Secciones

Sostenibilidad 12 consejos para rebajar el impacto ambiental de nuestras coladas

¿Alguna vez te has parado a pensar que algo tan común como hacer la colada puede ser terriblemente lesivo para el medio ambiente?

lavadora coladas sostenibilidad

Un proceso simple, cotidiano y necesario como poner la lavadora supone un gasto de agua y energía exorbitado que tiene consecuencias directas en nuestro entorno. ¿Se puede ser sostenible haciendo la colada? La respuesta es afirmativa.

Los españoles ponemos entre 3 o 4 lavadoras a la semana, lo que supone unas 200 coladas al año,  dato que puede aumentar dependiendo de los miembros de cada familia. Según datos del Ministerio para la Transición Ecológica, una lavadora con capacidad de carga de 7 Kg de ropa, tiene un consumo medio  de 52 litros de agua. De ahí podemos deducir que el gasto de agua de nuestras coladas se salda con 12.000 litros anuales. El agua que cabría en 88 bañeras. Ahí es nada.

Al mismo tiempo, el consumo energético que hacemos cada vez que usamos la lavadora o empleamos la plancha o la secadora contribuyen a un alto gasto energético que genera un impacto medioambiental negativo que conviene controlar. Además, hay que tener en cuenta que más de la mitad de los microplásticos que terminan en el mar proceden de las fibras de ropa de la lavadora.

El gasto de agua de nuestras coladas se salda con 12.000 litros anuales. El agua que cabría en 88 bañeras

¿Qué podemos hacer para que nuestras coladas sean más sostenibles? Algo tan sencillo como seguir estas 12 pautas, que te ayudarán a reducir significativamente el impacto que generan y, al mismo tiempo, conservar en mejor estado tus prendas.

Cómo ser más sostenible en tus lavadoras y coladas


1 – No laves si no es necesario

Piénsatelo bien antes de lavar una prenda porque probablemente no esté sucia. En realidad, cuando nos quitamos una prenda, no deberíamos guardarla directamente en el armario ni tampoco lanzarla a la cesta de la ropa sucia, sino colgarla en un lugar aireado, cepillarla o eliminar alguna mancha puntual si la hubiese.

2 – Presta atención a los símbolos de lavado

Parece una obviedad, pero normalmente no lo hacemos y acabamos utilizando programas que no son idóneos. Lee las etiquetas e identifica los símbolos, de este modo, conservarás tus prendas de manera óptima durante más tiempo.

Washing machine in modern light bright bathroom. Laundry bag with towels near it. Scandinavian hygge style interior

3 – Utiliza agua fría

¿A qué temperatura se debe lavar la ropa en la lavadora para ser eficientes? Normalmente, cuando lavamos nuestras prendas, apenas están sucias, por lo que las manchas se pueden ir fácilmente utilizando agua fría que además es más respetuosa con las fibras. Bajar unos grados supone un ahorro eléctrico y también económico ya que a mayor temperatura de lavado, el coste en la factura final se duplica.

4 – Utiliza bolsas especiales para el filtrado de microfibras

Algunas prendas, como las confeccionadas con poliéster, desprenden microplásticos en el proceso de lavado. Es conveniente usar ciclos cortos de centrifugado para evitar el desprendimiento de fibras y utilizar bolsitas como estas, para evitar que los residuos lleguen hasta nuestros océanos.

Guppyfriend - North America
Bolsas de lavado Guppyfriend para luchar contra los microplásticos. Fuente: Guppyfriend

5 – Elige bien tu lavadora

Si necesitas comprar una, procura que tenga etiqueta de gasto de energía de clase A. Echa un vistazo al nuevo etiquetado de eficiencia energética de los electródomésticos para interpretar las imágenes de las etiquetas.

6 – No cargues la lavadora hasta arriba

Si introduces demasiadas prendas quedarán mal lavadas y aclaradas. Intentar que el tambor esté casi lleno es lo ideal.

7 – Prelava a mano

Si hay una mancha rebelde, pon la ropa sucia en remojo y frota antes de lavar con jabón o un quitamanchas. Para no derrochar agua, lo ideal es esperar a tener varias prendas que lavar y usar agua fría para evitar que destiñan o encojan. Siempre en un orden concreto: de la más clara a la más oscura, para aprovechar mejor el agua y que las prendas oscuras no contaminen con su tinte otras más claras.

8 – Mantén la lavadora en buen estado

Es aconsejable lavar bien los compartimentos donde ser vierten los productos de limpieza así como así como revisar los filtros mensualmente para eliminar la cal y prolongar su vida útil.

9 – Presta atención al detergente y al suavizante

Debemos elegir con mimo el detergente y el suavizante. Es mejor quedarnos cortos con el producto y tratar de optar por alternativas de detergente ecológico y biodegradables sin perfumes artificiales. SI puedes reducir el consumo de plástico y comprarlo a granel, mejor que mejor.

Detergente, gel y champú a granel de la tienda El Gibrell de Barcelona

10 – Limita el uso de la secadora

Si vives en una zona húmeda, trata de usar la secadora con mesura, solo cuando sea necesario y a plena carga. Ten en cuenta que el calor daña muchísimo las fibras. Al igual que con la lavadora, es conveniente que sea tipo A.

11 – Aprende a tender

Es recomendable tender la ropa cuanto antes para que no se impregne de olores y se arrugue, de esta manera, también podremos evitar el uso posterior de la plancha.

12 – Protege la ropa de la plancha

Recoger la ropa pronto, no dejarla amontonada y doblarla bien puede evitar el uso de plancha en la mayor parte de los casos. Para evitar daños en los tejidos, es mejor plancharla del revés y un poco húmeda y para evitar el despilfarro eléctrico, conviene usarla cuando tengamos una gran cantidad de pendas para planchar. De esta forma no estaremos conectando a la corriente el aparato constantemente.

Como habrás podido observar, todos los consejos además de ser fáciles de aplicar, nos permiten obtener múltiples beneficios.

  • El tener información, del impacto medioambiental, de algo tan cotidiano como es hecho de poner la lavadora, nos hace reflexionar y pensar si es necesario o no, antes de darle al botón de encendido.

    Responder