Escapadas 5 razones para escaparte a Asturias este otoño

Paisajes únicos en otoño, guisos con ingredientes de la tierra y alojamientos enclavados en entornos que serán difíciles de olvidar. ¡Escápate a Asturias este otoño!

El otoño viene acompañado de una luz más tenue y cálida, las temperaturas se suavizan y los días aún son largos. Con la llegada de esta estación se deja atrás el calor sofocante de los días de verano y apetece disfrutar del aire libre.

Si aún te falta razones para planear tus vacaciones o una escapada en esta época, nosotros hemos recopilado algunas más para que Asturias sea tu destino elegido.

Paisajes únicos donde se mezcla el verdor de sus montañas con los tonos ocres de los hayedos, platos y guisos con ingredientes de la tierra o alojamientos enclavados en entornos donde vivir y conocer sus tradiciones, son más que suficientes para disfrutar del Principado en otoño

Saborea manjares y recolecta frutos

El cambio de estación en Asturias viene acompañado de nuevos frutos e ingredientes de temporada, y la leve bajada de las temperaturas invita a degustar  platos más intensos y nutritivos.

El otoño es probablemente la época del año en la que más se disfrutan las cualidades gastronómicas de esta tierra. Además, octubre y noviembre están repletos de citas en el calendario para vivir de cerca el gusto por la buena comida de los asturianos.

Uno de los próximos encuentros es la Fiesta del Desarme en Oviedo, el menú con una gran tradición y con sus raíces en un hecho histórico que data de la primera mitad del siglo XIX, en el contexto de las guerras Carlistas, se ofrece cada 19 de octubre en los restaurantes de la ciudad, está compuesto por garbanzos con bacalao y espinacas, callos y arroz con leche.

Los quesos también protagonizan el otoño asturiano con el Certamen del Queso de Gamonedo, que tendrá lugar el domingo 27 de octubre en Benia de Onís, corazón de los Picos de Europa.

Sin duda unas jornadas para degustar los mejores sabores. Asimismo, la Fiesta de los Nabos, en Sotrondio (San Martín del Rey Aurelio), cuyo día grande es el 11 de Noviembre, rememora una antigua tradición que se remonta a la época de la monarquía asturiana, y llena los fogones y las mesas del pote de nabos más sabroso que puedas degustar, además de completar la gastronomía con otras actividades culturales.

Disfruta de la magia de los bosques

Si por algo el otoño es la estación preferida de muchos es por la transformación que experimentan los bosques. El verde de las hojas deja paso una gama de tonos ocres, rojizos y anaranjados que no deja indiferente a quien se adentra en ellos.

Robles, hayas, castaños, abedules y otras especies arbóreas salen al paso en los múltiples entornos naturales que ya son una de las señas de identidad de Asturias.

Esta comunidad autónoma reúne varios bosques de hayedos, seguramente el árbol que más variedad de colores ofrece durante el otoño. Quien quiera acercarse a perderse en alguno de ellos ha de tener en cuenta que para verlos en su máximo esplendor hay que elegir unas fechas muy concretas.

Para acertar, lo más recomendable es contactar con el centro de interés turístico correspondiente y, de paso, conocer las peculiaridades de cada uno.

El Hayedo de Montegrande, por ejemplo, es de fácil acceso y uno de sus alicientes es llegar hasta la cascada del Xiblu con tres saltos de agua que suman 100 metros.

En el caso del Hayedo de Redes, su recorrido está salpicado de cabañas de pastores; y en los de Somiedo, dentro del primer Parque Natural de Asturias, con suerte es posible avistar algún ejemplar de oso pardo.

Conoce oficios tradicionales

La orografía de Asturias ha permitido que se conserven muchas tradiciones que vienen de siglos atrás. Oficios casi inexistentes en otras partes de la Península permanecen hoy en día en muchos de sus municipios y concejos. Son un atractivo más para todos aquellos que no solo disfrutan de la naturaleza y los paisajes, también de las costumbres de cada lugar.

Asociados al otoño están sobre todo el oficio de cunqueiros y ferreiros, ambos han desaparecido hoy como medio de vida, pero se puede conocer su importancia en la cultura asturiana gracias a algunos continuadores de esta tradición.

Los cunqueiros se dedicaban a fabricar con un torno objetos de uso cotidiano, como enseres de cocina, de costura o herramientas que se utilizan para la matanza. Todavía se puede ver cómo los creaban en pueblos como Tablado, en  la zona de Degaña, cerca de Cangas de Narcea.

Los ferreiros, por su parte, se dedicaban a trabajar el hierro y todavía se puede ver cómo son capaces de tratar este material a su antojo durante la visita a los conjuntos etnográficos de Os Teixóis en Taramundi o Mazonovo en Santa Eulalia de Oscos, entre otros.

Descubre el lugar de tus sueños

Para completar la experiencia, la mejor opción es elegir un alojamiento que permita disfrutar de la esencia de Asturias de la mañana a la noche. Existen múltiples posibilidades a lo largo de toda su geografía: hoteles, casas rurales, apartamentos…; cerca del mar, en plena montaña o en núcleos urbanos.

En cualquier caso, los que quieran disfrutar de una experiencia que les acerque todavía más a esta tierra, lo mejor es que opten por alojamientos singulares que así lo garanticen.

Para reconocerlos, el Principado de Asturias ha creado el sello Marcas de Calidad. Una selección que incluye desde casas de aldea y apartamentos rurales en un entorno natural, hasta distinguidos edificios señoriales donde se ubican desde casas rurales hasta casonas.

En todos los casos, los ratos de descanso entre salida y salida, harán que el visitante se empape de las tradiciones y gastronomía asturianas.

Contempla muchos paisajes diferentes

Octubre es uno de los meses con las mejores temperaturas para disfrutar de Asturias. Ya han quedado atrás las jornadas más calurosas del año y todavía están por venir las más frías.

En Oviedo, por ejemplo, las máximas durante este mes están en torno a los 19 grados. Y aunque noviembre es un mes más frío, en la capital aún llegan a los 14,5°C.

En general, la temperatura máxima media en el Principado es de unos 16°C, aunque durante el año pasado subió ligeramente hasta los 17°C.

Uno de los encantos de visitar Asturias en otoño es que, debido a su geografía, es posible disfrutar de paisajes y entornos muy dispares en apenas unos kilómetros

Aunque no es raro que llueva, la mayoría de las precipitaciones se producen en la zona centro y en la cordillera, donde, además, suelen producirse las primeras nevadas de la temporada.

Un consejo: los que no hayan visitado Oviedo en otoño deberían incluir una parada en su recorrido. Es habitual que se forman nieblas y que descubran una ciudad diferente a la que ya conocían.