Secciones

Actualidad 13 de octubre: Día Internacional para la Reducción de Desastres

VÍDEO: EL ANTES Y DESPUÉS DE GRANDES DESASTRES NATURALES


El 13 de octubre es el Día Internacional para la Reducción de Desastres, una jornada que la Asamblea General de la ONU marcó en el calendario para concienciar a gobiernos y ciudadanos de todo el mundo de la necesidad de tomar medidas que permitan minimizar los riesgos que afectan a la población del planeta.

El terremoto de Nepal en 2015, ha sido uno de los más devastadores de este siglo.

Muchos desastres naturales son inevitables, pero algunos relacionados con el cambio climático son cada día más frecuentes y generan un impacto negativo en el desarrollo de muchos países que precisamente están desarrollándose. Aunque no todas las amenazas naturales generan consecuencias devastadoras, una combinación de factores naturales, culturales, sociales y políticos contribuyen a que se originen desastres.

El Tsunami de 2011 en Japón dejó cerca de 25.000 víctimas, y destruyó 12 poblaciones y cerca de 100.000 edificios.

Durante los últimos 20 años, más de 1,35 millones de personas han perdido la vida como resultado de la vulnerabilidad y la exposición a amenazas naturales, en especial mujeres y niñas. Además, más de 4000 millones de personas han tenido que desplazarse y se han quedado sin hogar, o han resultado heridas, lesionadas, o han tenido que recurrir a algún tipo de ayuda de emergencia.

El impacto del tifón Haiyan en Filipinas en noviembre de 2013 ha sido uno de los más devastadores en el país asiático.

La mayoría de muertes a causa de desastres naturales son consecuencia de fenómenos meteorológicos entre los que destacan por ejemplo las inundaciones o las tormentas y olas de calor. Estos fenómenos extremos se han duplicado durante los últimos 40 años, aunque una parte importante de los desastres naturales están relacionados con eventos geofísicos extremos como los terremotos, tsunamis y las erupciones volcánicas.

Las erupciones volcánicas de gran magnitud, como está del Pinatubo (Filipinas) en 1991, han tenido un gran impacto sobre la población en diferentes zonas del mundo.

La idea es proteger la vida de las personas y ayudarles a organizar y poner en práctica una serie de acciones que les permitan a superar desastres naturales de diversa índole.

La ayuda humanitaria es fundamental que este bien organizada y llegue lo antes posible cuando se producen desastres naturales.

Los desastres naturales son inevitables, pero los daños que estos causan pueden minimizarse; en cambio, la vulnerabilidad social, económica y ambiental pueden exacerbarlos. En cualquier caso, nadie está a salvo de ser víctima de una catástrofe natural, pero, la reducción del riesgo de desastres concierne a todo el mundo, desde los agricultores hasta los políticos o desde los economistas y abogados hasta los meteorólogos o directivos de los diferentes medios de comunicación.

La sequía es uno de los desastres naturales más habituales y que mayor impacto tiene en nuestro planeta.

La campaña de este 2017 busca sensibilizar a la opinión pública mundial sobre una serie de acciones, políticas y prácticas que se han aplicado con éxito para reducir la exposición a los desastres en distintas comunidades, y con las que se ha contribuido a salvar hogares y medios de vida. Para muchas comunidades representa un gran desafío, que solo se puede superar a través de la coordinación, la cooperación y la colaboración entre los diversos grupos implicados.

  • El mayor desastre es la estupidez humana, inherente a nuestra raza, capaz de destrozar el único lugar en el Universo que tenemos para poder vivir. El egoismo y la maldad simplemente van en los genes, se educa a los niños en ello, en sexto de Primaria las generaciones odian el colegio, odian sus enseñanzas, odian a quienes se las han transmitido. No existe conciencia, existe codicia, la misma que ahora fuerza la sequia en toda la península, una sequia que beneficia a quien fabrica en laboratorio unas semillas incapaces de engendrar más semillas pero que son resistentes al estrés hídrico. Mientras grandes multinacionales se adueñan de la producción de agua potable, se nos niega la lluvia. El agua cotiza en bolsa ¡POR DIOS, EL AGUA!

    Es esa codicia por todo aquello a lo que se le ha asignado un valor la que está modificando la respuesta del planeta hacia nosotros ¡porque somos la raza imbécil de este planeta! La misma raza imbécil de la que luego algunos individuos salen a decir estupideces en los medios de comunicación para querer justificar como “natural” las modificaciones artificiales que la actividad militar, la estupidez, la maldad y la codicia provocan.

    No engañáis ni a los niños ya pues la pintura que se usa para el “azul” cielo es ya de color blanco gracias a que cientos de pasadas de aeronaves militares sobrevuelan nuestro territorio dejando blanquecino el cielo… los abuelos saben que ese no es nuestro cielo, los de nuestra generación conocimos el cielo de color azul, sí, de azul cielo, ese que hasta nos niegan quienes piensan que el planeta es suyo, que nuestra casa, la única que la raza humana y del resto de seres vivos tienen en el Universo, es suya.

    Responder