Secciones

Cambio Climático, Sostenibilidad 10 sencillos cambios en tu dieta que ayudarán al planeta

Llevar una dieta sostenible que respete el medio ambiente es una decisión que nos beneficia a todos

VÍDEO: SÚMATE A LA DIETA «DE TEMPORADA» POR EL PLANETA

Muchas organizaciones nos han hecho ver en los últimos años que tanto nuestra forma de consumir alimentos como de producirlos contribuye a la pérdida de biodiversidad que, por otra parte, es fundamental para garantizar la seguridad alimentaria.

dieta sostenible

Concretamente las siglas BFO responden al concepto de ‘biodiversidad para la agricultura y la alimentación’, es decir, “las plantas y animales domesticados que forman parte de los sistemas de cultivo, ganado, bosques o acuicultura, especies forestales y acuáticas recolectadas, los parientes silvestres de especies domesticadas y otras especies silvestres recolectadas para alimentos y otros productos”, según la definición de la FAO.

Cambios para una dieta sostenible

Según su evaluación de 2019 casi un tercio de las poblaciones de peces están sobreexplotadas y un tercio de las especies de agua dulce amenazadas. Alerta también de que la proporción de razas de ganado en peligro de extinción aumenta al tiempo que ha disminuido la diversidad de cultivos presentes en los campos.

Si todos comemos la cantidad correcta de alimentos de baja huella ambiental llevaríamos una dieta saludable que reduciría la demanda de alimentos y la presión sobre la naturaleza

Sin embargo, podemos hacer cambios cotidianos en nuestra cesta de la compra y en nuestra dieta que ayuden a mitigar estas tendencias. Vamos a ver algunos, basándonos en parte en un nuevo informe apoyado por la ONU del Instituto Chatham House -‘Impactos del sistema alimentario en la pérdida de biodiversidad. Tres palancas para la transformación del sistema alimentario en apoyo de la naturaleza’- difundido el pasado mes febrero.

El argumento de este informe es que de media el mundo produce más alimentos de los que necesita per cápita y que, además, los alimentos tienen diferentes huellas ambientales. Luego, si todos comiéramos la cantidad correcta de alimentos de baja huella llevaríamos una dieta saludable que reduciría significativamente al mismo tiempo el total de la demanda de alimentos. Así reduciríamos la presión sobre la tierra y la naturaleza.

dieta sostenible

Vamos a ver cómo lo podemos hacer:

1.- Más vegetales

Reduciría, según revelan los autores, el impacto de la ganadería, que tiene una huella ambiental generalmente mayor, sobre todo en lo que a uso de la tierra se refiere. Pone el siguiente ejemplo: “sustituir la carne por frijoles en la dieta estadounidense podría liberar un área de 692,918 km2 equivalente al 42 por ciento de las tierras de cultivo de EE. UU.

Sustituir la carne por frijoles en la dieta estadounidense podría liberar un área de 692,918 km2

Chatham House revela también que devolver todos los pastos permanentes del mundo a su cubierta forestal nativa almacenaría 72 gigatoneladas de carbono (GtC), mientras que devolver el pasto a su cubierta de pastizal original almacenaría menos de la mitad de esta cantidad (34 GtC), aunque los pastizales nativos cubren tres veces más área de tierra que los bosques nativos.

dieta sostenible

2.- Recetas para reducir el desperdicio

El Ministerio de Agricultura, Pesca y Alimentación de España (MAPA) puso en marcha en 2013 la Estrategia ‘Más alimento, menos desperdicio’ con la que abrió un espacio en su web en la que puedes encontrar consejos para reducir el desperdicio de alimentos en casa, en el trabajo o en tu negocio, e incluso encontrar un recetario para evitarlo.

dieta sostenible

Según Chatham House, hasta un tercio de las partes comestibles de los alimentos producidos para el consumo humano a nivel mundial se pierden o desperdician. No quiere decir que los tiremos, sino que se desaparecen ya sea en la granja, en tránsito, a través del procesamiento o en el punto de retail y consumo.

3.- Disminuir la demanda

Producimos más alimentos de los que necesitamos per cápita, al menos en los países desarrollados. Por eso, disminuir la producción permitiría proteger más tierras y reducir el riesgo de extinción de especies. Este “crece a medida que se reduce el tamaño de su población porque muchos animales grandes requieren una gran área de hábitat para mantener una población adecuada”, dice el informe.

