Secciones

Cambio Climático Así contaminas la calidad del aire con las tareas del hogar

Acciones tan cotidianas como cocinar o limpiar pueden aumentar los niveles de contaminación no solo en las viviendas también de las ciudades.

La contaminación del aire en las ciudades no solo proviene de la industria o del transporte también es consecuencia de las tareas del hogar. Una reciente investigación de la Universidad de Colorado Boulder ha comprobado que las actividades domésticas, como cocinar o limpiar, producen unos agentes contaminantes que afectan a la calidad del aire, no solo en la vivienda, también al ambiente exterior.

«Las casas nunca han sido consideradas una fuente importante de contaminación del aire exterior y es el momento de comenzar a explorar eso. Por ello, queríamos saber cómo las actividades básicas como cocinar y limpiar cambian la química de una casa”, detalla Marina Vance, investigadora de ingeniería mecánica y una de las autoras del trabajo.


El simple hecho de hacer tostadas elevó los niveles de partículas mucho más de lo esperado

La investigación concluye que las tareas del hogar producen unos niveles significativos de químicos volátiles y particulados en la vivienda y que parte de ellos escapan al exterior contribuyendo empeorar la calidad del aire. Así, productos como detergentes, limpiadores o artículos de higiene personal que influyen en la contaminación interior de las viviendas y también en la formación de polución por partículas finas y ozono en el exterior.

En este sentido, los expertos recuerdan que las viviendas necesitan estar bien ventiladas durante su limpieza con ciertos productos. También mientras se cocina ya que una acción tan sencilla como hervir agua puede generar altos niveles de contaminantes y partículas en suspensión que acarreen consecuencias para la salud de las personas.

Alta contaminación en el hogar

De hecho, durante la recogida de datos para la investigación, para sorpresa de los expertos, las concentraciones de contaminantes en las viviendas eran tan elevadas que apenas tuvieron que calibrar la sensibilidad de los equipos de medición. «Incluso el simple hecho de hacer tostadas elevó los niveles de partículas mucho más de lo esperado por lo que tuvimos que ir ajustando muchos de los instrumentos», apunta Vince.

contaminacion-tareas-del-hogar

Trabajos anteriores ya habían demostrado que el aumento de las exigencias en las regulaciones al transporte, especialmente de camiones y vehículos, había reducido la contribución de este sector a la contaminación. No obstante, también constataron que los agentes contaminantes de los productos derivados de las tareas del hogar se incrementaron notablemente.

“Inicialmente nos mostramos escépticos acerca de si estos productos del hogar contribuyeron o no a la contaminación del aire de manera significativa, pero ahora estamos seguros”, ha recalado De Gouw, otro de los autores de la investigación.

Según los expertos, a día de hoy se debería prestar más atención a la contaminación generada en el interior de las viviendas.

“Deberíamos focalizar la contaminación de las tareas del hogar de la misma manera que hemos afrontado la contaminación de los combustibles fósiles. La imagen que tenemos en nuestras cabezas sobre la contaminación de la atmósfera ahora debe incluir una casa», apunta Gouw.

VÍDEO RELACIONADO: CÓMO MEJORAR LA CALIDAD DEL AIRE