Secciones

Cambio Climático Alemania reduce más de un 40% sus emisiones desde 1990. ¿Y España?

La pandemia del coronavirus, la principal causa de los alentadores datos registrados en 2020

Los países del G20 pisan el acelerador de la descarbonización con la esperanza de acercarse a las metas establecidas en el Acuerdo de Paris. Aunque están aún lejos de llegar a los compromisos pactados, algunos países si han hecho los deberes mejor que otros a la hora de recortar sus emisiones de gases de efecto invernadero.

En 2019 España ha conseguido reducir sus emisiones bastante más que la media global.

Alemania a la cabeza del G20 alcanza los objetivos previstos

En 2007, bajo el liderazgo de la canciller Angela Merkel, el gobierno alemán se comprometió a reducir un 40% las emisiones de carbono para 2020. Según un análisis del grupo de expertos de Agora Energiewende, las emisiones de carbono del año pasado se redujeron un 42,3%. El recorte supone para Alemania volver a los niveles de 1990, logrando claramente su objetivo.

Según el análisis de Agora, Alemania emitió 722 millones de toneladas de CO2 el año pasado, 82 millones de toneladas menos que en 2019, lo que equivale a una disminución del 10%.

Agora atribuye dos tercios de la reducción a la pandemia del coronavirus. Una parte importante de la caída tiene que ver con la reducción de la energía empleada en la industria, recortando las emisiones de CO2 en más de 50 millones de toneladas respecto a las de 2019.

De no haberse registrado la crisis del Covid19, Agora estima que la caída del CO2 se habría acercado más a los 25 millones de toneladas. En ese hipotético escenario, Alemania solo habría logrado reducir un 38% sus emisiones en comparación con 1990 y, por lo tanto, no habría cumplido su objetivo.

Las energías renovables llegan pisando cada vez más fuerte para ayudar con la reducción de emisiones en un buen número de países del G20.

Alemania supera el 50 por ciento de electricidad verde 

Según el Instituto Fraunhofer de Sistemas de Energía Solar (ISE), en 2020, la proporción de electricidad verde en la red eléctrica alemana fue del 50,5%. El año anterior, esta participación fue del 46%. 

En 2020, la energía eólica por sí sola representó alrededor del 27 por ciento de la demanda de electricidad. Los paneles solares aportaron otro 10 por ciento, las plantas de energía de biomasa el 9 por ciento y la energía hidroeléctrica el 4 por ciento.

El colapso del sector de la aviación ha tenido un efecto positivo a la hora de reducir las emisiones. Según Agora, los aviones que despegaron en Alemania en 2019 aportaron 80 millones de toneladas de COese año. 

Por primera vez en Alemania, la energía renovable representó más del 50% de la red eléctrica nacional. Fuente: Fraunhofer ISE 2021

Las cifras preliminares de 2020 indican que las ventas de queroseno cayeron un 55 por ciento en comparación con el año anterior. Las de diesel y gasolina para automóviles y camiones cayeron un 9 por ciento y la reducción de CO2 asociada, fue de cerca de 14 millones de toneladas.

Recorte de emisiones histórico en España

Un estudio realizado por el Basque Centre for Climate Change (BC3) estima que en España la reducción de las emisiones de dióxido de carbono en 2020 alcanzó el 15 por ciento respecto a 2019. Es una cifra dos veces mayor que el recorte a nivel global de cerca del 7 por ciento que estima el Programa de Naciones Unidas para el Medio Ambiente (PNUMA).

En España la reducción de las emisiones de dióxido de carbono en 2020 alcanzó el 15 por ciento respecto a 2019.

El llamativo dato tiene mucho que ver con el freno a la actividad económica que ha supuesto el coronavirus. Está caída en las emisiones, es la mayor desde el inicio en 1990 de los inventarios nacionales de gases de efecto invernadero. La anterior marca de 9,6 por ciento se registro en 2009 durante la crisis financiera ese año. 

Coronavirus a parte, el descenso del uso del carbón para un buen número de centrales térmicas, también ha contribuido a reducir las emisiones. A eso hay que sumar una importante reducción del uso de carburantes para el sector del automóvil. En primavera se redujo un 42 por ciento con respecto al mismo periodo de 2019. 

Al igual que en otros países como Alemania, en el sector de la aviación, el consumo de queroseno durante esos mismos meses de la primavera bajo un 77 por ciento. En conjunto, la pandemia del Covid19 en España durante este pasado 2020, fue responsable de una reducción del 71 por ciento de las emisiones. El otro 29 por ciento se puede asociar a la reducción de los empleos relacionados con el uso del carbón. 

De no haberse producido la pandemia del coronavirus, se estima que España habría recortado solo un 4 por ciento de sus emisiones respecto al 2019. A pesar del positivo dato final registrado, los expertos hablan de un posible efecto rebote este 2021 que seguramente se traducirá en un aumento de las emisiones respecto a los alentadores valores de 2020.  

Más allá de Europa, la mejor noticia de este 2021 hasta la fecha, es que Estados Unidos de nuevo se suma al acuerdo de París. A pesar de haber recortado sus emisiones de CO2 el pasado 2020, la nueva administración Biden/Harris ha puesto en marcha un ambicioso plan energético para reducir considerablemente sus emisiones durante los próximos años.