Secciones

¿Sabías que...? Así es como el pollo frito puede ayudar a salvar el planeta

Un estudio señala que ácidos grasos liberados al aire fruto de las cocciones ayudan a la formación de nubes

Si alguna vez te sientes culpable por consumir alimentos grasos, consideres esto: es posible que estés ayudando a frenar el cambio climático, aunque de una manera pequeña.

Un nuevo estudio publicado en la revista Nature sugiere que los ácidos grasos liberados en el aire provenientes de los frigoríficos ayudan a formar nubes que refrescan el ambiente.

“Las grasas de la cocina pueden afectar el clima más de lo que se pensaba”, señalan en un comunicado los investigadores de la Universidad de Reading del Reino Unido, una de las universidades involucradas en el estudio.

“Los científicos demostraron por primera vez que las moléculas de ácidos grasos emitidas durante la cocción pueden formar espontáneamente estructuras tridimensionales complejas en gotas de aerosoles atmosféricos“. agregan.

Los investigadores dicen que las moléculas de ácido graso persisten por más tiempo, lo que les permite viajar más lejos en la atmósfera y ayudar con la formación de nubes.

Aún así, los científicos señalan rápidamente que cocinar alimentos grasos no es la forma de salvar el planeta.

“No estoy diciendo que deberíamos cocinar más carne para resolver el calentamiento global, porque obviamente hay otras implicaciones de la cocción de carne que podrían tener un impacto negativo”, señaló el autor principal, el Dr. Christian Pfrang, de la Universidad de Reading a través de la cadena CNN.

“La fritura obviamente tiene muchas implicaciones, y es muy probable que el impacto negativo sobre la salud humana de los alimentos con alto contenido de grasa supere ampliamente cualquier beneficio potencial que lo que estos ácidos grasos puedan tener en la formación y enfriamiento de las nubes”.

El Dr. Pfrang hace hincapié además en que los resultados provienen sólo hasta el momento de las pruebas de laboratorio y, además, se requiere una investigación de la implicación en la vida real.

“Parece que ciertas moléculas pueden sobrevivir mucho más tiempo en la atmósfera de lo que se pensaba”, dijo el Dr. Pfrang. “Por lo tanto, se necesita con urgencia que se realice más investigación en esta área”, agregó.

  • En serio que participando en la creación de granjas industriales de pollo donde se dan de comer ingentes cantidades de maiz trasgénico y antibióticos a cascoporro beneficio al planeta? Eso por no hablar de enfermedad, tortura y agonía que los animales tienen que soportar. Seamos un poco más serios señores. La sostenibilidad del planeta no viene por freir el pollo.

    Responder
  • He visto esta noticia pasando por refilón por Libertad Digital (medio de rigor científico nulo debido a la ansia extrema por perseguir la libertad económica de grandes corporaciones hasta caer un negacionismo absurdo). La verdad, no entiendo porqué se le dan pábulo a este tipo de informes o estudios con un impacto inexistente entre la comunidad científica. ¿En serio es una web que persigue informar a la población sobre la meteorología y la climatología? Por favor sean serios, ya que este tipo de noticias se le queda en el subconsciente del lector y los resultados son imprevisibles. Les digo todo esto desde el respeto porque soy asiduo de vuestra página pero últimamente se ha caído en un sensacionalismo y maguferio impropio de una página que pretende informar y divulgar.

    Responder
  • Pero vamos es la coccion o la fritura, porque veo que o no se aclaran o no saben lo que es una cosa y la otra, que son distintas, o son las dos?
    En fin un poco de lio , colleja al redactor

    Responder
  • Pues que se hagan más barbacoas al aire libre .

    Responder
  • Pues que se permitan más barbacoas al aire libre por parte de los ayuntamientos .

    Responder
  • Mejor solucionarlo con reciclaje, energías renovables, coche eléctrico, consumo responsable y desarrollo sostenible, ¿no? En lugar de promover el sufrimiento y muerte de criaturas inocentes, que por muchas que friéramos nunca llegarán a compensar la tremenda crisis medioambiental que el caótico crecimiento de nuestra forma de vida ha generado.

    Responder