Secciones

Cambio Climático 2020 es el año más cálido de la historia desde que hay registro

Comparte podio con 2016, y no ha necesitado el apoyo de El Niño para conseguir el récord

Según la lente con que se mire, 2020 ha sido junto con 2016 el año más cálido del registro desde que empezó a medirse la temperatura de manera oficial a mediados del siglo XIX. 

Dependiendo de la base de datos de temperatura empleada, 2020 podría ser el más cálido o en algunos casos el segundo más cálido.

En términos globales, el promedio de esas bases de datos muestra un empate técnico con 2016, ya que de media, los dos han registrado un aumento de 1.25oC respecto al periodo preindustrial.  

Temperatura media del aire a una altura de dos metros en 2020, respecto al promedio de 1981–2010. Fuente: ERA5. Crédito: Servicio de Cambio Climático de Copernicus / ECMWF

Empate técnico con 2016 a pesar la influencia de El Niño y La Niña

El elevado registro de este pasado año tiene más peso teniendo en cuenta que el anterior record que sustentaba 2016, se produjo con la presencia de un intenso fenómeno de El Niño (calentamiento del Pacífico), un fenómeno de variabilidad climática natural que no ha ocurrido durante 2020.

El calentamiento de las aguas ecuatoriales del Pacífico en 2016 (El Niño), ha amplificado la media térmica del año ayudando a convertirlo en uno de los años más cálidos del registro.
Fuente: NOAA

Pero además, este año, la presencia de La Niña desde los meses de verano, ha ayudado a reducir el calentamiento de la recta final del año.

En conjunto los dos años más cálidos que medidos, 2016 y 2020, han ayudado a que 2010-2020 haya sido la década en la que mayor aumento térmico hemos vivido en nuestro planeta.

En Europa 2020 se sitúa en lo alto del podio de los años cálidos

Por otra parte, 2020, el año marcado por el Covid19, ha sido el más cálido en Europa según los datos del Copernicus Climate Change Service. Respecto a 2019, el viejo continente ha experimentado un aumento térmico de 0.4oC

Promedios decenales de la temperatura global del aire a una altura de dos metros. Cambio estimado desde el período preindustrial según diferentes conjuntos de bases de datos: ERA5 (ECMWF Copernicus Climate Change Service, C3S); GISTEMPv4 (NASA); HadCRUT5 (Met Office Hadley Center); NOAAGlobalTempv5 (NOAA), JRA-55 (JMA); y Berkeley Earth. Crédito: Servicio de Cambio Climático de Copernicus / ECMWF

El Servicio Copernicus, también destaca que algunos de los mayores aumentos de temperatura de 2020 se registraron en zonas del Ártico y Siberia. Aumentos térmicos amplificados por una temporada de incendios inusualmente activa.

El mayor aumento de la temperatura anual con respecto a la media de 1981-2010 se concentró en el Océano Glacial Ártico y en el norte de Siberia, alcanzando más de 6°C por encima de la media.

Además, se vieron valores de temperatura nunca registrados ni de cerca. En algunas localidades habitualmente conocidas por ser las más frías del planeta en invierno, se alcanzaron valores de hasta 38 grados durante los meses más cálidos.

2020 un año de récords más allá de las temperaturas

Se habla mucho de temperaturas, pero lo cierto es que 2020 ha visto todo tipo de récords. Por ejemplo, las concentraciones de gases de efecto invernadero como el dióxido de carbono, metano y oxido de nitrógeno han sido las más elevadas del registro

Esas cifras record de los valores de gases contaminantes se han visto amplificadas por incendios devastadores como los del Ártico y Australia.

Aún así, el aumento de gases en 2020 ha sido inferior a 2019. Ese descenso está en gran parte asociado al 7 por ciento de reducción que ha generado la pandemia del Covid-19. 

Concentraciones de CO2 globales mensuales obtenidas por satélites (panel superior) y tasas de crecimiento medias anuales derivadas (panel inferior) para 2003-2020.
Fuente: Universidad de Bremen para Copernicus Climate Change Service y Copernicus Atmosphere Monitoring Service / ECMWF

2020 también ha visto como la extensión de hielo en el ártico ha alcanzado valores mínimos en verano llegando a ser, en conjunto, el segundo verano con menos hielo después de 2012.

Durante la segunda mitad del año, ese descenso fue aumentando, y entre julio y octubre se registraron extensiones mínimas de hielo marino desde que hay registros.

En conjunto, la tendencia de estos registros como la concentración de gases, el deshielo y otros elementos climáticos son el mejor indicativo del cambio climático que está afectando a nuestro planeta. 

Durante los últimos 50 años ha habido una clara tendencia de calentamiento acompañada de muchos otros cambios a nivel climático.

La lista es larga, pero en ella aparecen fenómenos de escala global cada vez más evidentes como las inundaciones, sequías e incendios devastadores, o el aumento del nivel del mar y la intensificación de borrascas y huracanes