Secciones

¿Sabías que...? Calamares gigantes: ¿Por qué se acercan a la costa?

Los calamares gigantes son más habituales en España de lo que pensamos, sin embargo, se tienen muy pocas imágenes. ¿Por qué?

Hace unos días los vecinos de la localidad de Llanes (Asturias), se llevaron una sorpresa al aparecer un calamar gigante muerto en la playa. Con alrededor de 5 metros de largo, el cefalópodo pudo llegar a la costa arrastrado por las corrientes y es que suelen vivir a más de 1000 metros de profundidad.

No es la primera vez que ocurre esto en una playa española y de vez en cuando aparecen calamares gigantes junto a la costa. Sin embargo, ¿es habitual verlos? ¿pueden llegar a ser peligrosos?

Los calamares gigantes son más habituales en las costas españolas de lo que pensamos, sin embargo, al vivir en las profundidades, a más de 1.000 metros de la superficie, es casi imposible hallarlos. Asturias es uno de los sitios donde se producen más capturas de todo el mundo.

Asturias, paraíso para los calamares gigantes

Esto es debido a que las costas de localidades como Llanes cuentan con cañones submarinos, cortando perpendicularmente la costa y descendiendo desde los 200 a los 3.000 metros. Estos cambios bruscos de profundidad les sirven a estos animales para protegerse de sus atacantes y alimentarse de la abundante población.

Los calamares gigantes han tenido siempre tanta fama en Asturias que incluso en el pueblo costero de Luarca existía un museo dedicado al calamar gigante, aunque en 2014 fue destruido por un temporal.

De gran tamaño pero inofensivos

A pesar de que estos cefalópodos asustan por su gran tamaño, se trata de un animal inofensivo. Su longitud puede llegar a los 18 metros y su peso alcanzaría entre los 230 y los 250 kilos. Se estima que hay cerca de una docena de especies de calamares gigantes, aunque algunos científicos aseguran que solo hay una, el Architeuthis dux.

Este misterioso animal vive en las profundidades a más de 1.000 metros, algo que dificulta grabarlos vivos

A pesar de su tamaño, el peso es considerablemente bajo a diferencia de otros animales similares. Al ser invertebrados no tienen esqueleto, y gran parte de su cuerpo está formado por una bolsa de fluidos.

Una de las curiosidades más sorprendentes de estos animales es su dificultad para filmarlos e incluso capturarlos vivos. Viven en las profundidades y cuando ascienden mueren al no soportar temperaturas superiores a los 6 grados centígrados. Por eso hay todavía muchas incógnitas sobre estos cefalópodos, como la edad que pueden llegar a alcanzar.

Sí que se saben las razones por las que suben a la superficie. Normalmente es por estar malheridos al ser atacados por un depredador, siendo el cachalote su principal amenaza. También en ocasiones son capturados por las redes de pesqueros de arrastre, aunque al ser tóxico y no apto para el consumo humano, vuelve a ser arrojado al mar.

VIDEO. MEDUSAS: LAS MÁS FRECUENTES EN ESPAÑA