Secciones

Cambio Climático, Sostenibilidad Buenos propósitos 2021: pensar más en el medio ambiente. Por dónde empezar

Listado de acciones y actividades para llevar un estilo de vida más saludable y respetuoso con la naturaleza y el medio ambiente. 

El nuevo año que comienza en solo unas horas también puede ser el inicio de un cambio en el modelo de vida hacia un mayor cuidado del medio ambiente y el respeto por la naturaleza. Una metamorfosis que puede comenzar con pequeñas acciones del día a día que, gota a gota y grano a grano, ayudan a construir un mundo mucho más sostenible. 

propositos-ambientales-2021

Por ello, desde Eltiempo.es te ofrecemos un listado de pequeños propósitos hasta grandes actividades con las que adoptar comportamientos medioambientales que ayuden a combatir el cambio climático, reducir la contaminación y proteger nuestro patrimonio natural. 

Evitar el desperdicio de alimentos

La primera propuesta es tan sencilla como evitar el despilfarro de comida y el desperdicio de los alimentos. Algo tan sencillo como una buena planificación a la hora de comprar y cocinar puede marcar la diferencia entre tirar comida y gastar dinero o ahorrar costes. 

En este sentido, elaborar un menú semanal en relación a las personas que van a estar en casa o fijarse en las fechas de caducidad de los productos es muy importante para evitar el desperdicio de alimentos. De todos modos, si por algún motivo, ha sobrado comida, se puede congelar para consumirla en otra ocasión y así evitar tirarla. 

Con estas pequeñas acciones, se ahorra dinero, tiempo, emisiones de gases de efecto de carbono y se ayuda en la lucha contra el cambio climático a través de nuestra cesta de la compra. 

Reducir el consumo de plásticos 

Otra de las maneras más sencillas y efectivas para lograr estos objetivos es intentar reducir el consumo de plásticos, especialmente aquellos de un solo uso o envoltorios.

Por ejemplo, cada vez es más frecuente que en tiendas y supermercados se pueda llevar envases de casa, de vidrio, metal o plástico reutilizable, para generar menos residuos. Además, también se puede optar por utilizar una botella de silicona para rellenarla y sustituir las pajitas de plástico por otras de otros materiales. 

Usa bolsas compostables y reutilizables

A partir del año 2021, según la normativa europea que entra en vigor el 1 de enero, se prohíbe la entrega a las personas consumidoras, en los puntos de venta de bienes o productos, de bolsas de plástico fragmentable. Además, las bolsas de plástico de espesor igual o superior a 50 micras contendrán un porcentaje mínimo del 50 % de plástico reciclado.

Ante esta medida, otra buena medida de cuidar el medio ambiente es optar por guardar las bolsas en casa y llevarlas cada vez que se acuda a hacer la compra. Con este gesto tan sencillo, se ahorra dinero y se reducen los residuos plásticos. 

Otra de las opciones es recurrir a bolsas de tela, de algodón o de otros materiales como el nylon e incluso el propio plástico, pero al ser reutilizables se minimiza su impacto ambiental. Asimismo, recurrir a bolsas compostables, fabricadas de fécula vegetal, cada vez es más habitual para guardar la fruta o las verduras en el trayecto de la tienda a casa. 

Mejorar el reciclaje 

Aunque en los últimos años se ha incrementado de forma notable el número de personas que reciclan en sus hogares, todavía queda mucho camino por andar. En este sentido, tomar medidas a la hora de reciclar y concienciarse sobre la importancia de depositar los residuos es una de las decisiones más importantes para ayudar al medio ambiente. 

El mejor método y más sencillo es utilizar diferentes bolsas o cubos en casa. Estos pueden ser de distintos colores o con carteles identificativos. De este modo, al establecer una rutina por parte de todos los miembros de la familia, reciclar correctamente será una tarea natural.

No obstante, no hay que olvidar que no solo hay que diferenciarlo en casa, también hay que depositarla en el contenedor correspondiente para que todos estos materiales y residuos puedan tener una nueva vida para aquellos que puedan reciclarse. 

