Secciones

Actualidad Así puede afectar a tu salud los vaivenes en el tiempo de la primavera

Las condiciones meteorológicas y climáticas de la primavera, una de ciertos fenómenos, repercuten en la salud de muchas personas. 

La primavera es la estación del año que se caracteriza por una gran presencia de fenómenos meteorológicos, como tormentas, fuertes vientos, lluvias, altas temperaturas o incluso heladas, que pueden repercutir de forma considerable en la salud de las personas. 

Problemas de salud como la alergia y los resfriados son frecuentes en este periodo, pero no son los únicos. Las condiciones ambientales de la primavera también pueden afectar a la piel e incluso al estado de ánimo. 

Astenia primaveral

La primavera es una época de transición hacia el verano por lo que las condiciones que se producen provocan que el cuerpo tenga que adaptarse a los cambios meteorológicos y ambientales. Esta adaptación, con un incremento muy importante de las horas de luz, de calor y de otros factores. 

astenia-primaveral-sintomas

Estos cambios pueden derivar en un trastorno exclusivo de esta época del año como es la astenia primaveral. Este tipo de cuadro se caracteriza por la presencia de fatiga, cansancio, dolores musculares o ansiedad, pero también puede conllevar cuadros de fiebre, tristeza repentina sin motivo aparente y cambios de humor bruscos. Según los expertos se estima que la astenia primaveral puede afectar a una de cada y que suele ir remitiendo poco a poco.

Posibles resfriados 

Además, hay que tener en cuenta que la gran amplitud térmica durante la noche y el día y los cambios bruscos de temperatura es un común en esta época del año. Esta situación puede facilitar el desarrollo de ciertas enfermedades como los resfriados o constipados. Por ejemplo, en algunas ocasiones, en los días despejados en los que hace calor al mediodía y frío durante la madrugada esta diferencia térmica puede ser de 20 grados en el interior de España. 

“Durante la primavera la atmósfera realiza una transición del invierno al verano, por lo que España se ve constantemente por masas de aire muy distintas frías/cálidas por lo que se pueden producir cambios bruscos de temperatura de un día para otro”, explica Irene Santa, meteoróloga de Eltiempo.es. 

Del mismo modo, fenómenos como las tormentas, que provocan cambios en 3 variables distintas como son la bajada repentina de la temperatura, el aumento brusco de la humedad relativa y el descenso de la presión atmosférica también puede provocar que nuestro cuerpo pueda resentirse ante un cambio repentino de las condiciones.

Problemas en la piel 

La primera, especialmente a partir de la segunda mitad, se caracteriza por un incremento de las temperaturas de cara al verano. Por ello, a pesar de la humedad que, traída por las lluvias, el calor es un factor muy importante que puede favorecer la aparición de problemas en la piel. 

problemas-piel-primavera

En esta estación, muchas personas sufren un aumento de la sensibilidad cutánea y es frecuente que aparezcan problemas de sequedad o descamación de la piel e incluso dermatitis derivada de las alergias. 

Alergia

Otra de las situaciones que tiene una importante afección a la salud de muchas personas es la alergia, especialmente a plantas como las gramíneas. De hecho, la primavera es el periodo de máxima polinización y floración de las plantas lo que afecta a más de 8 millones de personas alérgicas en España. 

Las elevadas temperaturas han aumentado los niveles de alergia y la situación de anticiclón evita la dispersión de la contaminación.
Las elevadas temperaturas han aumentado los niveles de alergia y la situación de anticiclón evita la dispersión de la contaminación.

En este sentido, durante esta época del año también pueden producirse fenómenos como el asma por tormenta. Este tipo de cuadro puede agravar los síntomas de la alergia por las condiciones ambientales que se producen durante este tipo de eventos que pueden requerir asistencia sanitaria urgente. 

Del mismo modo, en los momentos previos a las tormentas primaverales, las condiciones meteorológicas, de bajas presiones y viento, favorecen un mayor movimiento de los pólenes en el ambiente lo que aumenta los índices polínicos por lo que la alergia puede ser más intensa.  Es más, debido a este tipo de respuesta de los alérgicos, algunos pacientes son capaces de predecir si va a llover o se avecina tormenta. 

En la sección de Polen de Eltiempo.es puede consultar los índices polínicos de todas las provincias y el tipo de polen que afecta a cada área.