Secciones

Cambio Climático ¿Dispuesto a dejar de comer esto por el cambio climático?

Alimentos como la ternera, los derivados lácteos o el arroz generan una huella de carbono superior a la de legumbres, huevos o vegetales

Cuando hablamos de conciencia medioambiental, a todos se nos viene a la cabeza el reciclaje, la movilidad, el ahorro energético… Pero, aunque no lo creas, comer también contamina. Eso sí, no todo lo que termina en tu estómago lo hace por igual. Los alimentos que más contaminan están perfectamente localizados.

Se trata de alimentos que generan una mayor huella de carbono e hídrica en nuestro medio ambiente. Es decir, aquéllos que producen en su cultivo, producción, preparación, traslado y manipulación un mayor número de gases de efecto invernadero (medido en masa de dióxido de carbono -CO2- por 1 kg de producto) o que requieren un mayor gasto de agua.

Esta medición, sencilla pero efectiva, es buen baremo para saber si un alimento es eficiente o no.

¿Cuáles son los alimentos que más contaminan?

Un cambio en tu dieta puede contribuir a ‘salvar’ el planeta. Consiste en dejar de lado poco a poco los alimentos que más contaminan y abrirte a otros, que forman parte también de nuestra dieta mediterránea, y que apenas tienen un efecto real sobre el medio ambiente. Contribuirás con el planeta, pero también con tu salud.

La FAO ha hablado en numerosos estudios sobre la huella que genera el despilfarro de alimentos. Sin embargo, sus informes ya señalan directamente a esta misma huella pero de los alimentos que comemos.

Para que los tengas localizados estos son los alimentos que más contaminan según los últimos estudios, considerando la emisión de gases de efecto invernadero y gasto de agua en base a 1 kilogramo de producto.

Carne de ternera (15.600 lt/kg-27kg/CO2)

¿Te gustan las hamburguesas de ternera o de buey? A pesar de que los aficionados a este plato son muchos, lo cierto es que la carne de vacuno es una de las que más contamina. ¿Por qué? La razón está en sí en las vacas, productoras de metano, otro de los gases más importantes de efecto invernadero, responsable del calentamiento global. Este animal, además, es un gran consumidor de agua.

Carne de cerdo (5.990 lt/kg-12.1kg/CO2)

Jamón, salchichas, bacon… Los productos derivados del cerdo forman parte de la lista de alimentos que más contaminan. Las emisiones provocadas de criar a estos animales durante años, el procesamiento, transporte y cocinado para el consumo genera mucho más dióxido de carbono que otros tipos de comida.

Queso (5.060 lt/kg-13.5kg/CO2)

La huella de este producto es similar a la de todos los derivados de la leche, principalmente por el coste ambiental de su procesamiento. La obtención de materias primas, pasando por el tratamiento lácteo, envasado, transporte y distribución, consumo, y el fin de vida del producto genera más emisiones que otros alimentos. Si el queso es importado, la huella se multiplica.

Salmón (2.500 lt/kg-12.1kg/CO2)

No sólo el salmón, todos los pescados criados en piscifactorías se cuelan en la lista de alimentos que más contaminan. El mantenimiento de estos sistemas suponen un amplio consumo de energía, así como el coste propio de alimentar a los peces, el transporte y la refrigeración.

El salmón que comemos, en concreto, propio de latitudes elevadas, suele ser importado, incrementándose la huella de carbono de los traslados.

Chocolate y arroz

En el caso de otros alimentos como el chocolate o el arroz, la huella hídrica que supone producirlos en países de donde no son «naturales» comienza a ser un problema, sobre todo en aquellos con serios problemas de sequía, ya que se trata de alimentos que necesitan para crecer y elaborarlos mucha agua.

alimentos mayor huella carbono cambio climatico

Alimentos locales frente a importados

¿Te has parado a pensar todo lo que hay detrás de los alimentos importados? Por ejemplo, esa piña que viene de Costa Rica o esos tomates de  Marruecos.

El transporte de productos y mercancías, ya sea marítimo, terrestre o aéreo, consume un gran número de combustibles fósiles, que al recorrer distancias tan largas emiten toda una serie gases de efecto invernadero que aumentan la huella medioambiental.

Los alimentos importados generan un gran número de emisiones procedentes de los combustibles fósiles fruto del transporte

Por lo que, siempre que puedas, la recomendación es, si estás dispuesto a reducir la huella de carbono procedente de la comida, que mires siempre el etiquetado de los productos que compras y compruebes su procedencia. Si son locales, mejor que mejor.

Apuesta, además, por alimentos de temporada, que crezcan y se desarrollen por la climatología y terreno de forma natural, sin necesidad de ser procesados o tratados con aditivos que los conserven. De esta manera, reducirás las emisiones propias de la manipulación y procesamiento de alimentos. Es, sin duda, la alternativa no sólo más sana, sino también más eficiente.

Los alimentos que menos contaminan

Aquí os dejamos un listado de alimentos que, según los últimos estudios, son los identificados como «más eficientes», tomando en cuenta el gasto de agua y las emisiones que producen en su producción. Muchos de estos alimentos están dentro de los que algunos han denominado como «dieta flexitariana»:

  • Tomates (1.1kg/CO2)
  • Tofu (2kg/CO2)
  • Brócoli (-2kg/CO2)
  • Lentejas (0.9kg/CO2)
  • Otros alimentos: alimentos frescos en general, de producción local, de temporada y ecológicos.

VÍDEO RELACIONADO: ALIMENTOS EN RIESGO POR EL CAMBIO CLIMÁTICO