Secciones

¿Sabías que...? 7 rincones de la Tierra que parecen de otro planeta

Que vivimos en un universo extraño es una realidad conocida por todos. Que la naturaleza nos puede regalar estampas inimaginables también. Pero lo cierto es que existen ciertos rincones en nuestra galaxia que, si nos dijeran que pertenecen a otro planeta, no nos costaría creerlo.

Os invitamos a cerrar los ojos y a imaginar en qué recóndito lugar de nuestro planeta Tierra se esconden estas maravillas de la naturaleza. Espacios que por su clima, condiciones naturales o curiosidades meteorológicas inexplicables han adquirido formas, colores o características realmente sobrenaturales.

Ya lo sabes, no hace falta volar en una nave espacial para encontrar singularidades como estas.

1. Cheltenham Badlands, Caledon, Ontario

A primera vista, esta fotografía podría ser confundida por la primera imagen captada por el ‘Curiosity’ en su misión espacial a Marte. Pero, en realidad, las tierras baldías y áridas de Cheltehan se encuentran sólo a unos 45 minutos a las afueras de Toronto, Ontario.

Estas curiosas formaciones en la tierra son el resultado de las prácticas agrícolas poco respetuosas con el medio que se llevaron a cabo en los años 1930, haciendo que el suelo se erosionara y se expusiera la roca de pizarra que existía debajo.

Son los depósitos de óxido de hierro los que dan a la tierra ese tono rojizo. Y las rayas verdes se forman por la interacción con el agua subterránea, convirtiendo el óxido de hierro rojo en verde.

Este área fue adquirida por la Fundación de la Herencia de Ontario en 2000 y actualmente es administrada por la Asociación Trail Bruce.

2. El Grand Prismatic Spring, Parque Nacional de Yellowstone, Wyoming, EE.UU.

Descubierto por los geólogos en 1871, el Parque Nacional Yellowstone en el tercer espacio más grande de aguas termales en el mundo, teniendo un diámetro de 90 metros y una profundidad de 50 metros.

VER TAMBIÉN: Espectaculares imágenes del arco iris blanco

El increíble espectro de colores es el resultado de las bacterias pigmentadas en alfombras microbianas que se forman alrededor de los bordes durante la primavera, y la cantidad de color que produce la bacteria depende de la relación de clorofila y la temperatura del agua, que varía con las estaciones.

3. Pamukkale (Turquía)

Pamukkale, o también conocida como «la ciudad de algodón«, parece estar sacada de otro planeta. Sin duda, uno de los paisajes más espectaculares del planeta. Escondido en Turquía, las piscinas naturales de este castillo blanco reciben miles de turistas cada día.

Se trata de un lugar completamente natural. Pero aunque en las imágenes parezca una estampa nevada, en realidad Pamukkale está formado por terrazas de carbono y piedra caliza, de ahí su espectacular color.

El agua contiene grandes cantidades de bicarbonatos y calcio que producen la precipitación de bicarbonato de calcio, formando gruesas capas blancas de piedra caliza y travertino que bajan en forma de cascadas por la ladera de la montaña.

Estas formaciones parecen terrazas de travertino con forma de medialuna, dispuestas en las laderas de las montañas de carbono como si fueran escalones de agua cristalinas en un paisaje nevado.

4. Lava fundida Magnificent

Aquí tenéis el ejemplo perfecto de cómo la lava puede generar un increíble paisaje natural. Esta extraña imagen fue tomada por un espectador de la erupción cuando visitaba Hilo en Hawaii.

La lava, que puede alcanzar temperaturas tan altas como 1.200C- puede transformarse en todo un espectáculo para los sentidos.

5. Pelotas de hielo

Aunque no se dejan ver frecuentemente, estas extrañas pelotas de hielo son bastante comunes en determinadas zonas. Se trata de rocas de hielo que pueden verse en las orillas de los grandes lagos y otras superficies grandes de agua.

Lo más sorprendente es que estas formaciones pueden llegar a pesar más de 20 kilos, y son el resultado de las bajas temperaturas, fuertes nevadas y vientos fuertes. Las rocas de hielo se forman cuando trozos de hielo fluyen a través de las ondas creadas por los fuertes vientos. Y es con el tiempo cuando adquieren una forma de esfera.

6. Nubes «de estantería»

No es la representación del fin del mundo ni los preliminares de un tornado. Se trata de una formación en el cielo, conocidas como shelf clouds, bastante común en algunas partes de Canadá, sobre todo durante el verano.

Las nubes se forman cuando el aire frío de la corriente descendente de una tormenta empuja el aire caliente hacia arriba, creando una nube que rueda por delante de la tormenta. Aún así, es importante tener en cuenta que no todas estas nubes están asociadas con tormentas eléctricas.

7. Auroras boreales

Las auroras boreales se producen cuando partículas solares chocan con la atmósfera de la Tierra. La variedad de colores que adquieren es por la presencia de diferentes tipos de partículas de gas, y el color de una aurora es dependiente de la longitud de onda de la luz que se emite.

VER TAMBIÉN: Toda la información sobre auroras boreales

Algunas de las auroras más impresionantes jamás vistas están formadas por una gran variedad de colores. El oxígeno es el responsable de las auroras verdes y de color verde amarillento. Azul, púrpura auroras de color púrpura rojizo son creados con la ayuda de nitrógeno.

Te puede interesar:

  • Este comentario ha sido eliminado por solicitud de su autor

    Responder
  • Este comentario ha sido eliminado por solicitud de su autor

    Responder