Secciones

Actualidad Un asteroide tan grande como el Teide ‘se acerca’ a La Tierra

El asteroide Florence ‘potencialmente peligroso’ se acerca el 1 de septiembre a La Tierra sin suponer ningún riesgo

Estamos ante el paso de un asteroide ‘de los grandes’. Su nombre 3122 Florence. En el mastodóntico ranking de asteroides conocidos ocupa el cuarto lugar en relación a su tamaño.

El asteroide más grande del que tenemos noticias es el 1999 JM8 (nombre provisional), que tiene un diámetro de unos 7 kilómetros (casi un Everest viajando por el espacio). La medalla de plata la tiene 4183 Cuno que presenta un diámetro de 5,6 kilómetros y el bronce le cae a 3200 Phaeton (5,1 kilómetros de diámetro).

El asteroide 3122 Florence, que se acercará este 1 de septiembre a La Tierra, tiene 4,4 kilómetros de diámetro. Estaríamos ante una “piedra” más grande que nuestro Teide y solo un poco más pequeña que el Mont Blanc.

El asteroide 3122 Florence tiene un tamaño mayor que el Teide

Con este descomunal tamaño y conocida su trayectoria, Florence forma parte de los PHA (siglas de Potentially Hazardous Asteroid), o Asteroides Potencialmente Peligrosos. Actualmente esta lista negra está compuesta por casi 1800 asteroides, de los que 157 superan el kilómetro de diámetro.

La trayectoria del asteroide Florence

Este asteroide órbita alrededor del Sol a una distancia que oscila entre 1 y 2,5 UA (Unidades Astronómicas, distancia Tierra-Sol), tarda 859 días en completar una vuelta y su órbita presenta una excentricidad de 0,42 (orbita bastante elíptica) y una inclinación frente al plano de la eclíptica de 22º.

Es decir, no es nada fácil que la trayectoria de Florence y la de La Tierra coincidan, de hecho, la última vez que nos cruzamos fue el 29 de agosto de 1930 y no volveremos a encontrarnos hasta el 1 de septiembre de 2057.

Además, aunque astronómicamente Florence pase bastante cerca de La Tierra, y esta vez lo hará a solo 0,047 UA, en unidades más humanas el 1 de septiembre nos pasará “rozando” a unos siete millones de kilómetros, o a unas 18 veces la distancia Tierra-Luna. Por lo que no se espera que suponga ningún riesgo.

Si es cierto que en el último milenio es una de las veces que más cerca estaremos de Florence. Tan solo se nos acercó más el 31 de agosto de 1890, pasando a 0,045 UA (6,7 millones de kilómetros).

El 1 de septiembre nos pasará “rozando” a unos siete millones de kilómetros, 18 veces la distancia Tierra-Luna

Y estar tan cerca de él nos va a permitir saber más cosas de Florence. Podremos obtener imágenes de radar de alta resolución que revelaran características superficiales de tan solo unos 10 metros. Un mapeado 3D de Florence está a nuestro alcance.

Con su paso cerca de la Tierra, podremos verificar además si Florence es un sistema binario cercano, o incluso si puede tener una pequeña luna girando a su alrededor. Y es que, tras sesudas observaciones del brillo de Florence, los astrónomos concluyen que la forma de este asteroide no debe de ser demasiado alargada y que su periodo de rotación sobre si mismo es de 2,36 horas.

El 60% de los objetos que cumplen estas características son sistemas binarios, así que las miradas están puestas en la investigación en torno a la existencia o no de la luna de Florence. Además, hay algunas mediciones que señalan un posible segundo periodo de 10,4 h, lo que aumenta las posibilidades de que Florence tenga un satélite que lo orbite.

¿Podremos ver desde la Tierra al asteroide?

Quizás la pregunta más interesante para el gran público sea: ¿podremos ver a Florence surcar nuestros cielos nocturnos? La respuesta es un «sí» (entre comillas).

A favor tenemos que Florence es el más luminoso de entre los grandes asteroides conocidos y que en el momento en que esté más cerca de la Tierra su aparente magnitud visual será de +9, eso quiere decir que aún está por debajo del límite para poder ser observado con binoculares.

En contra contamos con que Florence no se mueve demasiado deprisa, apenas avanza unos 14 kilómetros por segundo (nuestra Tierra se desplaza a casi 30 kilómetros por segundo). También juega en contra esos más de 7 millones de kilómetros que nos separan de Florence.

Así que, si somos observadores bastante expertos, nos situamos cómodos, miramos en la dirección adecuada (Florence ira atravesando progresivamente las constelaciones de Piscis Australis, Capricornio, Acuario y Delphinus) y tenemos la paciencia de esperar entre 5 y 10 minutos para ver un ligero desplazamiento de un puntito en el cielo, estaremos observando el casi imperceptible movimiento de Florence.

También es posible asomarse tras el hombro de los astrónomos y asistir a una retransmisión online en directo de la observación de Florence llevada a cabo desde el VIRTUAL TELESCOPE PROJECT. La emisión se llevará a cabo desde las 19:30 UTC del 31 de agosto 2017. Los curiosos estaremos atentos.

Y acabaré el post recordando como el 2 de marzo de 1981 Schelte J. Bus (reconocido astrónomo americano), descubrió desde el Siding Spring Observatory (Australia) un nuevo asteroide. No lo bautizó con su nombre o apellidos, sino que lo llamó Florence en honor a la considerada fundadora de la enfermería moderna, Florence Nightingale, cuya biografía es simplemente apasionante. Buen detalle del bueno de Schelte.

VÍDEO: ¿QUÉ PASARÍA SI UN METEORITO CHOCARA CONTRA LA TIERRA?