Secciones

Consejos 5 Mitos a la hora de tomar el sol

Sumidos en pleno verano y vacaciones somos muchos los que tomamos el sol para lucir un precioso bronceado. Tomar el sol es saludable en su justa medida, ya que la radiación solar es necesaria para sintetizar la vitamina D y mantener en buena salud el organismo. Sin embargo siguen existiendo muchos mitos y falsas creencias en torno al sol y por eso queremos detenernos a aclarar algunas de ellas.

1. “Si esta nublado no nos quemamos” 

FALSO: Mucha gente piensa que si el cielo esta nublado no es necesario protegerse con crema solar y la olvida en casa. Las nubes reducen el nivel de radiación ultravioleta, pero no la eliminan completamente. Según el espesor de las nubes, es posible sufrir quemaduras en un día nublado (y aumentar el riesgo de cáncer de piel) aunque no haga mucho calor. Por lo tanto las nubes no filtran totalmente los rayos ultravioleta y hay que aplicarse protector solar o resguardarnos bajo la sombrilla.

2. “No hace falta protector solar después de bañarnos en el mar porque es resistente al agua”

FALSO: Las cremas solares resistentes al agua están fabricadas para baños de corta duración en agua dulce. Si el baño es prolongado en el mar y a esto le unimos que la sal y la arena eliminan gran parte del protector cuando salimos del agua nos queda poco protector solar en el cuerpo. Por ello hay que esperar a secarse y volverlo a aplicar.

3. “Si tomo el sol temprano por la mañana o a última hora no me hace falta crema solar”

FALSO: El protector solar hay que usarlo siempre, porque aunque el riesgo de sufrir quemaduras es mayor a determinadas horas (en las horas centrales del día), no estamos exentos de terminar la jornada con la piel enrojecida. Los rayos ultravioleta A (UVA) están presenten por igual durante todo el día y los ultravioleta B (UVB) son más altos entre las 10 y las 14 de la tarde, por lo que no estamos libres en ningún momento del día. Si no quieres acabar como una langosta, con todos los peligros que ello conlleva, protégete durante todo el día.

4. “La gorra me protege totalmente la cabeza del sol”

FALSO: La gorra con visera protege el pelo y la frente pero para proteger toda la cara y las orejas lo ideal es utilizar un gorro con un ala de al menos 7 cm.

5. “Si soy muy moreno no me hace falta protección”

FALSO: Es cierto que la piel morena tiene menos riesgo de sufrir quemaduras pero los rayos ultravioletas siguen penetrando en la piel, pudiendo ser causa de manchas, arrugas, daños celulares y hasta envejecimiento de la piel.

En nuestra sección noticias encontraréis más curiosidades como por ejemplo por qué nos bronceamos o consejos a la hora de tomar el sol.