Secciones

Actualidad 7 claves para ayudar a las defensas en invierno

  • “El invierno es imparable, pero tú también”
  • Alimentos y consejos básicos para ayudar a las defensas con los cambios del tiempo

Es evidente que el cambio de rutinas derivado de la climatología puede poner a prueba nuestras defensas. Lo confirmamos: aquella mítica frase de abuela de “abrígate que vas a coger frío” no era aleatoria. Es cierto, el invierno puede ser imparable, pero ¿por qué rendirse ante él?

Te animamos a formar parte de los imparables del invierno: esas personas que no les da reparo ponerse tres capas de abrigo ni se quedan en casa debajo de la manta; pero que, eso sí, saben que hay que cuidar de sus defensas, las responsables del buen funcionamiento de nuestro organismo.

En realidad, son muchos los factores que influyen en nuestro sistema inmunológico. Por eso, tendrás que poner atención a una serie de consejos para salir a disfrutar del invierno.

ASÍ CUIDAN SUS DEFENSAS LOS IMPARABLES DEL INVIERNO

7 claves para ayudar a las defensas:

1. Asegúrate de tomar Vitaminas A, B1, B2, B6, B12, C, D y E para ayudar a sentirte vital. Por ejemplo, Actimel de Danone es una bebida láctea fermentada que contiene el exclusivo L.Casei Danone y, además, vitaminas B6 y D que ayudan al normal funcionamiento del sistema inmunológico.

2. Toma una dieta rica en minerales como el hierro, zinc, magnesio y selenio. Por suerte, se encuentran en la mayoría de alimentos. Todos los grupos de nutrientes aportan beneficios al organismo y pueden ayudar a tus defensas. Inclúyelos en tu menú diario en su justa medida.

3. Comer es un placer, no una carrera a contrarreloj. Tómate el tiempo necesario, hazlo en compañía y con una charla distendida: disfrutar de un rato de tranquilidad puede ayudar a la digestión.

4. Practica ejercicio regularmente. El ejercicio aeróbico trabaja muchas partes del cuerpo a la vez: nadar, correr, montar en bici… Su intensidad ha de ser moderada, tratando de que el ritmo cardíaco alcance un 80% de su potencia durante, al menos, 20 minutos. El ejercicio puede contribuir en hacerte sentir bien. ¡Huye de la vida sedentaria!

5. Evita los sobreesfuerzos: el estrés puede poner a prueba tus defensas. ¡Y te pone de mal humor!

6. Descansa bien durmiendo entre 6-8 horas para afrontar el día con energía. El sistema inmunológico se repone durante el descanso.

7. Cuida la higiene de tu piel, es tu primera barrera física contra los agentes externos.