Disminuir la producción permitiría proteger más tierras y reducir el riesgo de extinción especies

No hay que olvidar también que a más masa forestal y silvestre más capacidad de secuestro y almacenamiento natural de carbono.  

4.- Consumir productos sostenibles

Además de ser más saludables ayudan a los emprendedores que se esfuerzan por aplicar en sus negocios técnicas agrícolas respetuosas con el medio ambiente. Hay alternativas a los insumos químicos y sintéticos y es posible gestionar la fertilidad del suelo o apoyar la polinización natural y controlar las plagas.

dieta sostenible

La agricultura ‘sin labranza’, en la que no se utiliza maquinaria, es un ejemplo. También la diversidad en la rotación de cultivos es una práctica positiva.

5.- No a los ultraprocesados

Sabes que no son buenos para la salud pero es que para el medio ambiente tampoco. Las dietas ultraprocesadas requieren cultivos de alimentos densos en calorías y productos animales. Todo ello repercute en lo que el informe denomina una ‘fuga de nutrientes’ en nuestro paisaje agrícola.

6.- La etiqueta ecológica

¿Sabías que España es el país europeo con más superficie de agricultura ecológica de la Unión Europea? También está entre los cinco primeros del mundo.

¿Sabías que España es el país europeo con más superficie de agricultura ecológica de la Unión Europea?

Según la definición del MAPA la producción ecológica “es un sistema de gestión y producción agroalimentaria que combina las mejores prácticas ambientales junto con un elevado nivel de biodiversidad y de preservación de los recursos naturales, así como la aplicación de normas exigentes sobre bienestar animal, con la finalidad de obtener una producción conforme a las preferencias de determinados consumidores por los productos obtenidos a partir de sustancias y procesos naturales”.

dieta sostenible

Si quieres asegurarte de que estás comprando productos ecológicos reconocido como tal por la Unión Europea observa que lleve impreso el logotipo de la UE, la conocida como ‘eurohoja’. Además, debe llevar un código numérico emitido por la entidad de control y los términos específicos de la producción ecológica.

7.- Hay pescados y pescados

Además de la etiqueta de producto ecológica de la Unión Europea hay otros organismos y sectores que han dado lugar a sus propias certificaciones de sostenibilidad que te puede ser útil reconocer a la hora de hacer la compra.

dieta sostenible
Fuente: MSC – sello que garantiza a la pesquería responsable que captura de una forma sostenible

MSC es el sello que garantiza a la pesquería responsable que captura de una forma sostenible. Lo concede la ONG Marine Stewardship Council. Caracterizado por un pez azul, sólo se otorga a pescado o marisco de captura salvaje procedente de pesquerías que han sido certificadas en base al estándar, un indicador científico de pesca sostenible.

8.- Consume productos de temporada

Consumir cada producto en su punto óptimo de maduración significa que no ha tenido que ser conservado por mucho tiempo en cámaras ni transportado desde otras zonas lejanas donde las temperaturas eran las idóneas. Esto quiere decir que su huella ambiental es menor que otro producto que por no darse donde vivimos las circunstancias meteorológicas adecuadas viaja kilómetros y kilómetros para poder llegar a nuestras manos.

Consumir cada producto en su punto óptimo de maduración significa que no ha tenido que ser conservado en cámaras ni trasladado

Esto provoca la liberación de gases de efecto invernadero a la atmósfera si se usan combustibles fósiles como fuente de energía en el transporte o la climatización. Esta emisión de gases contamina el aire y aumenta el calentamiento global.

dieta sostenible

En la OCU puedes encontrar un calendario de frutas y verduras de temporada.

9.- Dieta de kilómetro cero

Consumir los alimentos producidos lo más cerca posible de donde vivimos tiene un efecto parecido al consumo de temporada ya que evitamos el transporte y el almacenamiento de los productos.

10.- Cooperativas ecológicas de alimentos

En los últimos años en los que ha crecido la conciencia por la sostenibilidad medioambiental y la alimentación saludable se han formado muchas cooperativas ecológicas de alimentos. Las hay de distintos tamaños.

Algunas se basan en un grupo pequeño de personas que intercambian productos que producen en sus propias huertas o granjas. Otras son cadenas más grandes y abiertas que puedes encontrar en Internet y que están totalmente digitalizadas.