Secciones

Cambio Climático Aprovechar la energía de las olas: ventajas y desventajas

Es menos conocida que otras renovables cómo la solar o eólica, pero la energía que generan las olas tiene un gran potencial.

Cuando hablamos de energía renovable habitualmente nos viene a la mente un mar de paneles solares o de turbinas eólicas imponentes. Cada vez es más habitual generar energía usando el sol y el viento, fuentes de energía limpias capaces de generar electricidad, sin contaminar la atmósfera. 

Pero la energía solar y eólica tiene sus limitaciones porque no siempre están disponibles. El sol solo aporta energía durante el día y el viento va y viene. No son tantos los lugares donde el viento es lo suficientemente constante como para generar electricidad de manera constante. Además, por fácil que parezca, almacenar energía para su posterior uso ha demostrado ser un gran desafío.

Las olas de mares y océanos tienen un potencial tremendo para genera energía y abastecer a millones de personas.

Una manera de generar energía ¨limpia¨, quizá menos conocida, es a través de las olas de nuestros mares y océanos. A diferencia de las energía solar y eólica, existe la llamada energía undimotriz. La genera las olas que rompen en la costa por la mañana, al mediodía y por la noche. Una fuente de energía que está presente todo el día y sobre la que todavía nos queda que aprender para mejorar la tecnología que la captura y almacena de manera más eficiente. 

Cuando el viento sopla sobre la superficie del agua, crea olas. De hecho ese viento mueve el agua en la superficie hacia arriba y hacia abajo. Aunque parezca que el agua viaja de un lugar a otro, en realidad no llega muy lejos. Más bien, se mueve en círculos.

A medida que el agua se hace menos profunda cerca de la costa, ya no puede viajar en círculos dado que choca contra el fondo del océano. Cuando lo hace se forman las olas que posteriormente rompen en la costa.

Los sistemas de energía undimotriz utilizan el movimiento del agua para producir electricidad. Algunos dispositivos aprovechan la fuerza de las olas rompientes, otros aprovechan las marejadas y algunos utilizan la presión de las olas cerca del fondo del océano. 

Los sistemas de captación de olas tienen claras ventajas pero también desventajas.
Imagen: NOAA

Pero, todos tienen el mismo objetivo, convertir la energía de las olas en energía eléctrica. Esa electricidad se puede utilizar para alimentar la red eléctrica correspondiente. 

Existen grandes ventajas a la hora de generar energía limpia a partir del movimiento de las olas. Sin embargo, también hay una serie de desventajas que pueden haber limitado la generación de energía vía esta fuente renovable.  

Las ventajas

  • La energía de las olas es renovable e inagotable. Siempre hay olas de mayor o menor tamaño rompiendo en la costa.
  • La energía de las olas se puede llevar directamente a la maquinaria de producción de electricidad y utilizarse para abastecer generadores y centrales eléctricas cercanas.
  • Otro beneficio de la energía undimotriz es su cercanía a lugares que pueden usarla. La mayoría de las grandes ciudades y puertos están cerca del océano y pueden aprovechar el poder de las olas para su uso.
  • Hay una variedad de formas de recolectar la energía de las olas. Desde plantas de energía instaladas con turbinas hidráulicas, hasta embarcaciones marinas equipadas con grandes estructuras que se depositan en el mar para recolectar su energía.
  • Una de las principales ventajas de la energía que producen las olas frente a la mayoría de las otras fuentes de energía alternativas, es que se predice fácilmente. Se puede calcular la cantidad que se puede producir con bastante precisión.
  • A diferencia del impacto que los combustibles fósiles tienen sobre la superficie de la tierra, la energía de las olas no causa ningún daño en tierra. Es un método seguro, limpio y uno de los preferidos para extraer energía del océano.
  • La energía de las olas es una fuente segura dado que están casi siempre en movimiento. El movimiento medio suele ser bastante constante y por lo tanto, la energía generada se puede aprovechar de forma continua. Si hay variaciones estacionales y anuales pero siempre existe como fuente de energía.
  • La cantidad de energía que se puede producir a partir de las olas es absolutamente enorme. A lo largo de la costa, la densidad de la potencia generada ronda los 30 a 40 kilovatios por metro de ola en superficie. A medida que descendemos en el océano ese valor aumenta más aún. 
  • La energía de las olas también se puede aprovechar en alta mar. De esta forma se puede resolver el problema de plantas eléctricas ubicadas demasiado cerca de la tierra. Además, cuando las plantas de energía se colocan en alta mar, el potencial energético de las olas también aumenta.

Las desventajas

  • La mayor desventaja de obtener energía de las olas es la ubicación. Solo las centrales eléctricas y las ciudades cercanas al océano se beneficiarán directamente de su potencial. 
  • Generar energía a partir de las olas puede ser peligroso para algunas especies cercanas. La maquinaria puede alterar el lecho marino, cambiar el hábitat de las de la costa y genera contaminación acústica. También existe cierto riesgo de derrame de productos químicos tóxicos en el agua.
  • Otro inconveniente es que perturba a embarcaciones comerciales y privadas. Las centrales eléctricas que recolectan energía de las olas deben ubicarse junto a la costa para optimizar su trabajo, y deben estar cerca de las ciudades y otras zonas pobladas para que sean de máxima utilidad.
  • Depende en gran medida de la longitud de la ola. La velocidad de ola y la densidad del agua también condicionan la cantidad de energía que se puede generar. Todos estos elementos pueden ser variables y provocar incertidumbre sobre cuanta energía habrá realmente disponible.
  • El rendimiento de la energía de las olas baja de forma importante cuando las condiciones meteorológicas son adversas.
  • Los generadores de energía de las olas pueden ser desagradables a la vista para quienes viven cerca de la costa. También generan contaminación acústica, aunque el ruido suele ser habitualmente menor que el ruido de las olas en si.
  • El coste de la tecnología empleada para aprovechar la energía de las olas es aún elevado. Además, la vida útil de dicha tecnología es limitada y su mantenimiento frecuente.

Aunque con algunas limitaciones, el futuro de la energía que generan las olas es positivo y puede llegar a ser brillante. Es una alternativa de energía que tiene mucho potencial. Todavía existen algunos obstáculos que superar para optimizar su uso, pero en un futuro podría situarse a la par con otras fuentes de energía como la solar, eólica o hidroeléctrica.