Secciones

Deportes Animales peligrosos en la montaña

Los deportes de montaña están cada vez más de moda, y por ello, durante el verano es difícil encontrar un lugar en el Pirineo, por ejemplo, donde te sientas aislado. Si lo que buscamos es precisamente la paz de la montaña y relajarnos del estrés del trabajo, debemos alejarnos de los principales núcleos urbanos.

Sin embargo, hay algo que tenemos que tener en cuenta cuando nos metemos en plena naturaleza: los animales salvajes. Aunque en España no hay animales especialmente peligrosos para el hombre, sí que debemos tomar precauciones con algunos. Saber cómo actuar si nos cruzamos con un oso, un jabalí o una víbora nos salvará de por lo menos un buen susto.

En esta época (verano-otoño) es cuando más precauciones debemos tomar, y es que la mayoría de animales hibernan durante los meses más fríos. ¿Qué animales debemos evitar en la montaña y como actuar ante ellos?

Jabalís: Son muy frecuentes por los bosques y montañas de nuestro país. Aunque lo normal es que eviten el contacto con el ser humano y huyan, son imprevisibles y en según que circunstancias pueden atacar. Más de una vez han muerto en España seres humanos por ataques de jabalís, por lo que hay que tomar precauciones. Lo peor que puede pasar es cruzarse con una hembra y que ésta tema por sus jabatos. Suelen aparecer por la noche, mientras por el día descansan a la sombra. Lo normal es no encontrarse con ellos, pero si no es así, hay que tener en cuenta algunos cosas. Vive en grupos de hasta 20 animales, la hembra es la dominante y el macho suele ser más solitario, pudiendo recorrer durante la noche 20 kilómetros. Durante el otoño los machos maduros suelen ser más agresivos y usar los colmillos para atacar.

Para evitar un ataque lo más importante es no acercarse a ellos, sobre todo si hay crías cerca. Sólo si ven peligro y se sienten amenazados atacarán. Si es demasiado tarde y el jabalí pretende atacarte, correr es una mala decisión. Te perseguirán sin descanso y acabarás siendo alcanzado. También es interesante no usar perfumes, ya que tienen el olfato mejor desarrollado que la vista y llamarás su atención. Lo mejor es quedarse quieto y alejarse despacio para que pierdan tu interés.

Oso pardo: Al igual que con los jabalís, el oso suele huir de las personas y rara vez busca el contacto. Hay mayor probabilidad de ataque cuando se trata de una hembra que ve en peligro a sus oseznos. Por ello, hay que evitar siempre acercarse a donde haya crías. Si en algún momento estamos haciendo una ruta por la montaña o de excursión y nos topamos con un oso tenemos que intentar pasar desapercibidos. No debemos realizar movimientos bruscos ni que sientan el pánico. Por ello, hay que alejarse con movimientos suaves haciéndole ver al oso que no nos importa. En la Cordillera Cantábrica y los Pirineos conviven con los humanos y aunque pueden llegar a ser agresivos, tomando precauciones no deberíamos tener problemas.

Víboras: Es uno de los animales más temidos por las personas. Son muy habituales en Los Pirineos y en la época estival. Su pequeño tamaño hace que podamos estar junto a una víbora y no darnos cuenta. Aunque mucho se ha hablado de su veneno mortal tiene parte de mito. En pocas ocasiones una persona muere por la picadura de una víbora, siempre y cuando sea tratado en un centro médico.

Las víboras suelen vivir en las zonas pedregosas. Por ello, cuando vamos por la montaña es aconsejable no levantar piedras. Lo normal es que huya de nuestra presencia, pero si no lo hace lo mejor es que nos vayamos nosotros. Es raro que muerdan por morder salvo que se vean amenazadas. En ese caso, ¿que debemos hacer si nos muerde una víbora? Lo más importante es mantener la calma, si salimos corriendo la mayor circulación de la sangre propagará el veneno por nuestro cuerpo. Algunos síntomas tras una mordedura son la inflamación de la zona, vértigo, taquicardias, y fuerte dolor. Los síntomas pueden varias según la cantidad de veneno que haya entrado en el cuerpo. El tratamiento más eficaz ante una mordedura de víbora es el suero antiviperino. Para ello, hay que acudir a un centro médico donde dispongan del antídoto.

En la montaña nos podemos encontrar otros tipos de animales peligrosos, sobre todo, en verano. Perros sueltos, ciervos o zorros son algunos de ellos. Si tomamos las precauciones necesarias y hacemos caso a los consejos explicados no tendremos problema y podremos disfrutar de un día de deporte por la montaña. ¿Alguna vez te has encontrado con estos animales salvajes por el monte?

  • Este comentario ha sido eliminado por solicitud de su autor

    Responder
  • Este comentario ha sido eliminado por solicitud de su autor

    Responder