Secciones

Actualidad, ¿Sabías que...? ¿Agua de mar para combatir las alergias?

¿Otra vez con la nariz taponada? Intentas respirar pero hay ‘algo’ que te lo impide. Empiezas cogiendo y soltando aire por la boca y acabas con la nariz y la boca seca, con picor y con la misma congestión.

Suelta el pañuelo. No sigas sonándote. No es solo la mucosidad lo que está taponando tu nariz. Esta dificultad a la hora de respirar se debe también a la inflamación de los vasos sanguíneos en las membranas que cubren el interior de las fosas nasales.

Que no te extrañe si, a pesar de no estar resfriado, tu nariz se tapona. En muchas ocasiones, las alergias suelen estar detrás de esta molesta percepción, llamada en realidad “congestión nasal”, la culpable de que disminuya el flujo del aire que inspiramos por las fosas nasales.

Con la llegada de la primavera y el repunte de las alergias, la congestión nasal se convierte en uno de los síntomas que más molestia causa, sobre todo, cuando afecta al sueño nocturno. En caso de cronicidad, la congestión nasal, además, puede derivar a otros problemas como la apnea del sueño o los ronquidos.

La buena noticia es que contamos con remedios naturales que pueden aliviar este molesto síntoma de forma eficaz y rápidamente. Atento: el agua de mar puede ayudarte.

¿Por qué el agua del mar es beneficiosa?

El agua de mar tiene propiedades que no sólo son capaces de limpiar las fosas nasales de las partículas alérgicas, sino que además hidrata y descongestiona la nariz. Y se puede hacer uso de ella sin limitación en cuanto a días de uso.

¿Cómo utilizar el agua de mar?

Cuando hablamos de agua del mar, no nos referimos a que aspires directamente agua salada. Existen tratamientos que facilitan que puedas hacerte lavados nasales en cualquier momento y lugar, con toda comodidad.

Estos tratamientos procesan el agua de mar para reducir su concentración de sal y evitar así que sea demasiado agresivo para nuestras mucosas. Sin embargo, mantienen los minerales propios del mar (como el selenio, magnesio, manganeso, zinc o calcio, entre otros), que son tan beneficiosos para el buen funcionamiento de las fosas nasales.

El agua del mar, por lo tanto, puede ser tu aliado para evitar tenerte que ir a la cama otra vez con la nariz taponada. Notarás que se despejan las fosas nasales y respiras mejor. Así conseguirás descongestionarte por fin y, además, de una forma totalmente natural.