Secciones

Cambio Climático Antártida pierde hielo 6 veces más rápido que hace 40 años

Es en las regiones polares, como en la que se encuentra Antártida, donde se están registrando las anomalías de temperatura positiva más elevadas. Desde hace años, los modelos de predicción a largo plazo han ido pronosticando ese aumento, pero ahora, a medida que van llegando datos de observaciones en superficie y de sofisticados satélites, conocemos con mayor detalle la magnitud y velocidad del deshielo que se está produciendo.

Entre 1979 y 2017 el deshielo se ha multiplicado por 6, y como consecuencia el nivel del mar ha subido una media global de 1.3 centímetros.

El ritmo de deshielo en Antártida se ha multiplicado por 6 en los últimos 40 años.

Científicos de la Universidad de California, Irvine, del Jet Propulsion Laboratory, Pasadena y de la Universidad de Utrecht, Holanda, han unido fuerzas para realizar un exhaustivo estudio de las variaciones del volumen de hielo en Antártida durante 40 años, desde 1979 a 2017.  Los resultados han sido publicados esta semana en PANAS (Proceedings of the National Academy of Sciences) y comprenden el periodo de evaluación más largo realizado para Antártida.

Como consecuencia el nivel del mar ha subido una media global de 1.3 centímetros

Se han examinado un total de 18 regiones del continente que incluyen un total de 176 cuencas y otras tantas islas cercanas. Entre las técnicas aplicadas para estudiar la capa de hielo, se ha comparado la nieve acumulada en el interior de las cuencas con el deshielo de los glaciares entorno a dichas cuencas donde el hielo empieza a flotar en el océano y despegarse de la masa de hielo principal.

Pérdida de hielo en Antártida. A parte del deshielo intenso que registran amplias zonas del oeste del continente, ahora se ha detectado un aumento considerable del deshielo en el extremo sudeste, entorno a la Tierra de Wilkes.

La base de datos construida proviene entre otras fuentes de imágenes áreas de alta resolución tomadas por NASA a una distancia de la superficie de 350 metros y de imágenes del satélite Landsat disponibles desde 1970. Los resultados de la investigación revelan que entre 1979 y 1990, Antártida perdió una media de 40.000 millones de toneladas de hielo, mientras que entre 2009 y 2017 se perdieron 252.000 millones de toneladas, un valor muy superior.

Anomalías de temperatura en superficie entre enero – junio de 2018 respecto a la media de 1979 – 2000. Gran parte de Antártida registró durante este periodo anomalías positivas de temperatura que en algunos casos superaron los 3C.

Eric Rignot, principal investigador del proyecto, comenta que uno de los descubrimientos más destacables del estudio, es la contribución que el este de Antártida a hecho al volumen total del deshielo. La Tierra de Wilkes, situada en esta zona oriental del continente, ha sido la región más afectada por el deshielo recientemente, seguramente porque es más sensible al cambio climático.

Esta es la zona de Antártida que más hielo contiene y por lo tanto, teniendo en cuenta que es más vulnerable, su deshielo podría implicar un aumento del nivel del mar mayor al inicialmente previsto hace unos años.