Opta por movilidad sostenible

Este 2021 apuesta por la movilidad sostenible. Los medios de transporte privados, especialmente el coche, son una de las principales fuentes de contaminación y gases de efecto invernadero por lo que intentar minimizar su uso ayudará de forma directa a cuidar el medio ambiente.  En este aspecto, una buena opción puede ser caminar o ir en bici en los trayectos cortos y en los más largos, recurrir al transporte público. Así, además de reducir las emisiones de gases también se mejora la condición física. 

Si por cualquier motivo, finalmente se ha de coger el coche, otra opción es compartir vehículo con personas que realicen el mismo trayecto e incluso optar por vehículos eléctricos o híbridos. 

VÍDEO: ALTERNATIVAS PARA MOVERTE DE FORMA SOSTENIBLE

Reducir el consumo de energía 

El cambio de año puede ser un buen momento para reducir el consumo de energía, no solo con un gasto más optimizado de la electricidad, también de manera más eficiente. Por ejemplo, invertir en energías renovables como paneles solares, en bombillas led o en electrodomésticos de consumo eficiente, supondrá un coste inicial, pero a la larga se reduce el gasto de energía de forma notable. 

En este sentido, también puede ser un buen momento para optar por realizar un buen aislamiento de la vivienda en ventanas, puertas y muros. Con un buen aislamiento, la temperatura de la casa se mantendrá más estable durante todo el año y se reducen los gastos de calefacción y aire acondicionado. 

VÍDEO: POR QUÉ ES TAN IMPORTANTE AHORRAR ENERGÍA EN CASA

Reduce tu huella de carbono

Cada actividad que se realiza deja una huella de carbono, desde el uso de un secador de ropa, hasta el consumo de alimentos de otros continentes, de carne o consumismo compulsivo. Sin embargo, reduciendo el uso de estos aparatos y alimentos se ayuda a reducir la huella de carbono. 

Por otro lado, también puede reducir este indicador con la participación en programas o iniciativas que capturen carbono como la reforestación de los bosques y otras iniciativas solidarias de las que hay cientos en todo el mundo. 

Programas de conservación de la naturaleza

Una acción que requiere algo más de esfuerzo pero que puede resultar mucho más satisfactoria a nivel personal y emocional es la participación en proyectos de protección y conservación de la naturaleza. 

Recogida-Basura_carretilla-la-graciosa-plasticos-canarias-wwf-adena

Colaborar en iniciativas que fomenten la sostenibilidad y produzcan un impacto positivo para el medio ambiente, como ser voluntario en alguna entidad ecológica o ser socio de asociaciones que aporten su granito de arena con pequeñas acciones que fomenten la protección de la biodiversidad o la educación ambiental, son maneras más proactivas de cuidar el medio ambiente que también te ayudarán a conocer gente con inquietudes similares por la protección del planeta y el respeto a la naturaleza. 

Mayor implicación con el medio ambiente 

En la misma línea que la propuesta anterior, en los pueblos y ciudades cada vez es más habitual que se realicen batidas colectivas para recoger residuos en los entornos y enclaves de los espacios urbanos.

Unas actividades que sirvan para educar sobre la importancia de cuidar el planeta, no consumir masivamente y crear un sentimiento de comunidad que favorece a la economía circular, uno de los objetivos de la Agenda 2030. 

Potenciar el comercio local y de proximidad

Por último, una de las acciones más sencillas, pero a la vez más difíciles de conseguir es optar por el comercio local y de proximidad ya que supone cambiar los hábitos de consumo de grandes superficies o en portales de internet. Algo muy instaurado en la sociedad actual. 

Adquirir productos de kilómetro cero es una opción más sostenible y que ayuda a la economía local de la región y es sin duda la mejor opción para comprar productos de temporada. Del mismo modo, consumir en este tipo de establecimientos es potenciar el municipio de residencia y contribuye al bienestar y progreso económico del entorno más próximo.

Además, en las tiendas de comercio local y proximidad es mucho más frecuente el trato directo con el cliente y ofrecen muchas más facilidades para acudir con túper, tarros o bolsas reutilizables para hacer la compra. Con ello, son una de las mejores opciones a la hora de realizar una compra responsable con el planeta y que suelen tener un compromiso más arraigado con el medio ambiente siendo más sostenibles, reduciendo la contaminación ambiental que producen las grandes superficies.