Secciones

Deportes Así afecta el viento a las estaciones de esquí

El viento es uno de las mayores enemigos de las estaciones de esquí. ¿Por qué afecta tanto y cómo podemos combatirlo?

VIDEO. EN LA PIEL DE UN ESQUIADOR


Los que estamos habituados a esquiar cuando llega el invierno, sabemos que la falta de nieve no es el único inconveniente. El viento puede ser el mayor enemigo de las estaciones de esquí, y es que poco se puede hacer contra él.

Esquiar con viento, además de ser una experiencia desagradable, puede llegar a ser peligrosa. ¿Cómo afecta el viento a las estaciones de esquí y por qué es una de las principales causas del cierre de remontes?

Efectos del viento en las estaciones de esquí 

Son numerosos los efectos negativos que produce el viento a la hora de esquiar. Entre los más destacados están:

  • Cierre de los remontes: Aunque depende de la dirección del viento, normalmente una velocidad de 60 km/h es suficiente para cerrar un telesilla o telecabina.
  • Levanta la nieve: Las nevadas acompañadas de viento no suelen ser muy productivas, pues en zonas expuestas las montañas quedan peladas y la nieve no se asienta. Al contrario pasa en los ventisqueros, zonas donde se acumula la nieve trasladada de otras zonas.
  • Forma bañeras: Estos baches producidos por el viento pueden dificultar el esquiar con comodidad.
  • Aumenta la sensación térmica: Todos sabemos que el viento aumenta la sensación de frío y por ejemplo con una temperatura de 0 grados y un viento de 60 km/h nos sale nada menos que una sensación térmica de -18 grados.
  • Reduce la visibilidad: La nieve en movimiento nos resta visibilidad aún utilizando gafas de ventisca.

El viento es una de las principales causas de cierre de remontes en estaciones de esquí

Uno de los principales problemas del viento es su dificultad para contrarrestarlo. Mientras cada vez se instalan más cañones para fabricar nieve artificial cuando escasea, poco se puede hacer ante las rachas de viento. Además, suele soplar de distinta intensidad en diferentes puntos de una estación de esquí, provocando quebraderos de cabeza.

¿Cómo se adaptan las estaciones de esquí al viento?

Los técnicos de una estación son los que deciden las medidas a llevar a cabo en función de la intensidad y velocidad del viento. Las partes altas son las más expuestas al viento y es donde más afecta a los remontes.

Mientras tanto, los remontes que no pierden el contacto con el suelo, como puede ser un telearrastre o cinta transportadora, no se ven tan afectados por las inclemencias meteorológicas, siendo los más seguros.

Mientras algunos remontes cesan su actividad de forma automática al alcanzar el viento una determinada velocidad, otros más modernos no se ven forzados a parar sus instalaciones.

¿Cómo protegernos los esquiadores del viento?

Antes de nada debemos informarnos tanto de la previsión del tiempo como del parte de nieve de las estaciones de esquí. Si hay avisos por fuertes rachas de viento, lo mejor es dejar el esquí para otro día. Si no hay otra posibilidad debemos utilizar una vestimenta basada en las tres capas.

La primera se encuentra en contacto con la piel y su principal función es alejar nuestro sudor de la piel. La segunda debe estar compuesta por materiales aislantes que mantengan el calor, como la fibra sintética. La tercera es la que nos permite protegernos de la humedad, viento y frío. Debe ser lo más transpirable posible, y un cortavientos siempre es una buena opción.

VIDEO. ¿CÓMO SE FABRICA LA NIEVE?