Secciones

¿Sabías que...? 7 grandes exploradores del Ártico

El Ártico, una de las regiones más desoladas y menos transitadas de nuestro planeta ha sido, durante muchos años, un destino para científicos y exploradores. Aquí os presentamos a siete personas que decidieron emprender el desafío de llegar hasta él y que además sobrevivieron y regresaron para ocupar su lugar en la historia.

1909: Robert Peary dice ser el primer hombre en llegar al Polo Norte

El contralmirante americano Robert Peary alegó en 1909 haber sido la primera persona en llegar al Polo Norte, algo que le dio mucho prestigio, pero que también le puso en el centro de mira para críticas y controversias.

Aunque él afirmaba haber sido el primero en llegar al Polo Norte en 1909, Frederick Cook pregonaba que él lo había conseguido un año antes. Después de una gran disputa en el ámbito público y académico, la versión de Cook fue finalmente desacreditada ante la opinión pública y Pearcy fue declarado, al parecer ganador.

Sin embargo las dudas persistieron durante los años hasta hoy en día. La Revista National Geographic publicó un artículo de 1988, basado en los papeles y documentos de Peary, que ponía en duda su afirmación y que decía que probablemente se quedó a unos 37km del polo.

Además, el grupo que acompañó a Peary en la etapa final de la travesía no tenia conocimientos de navegación y las distancias y velocidades que Peary afirmó haber alcanzado en su regreso fueron tres veces más rápidas que lo que tardó en llegar. Algunos historiadores creen que Peary realmente creyó haber llegado al Polo, otros que lo exageró y otros que se trataba de una conspiración contra Cook. Probablemente nunca lo sabremos.

1903-1906: Roald Amundsen lo hace a través del pasaje del noroeste

Si alguna vez hubo un Chuck Norris de la exploración polar, Roald Amundsen lo fue:

Roald Amundsen vivió por y para la exploración polar. Comenzó sirviendo a borde de una expedición belga a la Antártida, que quedó atrapada durante un año en el mar helado donde coincidió con Cook. Durante ese crudo año, Cook alimento a la tripulación con carne cruda de animales y Amundsen confeccionó abrigos con piel de foca, lo cual le hizo demostrar su valía a la hora de sobrevivir en uno de los entornos más hostiles de la Tierra.

Amundsen fue el primer hombre que logró recorrer el Paso del Noroeste (la ruta marítima que bordea Norteamérica por el norte conectando el océano Pacífico y Atlántico) hasta llegar a Canadá donde estuvo un año realizando estudios sobre el magnetismo terrestre.

Hoy en día, este Pasaje ha estado de plena actualidad debido al cambio climático ya que se ha considerado que se podría volver a abrir al transporte comercial sin la necesidad de usar barcos rompehielos. Sin embargo, en esa época cientos de hombres murieron intentando atravesarlo. Después de esto, planeó una expedición y descubrió el Polo Sur en 1911.

En 1926, sobrevoló el Polo Norte, convirtiéndose junto con su acompañante Oscar Wisting en el primer hombre en alcanzar ambos polos. La última vez que alguien lo vio fue cuando se subía a un avión en busca de una aeronave que se había estrellado en el Ártico. Las regiones polares fueron su pasión justo hasta el final.

1926: el dirigible Norge es el primer avión que sobrevuela el Polo Norte

Viajar al Polo Norte podría estar muy bien si tienes un barco o perros con un trineo, pero si lo que quieres es viajar con estilo, lo mejor es elegir como medio de transporte un clásico dirigible como este:

Fue diseñado y pilotado por el explorador italiano Umberto Nobile y el primer viaje polar fue dirigido por Roald Amundsen. El dirigible con 100 metros de longitud e impulsado por hidrógeno, partió de la isla del Ártico noruego de Svalbard con una tripulación de 16 hombres (y el perrito de Nobile, Titina) alcanzando el Polo unas horas más tardeEsta parte fue la fácil. De camino a Alaska, los fuertes vientos sacudieron la nave, desviando su rumbo hacia Siberia. Además cuando la niebla se levantó, la humedad congeló parte de la aeronave y de sus hélices.

