para un sistema de calefacción por radiadores) muy pronto empezaremos a percibir su utilidad dado que es uno de los sistemas más eficientes, por lo que la factura será menor.

Lo mejor es aprovechar al máximo el calor generado para permitir irradación uniforme

Al combinarla con otros sistemas de calefacción eficiente, como con una bomba de calor, se puede utilizar en verano para tener el suelo fresquito. Es el sistema más saludable y es el que recomienda la Organización Mundial de la Salud (OMS). Existe otra variante que sería el techo radiante, que basándose en el mismo principio, evita la estratificación ahorrando hasta un 46% más que el resto de los sistemas.

CALDERAS Y ESTUFAS DE BIOMASA

Por su fácil instalación las calderas y estufas de biomasa son una buena alternativa a las chimeneas tradicionales. Los aparatos van desde poco menos de 1.000 € hasta los 4.000 € pero los sacos de “pellets” de unos 15 kg apenas rondan los 4 euros.

En España tenemos una gran ventaja y es que disponemos de “pellets” naturales como las cáscaras de almendra o los huesos de las aceitunas. Los expertos coinciden en que todavía hay mucho desconocimiento sobre la biomasa y que en España apenas se utiliza.

PANELES SOLARES Y FOTOVOLTAICOS

Los paneles solares proveen el agua caliente para los suelos radiantes hidráulicos y los fotovoltaicos suministran la energía necesaria para el suelo radiante, tanto de tipo eléctrico como de tipo hidráulico, así como para cualquier otro tipo de calefacción o climatización que la requiera.

Su instalación supone una inversión para cualquier individuo, pero en pocos años, alrededor de 5-6, esta inversión monetaria de su compra y puesta en marcha se recupera.

España es uno de los países de Europa que más horas de sol recibe y además es pionero en I+D en el aprovechamiento de la energía solar. Es por esto que deberíamos plantearnos el hacer un mayor uso de esta fuente renovable tanto para obtener energía solar fotovoltaica como para la termosolar.

VÍDEO RELACIONADO: CALEFACCIÓN CASERA CON MACETAS

  • Este comentario ha sido eliminado por solicitud de su autor

    Responder
  • Este comentario ha sido eliminado por solicitud de su autor

    Responder
  • Este comentario ha sido eliminado por solicitud de su autor

    Responder