Secciones

Actualidad Ir en bicicleta al trabajo puede ser la clave de la felicidad

El ejercicio físico tiene múltiples beneficios físicos pero también puede mejorar el estado de ánimo en una tarea tan rutinaria como acudir al trabajo.

Son solo las ocho de la mañana y la ciudad ya ruge. Los coches, autobuses y motocicletas colapsan las calles principales en plena hora punta. Y también bicicletas, cada vez con mayor frecuencia.

Una opción que no solo es más saludable por el ejercicio físico que se realiza sino que puede ser un factor que influye en nuestro estado de ánimo de manera positiva, ya que el medio de transporte en el que nos movemos diariamente nos afecta emocionalmente.

Según un estudio elaborado por la Universidad de Clemson en EE.UU, las personas que utilizan de manera frecuente la bicicleta, como en trayectos para acudir al trabajo, están de mejor humor y son más felices que aquellos que utilizan otros medios de transporte como el vehículo privado, el metro o el autobús.

“Las personas que montan en bicicleta tienen mejor humor en comparación con aquellas que utilizan otro transporte”, explica Eric Morris, autor principal del estudio y profesor asistente en el departamento de planificación, desarrollo y preservación de la Universidad de Clemson.  “Los ciclistas son generalmente más jóvenes y físicamente sanos, que son rasgos que las personas más felices suelen tener”, detalla Morris.

“Comprender la relación entre cómo viajamos y cómo nos sentimos ofrece una idea de cómo mejorar los servicios de transporte”

Este estudio comparó, mediante una encuesta en más de 13.000 personas, las emociones como la felicidad, el dolor, el estrés, la tristeza y la fatiga que presentan los usuarios en función del medio de transporte en el que se trasladan.

Felicidad por medio de transporte

Después de los ciclistas, los siguientes más felices son los pasajeros del automóvil y luego los conductores de automóviles. “Los usuarios de autobuses y trenes experimentan las emociones más negativas, aunque una pequeña parte de esto se puede atribuir al hecho de que el transporte público se utiliza desproporcionadamente para ir y volver del trabajo”, señalan los autores del estudio.

Además de los beneficios demostrados del ejercicio físico, este trabajo muestra que el estado de ánimo de las personas se puede ver afectado en algo tan cotidiano como el medio de transporte en el que se traslada y sus resultados pueden servir para mejorar las características, frecuencias y diseño de las redes de transporte.

“Los usuarios de autobuses y trenes experimentan las emociones más negativas”

“Comprender la relación entre cómo viajamos y cómo nos sentimos ofrece una idea de cómo mejorar los servicios de transporte existentes, priorizando las inversiones y teorizando y modelando los costos y beneficios de los viajes”, defiende Morris.

Trabajos anteriores ponen en valor únicamente variables el ahorro del tiempo en el trayecto o el coste del mismo. Sin embargo este trabajo pretende vincular la emoción con este modelo.

“Los medios de transporte son solo eso, un medio para un fin, debemos tener en cuenta cómo podemos hacer felices a la gente”, describe en el sentido de diseño de las redes de transporte.