Tras una aventura de 72 horas lograron aterrizar en la comunidad inuit de Teller. Las diferencias y grandes egos de Amundsen y Nobile eclipsaron la expedición, pero aún así a los dos hombres se les considero héroes en sus respectivos países. Sin embargo, cuando en otro vuelo polar Nobile se estrelló en el Ártico, no fue otro que su rival el que acudió en su búsqueda. Y esto fue lo último que se supo, su avión se perdió y nunca más fue visto.

 1968-1969: Wally Herbert el primero en alcanzar el Polo Norte a pie

Este explorador británico fue el primero en alcanzar el Polo Norte a pie y sin ningún vehículo motorizado durante una travesía que duro 16 meses y tras cubrir más de 6.000 kilómetros desde Alaska hasta Noruega. Seis años fueron los que le llevo prepararla. Hay que tener en cuenta que sin barcos que le abastecieran tenía que tenerlo todo previsto.

1968: Un vendedor de seguros de motos de nieve en Minesota llega hasta el Polo Norte

Ralph Plaisted trabajaba en seguros St. Paul y tenía un gran interés en las motos de nieve, así que un día decidió coger una y emprender un viaje al Polo Norte. Para ello tenía que obtener una licencia de explorador, formar un equipo (en el que estaría el sobrino de Joseph-Armand Bombardier, la primera persona en patentar y comercializar motos de nieves comerciales) y encontrar patrocinadores para el viaje.

Después de modificar sus motos de nieve para sobrevivir al viaje, y un intento fallido en 1967, la expedición partió de la isla de Ward Hunt, en marzo de 1968.

El equipo recorrió más de 1.300 kilómetros en 43 días, haciendo frente a un cambio en el hielo y tormentas de nieve durante seis días, llegando al Polo Norte el día 19 de abril. Un avión de la fuerza aérea de los EEUU verifico su posición.

1979: en explorador japonés emprende una caminata hasta el Polo Norte

Es posible que no hayas oído hablar de Naomi Uemura, pero es uno de los más grandes exploradores de nuestros tiempos. En 1978, con 37 años de edad, había alcanzado él solo cumbres de famosas montañas en África, Europa y Asia, así como viajado a lo largo del Amazonas en una balsa.

Con nadie más, salvo con 19 perros y un trineo, partió de la isla de Ellesmere. En su cuarto día de viaje un oso polar invadió su campamento, se comió sus suministros y se acerco al saco de dormir de Uemura. Cuando el oso regreso al día siguiente, Uemura estaba listo y lo mató a tiros.

En este viaje, en el que alcanzó el Polo Norte cooperó con la Fuerza Aérea Canadiense y recibió suministros de sus helicópteros. La última vez que alguien lo vio, estaba de nuevo escalando el Monte McKinley. Llegó a la cumbre pero desapareció en el descenso. Así fueron sus últimos días según este documental que rodó una cadena de televisión de Alaska.

[youtube youtubeurl=»EfBKkrl9v5M» ][/youtube]

1995: Richard Weber y sus seis viajes al Polo Norte

Richard Weber fue un explorador canadiense que desde 1978 a 2006 organizó y lideró más de 45 expediciones al Ártico. Además fue la única persona que completó seis expediciones hasta el Polo Norte.

Nos quedaríamos cortos de espacio para repasar todos sus logros, pero si tuviéramos que escoger uno nos quedaríamos sin duda con el que aseguró su lugar en la historia: una odisea que vivió en 1995 junto con el cirujano ruso Misha Malakhov en la que recorrió a pie un largo camino hacia el Polo Norte y regresó sin apoyo, ni perros, ni motos de nieve durante 81 días.

En 2006 volvió a realizar la travesía junto con el explorador británico Conrad Dickinson utilizando solo raquetas de nieve.